Si bien el país ya manejaba un protocolo para donación de órganos de personas fallecidas por COVID, esta es la primera vez que se realiza en pacientes que no contaban con anticuerpos contra el virus.

Roma, 10 jun (EFE).- Dos personas en Italia sin anticuerpos del coronavirus han recibido con éxito y sin contagiarse un trasplante de corazón de donantes fallecidos que se habían contagiado con el SARS-CoV-2, informó hoy el Centro Nacional de Trasplantes (CNT) del país.

Se trata de los dos primeros trasplantes de órganos del mundo de donantes fallecidos que resultaban positivos a la COVID-19 sobre pacientes negativos y sin anticuerpos, indica el CNT en un comunicado.

La primera intervención tuvo lugar en abril en el hospital Sant’Orsola de Bolonia (norte) a un hombre de 64 años, mientras que la segunda se realizó a mediados de mayo en el hospital pediátrico Bambino Gesù de Roma, a un varón de 15 años.

Los dos receptores, enfermos de cardiopatías severas, estaban en lista de espera urgente y obtuvieron el corazón que necesitaban gracias a la normativa en vigor del Centro Nacional de Trasplantes que permite implantar órganos vitales de donantes con la COVID-19 y fallecidos por otras causas.

Este protocolo sólo se aplica si el receptor ya ha sido inmunizado por haber pasado la enfermedad o porque ha sido vacunado.

“La gravedad de las condiciones clínicas de los pacientes animó a los equipos médicos de ambos centros a pedir la autorización del trasplante aunque los receptores no tenían anticuerpos”, explica el director del CNT, Massimo Cardillo.

No obstante, los receptores ahora “están bien”, han sido dados de alta y se encuentran en sus respectivos hogares.

Desde la activación en diciembre del protocolo experimental que permite usar órganos de fallecidos con el coronavirus, el primero a nivel internacional, en Italia se han practicado 19 trasplantes de este tipo, estos dos de corazón y 17 de hígado.

La diferencia entre estas dos últimas operaciones y las anteriores es que esta ha sido la primera vez que se ha llevado a cabo en dos pacientes sin anticuerpos, pues las 17 anteriores tenía ya anticuerpos, y ninguno se contagió de nuevo.