“Será muy importante como parte de la nueva normalidad y del turismo responsable contemplar a la medicina preventiva dentro de nuestros planes e itinerarios de viaje. Si bien antes de la pandemia 1 de cada 10 viajeros contemplaba una consulta pre viaje ente un itinerario internacional, ahora se espera que esa cultura o la conciencia de la prevención sea mucho mayor de tal manera que al menos la mitad de los viajeros este considerando acudir a una consulta previaje”, explicó en entrevista para SinEmbargo el Dr. Jorge Baruch Díaz Ramírez, responsable de la Clínica de Atención Preventiva del Viajero de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Ciudad de México, 10 de julio (SinEmbargo).- El cubrebocas, careta y lavarse las manos continuamente o el gel antibacterial, son elementos importantes que ayudan a evitar contagios y que permanecerán en la llamada “nueva normalidad”. El sector turístico es uno de los más afectados por la pandemia, pero ¿cómo será viajar en la “nueva normalidad”? Además de los elementos básicos como el cubrebocas, se agregarán filtros sanitarios, turnos para comer, además de visitar destinos cercanos en viajes de corta estancia.

“De acuerdo con la Organización Mundial del Turismo, tan sólo en el primer trimestre de 2020 dejaron de viajar por el mundo 67 millones de turistas. En México, de acuerdo con datos de la Secretaría de Turismo, la llegada de visitantes extranjeros cayó 34.4 por ciento anual en el primer trimestre de 2020 y la derrama económica disminuyó 45.6 por ciento. Lo que nos da un panorama del impacto que ha tenido la pandemia en el sector turístico”, explicó Ezequiel Rubin, Country Manager de Despegar en México, a Mundano.

“Respecto a la recuperación total de la industria en el país, la Secretaría de Turismo ha estimado que tardará entre 32 y 40 meses”, destacó Rubin.

El Country Manager de Despegar en México explicó que uno de los principales retos a los que se enfrenta el sector turístico es “buscar adaptarse a los nuevos esquemas que generan confianza a los viajeros, sobre todo en lo que se refiere a la seguridad sanitaria, pues esto marcará sus decisiones respecto a qué destino elegir, formas de viajar, hábitos de consumo, etc.”.

“El turismo es un sector que ha aprendido a lo largo de los años a adaptarse a las nuevas necesidades de los viajeros, ya sea por nuevas tendencias que surjan o por situaciones coyunturales, como en este caso. Sin duda, aunque la pandemia ha generado un gran impacto en todos los ámbitos y ha transformado el mundo como lo conocemos, hay algo que nunca cambiará, y es la pasión por viajar”.

TENDENCIAS DE VIAJE

La empresa Despegar realizó un estudio para conocer las tendencias de los viaje a corto y mediano plazo en el turismo doméstico. Los resultados arrojaron cinco aspectos relevantes:

-Predominarán los viajes por carretera. Viajar en carretera permite tener el control respecto a los cuidados sanitarios, en especial cuando se viaja en automóvil propio.

“Los viajes de fin de semana en auto a pueblos mágicos, será de lo más buscado, dado que este tipo de viajes no requieren de tanta anticipación para organizarse y las personas estarán deseosas de visitar lugares fácilmente accesibles y cercanos; además, será en un transporte particular porque así, las personas sentirán seguridad de poder controlar la sanitización de estos espacios”, señaló Ezequiel.

Viajes de corta estancia y destinos cercanos serán la tendencia. Foto: Especial

-Destinos cercanos. Los destinos nacionales y cercanos a la ciudad de origen como pueblos mágicos y playas estarán entre las primeras opciones. Entre los destinos con más búsqueda de alojamiento, de acuerdo con un análisis realizado por Despegar, se encuentran: Cancún, Riviera Maya, Puerto
Vallarta, Mazatlán, Acapulco e Ixtapa Zihuatanejo.

“De acuerdo con el estudio que realizamos, los primeros destinos en repuntar serán los nacionales y cercanos, donde no se invierta mucho tiempo en el desplazamiento, esto principalmente porque la economía dictará presupuestos más acotados en el corto plazo”, refirió Ezequiel Rubin.

-Mayor interés por actividades al aire libre. Las actividades al aire libre y experiencias relacionadas con la naturaleza como
acampar, hacer senderismo o volar en globo aerostático, serán las más solicitadas, pues de esta forma, se evitarán las aglomeraciones.

-Viajes de corta estancia. Los viajes por un periodo largo de tiempo quedan descartados. Es probable que se comience con visitas de un día a lugares cercanos y poco a poco aumente la estancia hasta 3 o 4 días aproximadamente pero no por más tiempo.

