Mayo de 2019. Todo era felicidad. Julio Iglesias se sentó en la mesa de honor. Tomó el micrófono y comenzó a entonar “Abrázame”. Tras las primeras notas, le cedió el turno a Juan Collado, quien cantó rodeado del aplauso de la multitud. Dos meses después, el abogado de Enrique Peña Nieto y Carlos Romero Deschamps fue vinculado a proceso por los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Ciudad de México, 10 de julio (SinEmbargo).- “Abrázame, como si fuera ahora la primera vez, como si me quisieras hoy, igual que ayer, abrázame”, cantaba Juan Collado Mocelo, durante la boda de su hija Mar Collado Dot y Gonzalo Zabala, a su lado estaba el cantante español Julio Iglesias y el ex Presidente Enrique Peña Nieto.

Era mediados de mayo de 2019. Todo era felicidad entre los invitados a la boda de Mar Collado Dot. En la Hacienda Jalapa, en el Estado de México, se encontraba Coello; Peña Nieto; el líder petrolero Carlos Romero Deschamps; Alfredo del Mazo Maza, Gobernador del Estado de México; los ministros Eduardo Medina Mora, Luis María Aguilar y Jorge Mario Pardo Rebolledo; José Narro, ex titular de la Secretaría de Salud; Diego Fernández de Ceballos; Raúl Salinas de Gortari, entre otros.

De pronto, Julio Iglesias se sentó en la mesa de honor. Tomó el micrófono y comenzó a entonar “Abrázame”. Tras las primeras notas, le cedió el turno a Coello, quien cantó rodeado del aplauso de la multitud.

El momento fue captado en video y posteriormente difundido en redes sociales. Pero la atención no se posó sobre el abogado hoy vinculado a proceso, sino sobre Peña Nieto y su actual pareja, Tania Ruiz Eichelmann.

Dos meses después, el video vuelve a ser tendencia luego que Collado Mocelo fuera detenido en un restaurante de la Ciudad de México y vinculado a proceso por los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

El abogado que ayudó a Peña Nieto durante su divorcio de Angélica Rivera, es acusado de suplantar identidad y participar en la creación de cuatro empresas fantasma utilizadas en la compra un terreno de 3 mil 700 metros cuadrados, en Querétaro.

Según la Fiscalía General de la República (FGR), Collado Mocelo creó cuatro empresas fantasmas. La operación implicó la obtención de 156 millones de pesos, de los cuales 24 millones fueron depositadas, en 2010, en una cuenta bancaria del litigante.

Ahora, la dependencia al mando de Alejandro Gertz Manero tendrá seis meses para presentar las pruebas complementarias de la investigación. En dicho periodo, Coello, cumplirá su condena dentro del Reclusorio Norte.

EL ENTRAMADO DE QUERÉTARO

Para comprobar el delito, la FGR presentó cinco testimonios de una persona identificado como Sergio Hugo Bustamante, quien acusó suplantación de su identidad para la venta del terreno.

El empresario aseguró que los verdaderos propietarios de la Caja Libertad Servicios Financieros son los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari y Enrique Peña Nieto, además del Gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, según información de medios que tuvieron acceso a la orden de aprehensión y que estuvieron presentes en la audiencia.

Bustamente denunció que Collado participó en una red de empresarios que fingían la adquisición legal de inmuebles y posteriormente distribuían los recursos obtenidos a través de cuentas personales.

También precisó que la Caja Libertad financió con más de 100 millones de pesos la campaña del Gobernador queretano.

La denuncia de Sergio Hugo Bustamente, propietario de un terreno que se localiza en el estado de Querétaro, se convirtió en un caso que involucró a Collado Mocelo, al llamado “Rey de los Casinos” Javier Rodríguez Borgio y al ex presidente de Caja Libertad, acusado de fraude en 2010, José Antonio Rico Ricos.

El diario Reforma da más detalles sobre el tema, pero cita la comparecencia del empresario Sergio Bustamante ante la Fiscalía General de la República (FGR) el pasado 10 de junio:

“Tuve conocimiento por diversos conductos (llamadas telefónicas y mensajes personales) que (textual) no le buscara tres pies al gato dado que, atrás de Rico Rico y Collado estaba gente muy pesada que, en realidad eran los verdaderos propietarios de Libertad Servicios Financieros, refiriéndose en particular y mencionándolos por su nombre a Enrique Peña Nieto, Carlos Salinas de Gortari, Francisco Domínguez Servién, Mauricio Kuri (líder de la bancada panista en el Senado), sorpresivamente miembro del Consejo de Libertad Servicios Financieros”.

El empresario denunciante, según Reforma, afirma que Jesús Beltrán González, cuando fungía como director General de Libertad Servicios Financieros, le corroboró que los verdaderos dueños de la sociedad financiera popular eran los políticos y el casinero Rodríguez Borgio.

Sin embargo, dijo no contar con más pruebas que impliquen a los ex presidentes priistas y al Gobernador de Querétaro.

Hasta el momento la Fiscalía General no tiene denuncias en contra de los políticos.