-Servicios turísticos con medidas sanitarias. Las personas se asegurarán de que los lugares que visiten y en los que se hospeden cuenten con los protocolos sanitarios necesarios.

TURISMO RESPONSABLE

“No solamente van a cambiar los patrones de viaje por parte de los viajeros sino también va a cambiar por completo la experiencia de viaje y esto va depender en gran medida por parte de los prestadores de servicios de la industria del turismo”, explicó en entrevista para SinEmbargo el Dr. Jorge Baruch Díaz Ramírez, responsable de la Clínica de Atención Preventiva del Viajero de la Universidad Nacional Autónoma de México.

El especialista señaló que los organismos internacionales como la OMS, la Organización Mundial del Turismo, la Organización de Aviación Civil Internacional y otros organismos el Consejo Mundial de Viajes y Turismo siguen una estrategia multicapa con medidas de mitigación de contagios que incluyen filtros sanitarios, toma de temperatura corporal, signos y síntomas, además del equipo de protección que debe usar el personal y el viajero.

La experiencia de viajar cambiará. (Imagen ilustrativa) Foto: EFE

“Debemos de ser conscientes de que el término de turismo responsable es el que se va a tener que acuñar en los siguientes meses por venir, en el sentido que debemos ser responsables no solamente de nuestra propia salud sino de la salud colectiva”, dijo el Dr. Díaz Ramírez. Agrego que se espera que la forma de viajar sea escalonada de manera que en primera instancia se permitan viajes de manera local y después dentro de una región; para finales de año se prevé se pueda realizar un desplazamiento más complejo como viajes intercontinentales.

“Será muy importante como parte de la nueva normalidad y del turismo responsable contemplar a la medicina preventiva dentro de nuestros planes e itinerarios de viaje. Si bien antes de la pandemia 1 de cada 10 viajeros contemplaba una consulta pre viaje ente un itinerario internacional, ahora se espera que esa cultura o la conciencia de la prevención sea mucho mayor de tal manera que al menos la mitad de los viajeros este considerando acudir a una consulta previaje”, afirmó el Dr. Jorge Baruch.

VIAJAR EN AVIÓN

“El riesgo de permanecer en una cabina de avión para contagiarse de COVID-19 va a depender de las medidas que tome tanto la tripulación como cada uno de los pasajeros para disminuir el riesgo y poder sumar los esfuerzos para que de manera correctiva disminuya, hay varias estrategias multicapa que se han implementado para hacer seguro un viaje en avión”, dijo el doctor.

Una de las preguntas que le surge a los viajero es si es seguro el aire que están respirando en la cabina de avión, “por supuesto que es seguro porque se filtra más de cien veces el aire que circula en la cabina de avión por unos filtros de alta eficiencia que son similares a los de un quirófano y esto puede filtrar esas partículas virales, por otro lado el flujo en una sola dirección hace que las partículas suspendidas en el aire se precipiten de inmediato al piso y esto le brinda mucha seguridad a una cabina de avión”, respondió el responsable de la Clínica de Atención Preventiva del Viajero.

El Dr. Baruch destacó que otro punto importante es la posición de permanecer sentado y viendo a una sola dirección confiere seguridad ya que los asientos funcionan como barrera física, además de que portar un cubreboca disminuye de manera efectiva la expulsión de saliva con partículas virales y el uso de la careta ayuda a disminuir la probabilidad de contagio.

Otra medida adicional es ya no dar comida en el avión o precargarla en los asientos, además de que se empezará a reducir la cantidad de equipaje de mano porque aumenta el tiempo que las personas en la cabina e incluso la interacción a la hora de acomodar su equipaje.

El cubrebocas debe formar parte de los elementos básicos a la hora de viajar. Foto: EFE

RECOMENDACIONES AL VIAJAR

Ezequiel Rubin compartió algunas recomendaciones para viajar en la llamada “nueva normalidad”:

-Reservar con políticas flexibles, esto le brindará mayor tranquilidad y confianza a los viajeros, ante cualquier cambio que sea necesario realizar.
-Viajar con todas las medidas sanitarias como el uso de cubrebocas, caretas, toallitas desinfectantes y gel antibacterial.
-Contar con un seguro de viaje, con el fin de tener un respaldo económico y asistencia médica en caso de cualquier eventualidad, para que el viajero tenga mayor protección ante cualquier imprevisto.
-Estar al tanto de las medidas o indicaciones que dé el Gobierno en lo que respecta a la pandemia y a cualquier otro asunto que pueda impactar en el turismo.