Los certificados de negativo deberán haber sido emitidos por las instituciones médicas seleccionadas por las misiones diplomáticas surcoreanas.

Seúl, 10 de julio (EFE).- Los pasajeros que lleguen a Corea del Sur desde países con una alta incidencia de la COVID-19 deberán mostrar un certificado que pruebe el resultado negativo en un test de la enfermedad provocada por el coronavirus para poder entrar en el país.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades Infecciosas de Corea (KCDC, por sus siglas en inglés) anunció este viernes la medida para evitar un aumento mayor en el número de casos extranjeros importados, informó la agencia local Yonhap.

A partir del próximo lunes, los pasajeros provenientes de países que Seúl considere de alto riesgo deberán entregar los resultados de un test de reacción en cadena de la polimerasa (PCR, por las siglas en inglés de ‘Polymerase Chain Reaction’) emitido en las últimas 48 horas.

Las autoridades surcoreanas no han especificado por el momento de qué países se trata.

Los certificados de negativo deberán haber sido emitidos por las instituciones médicas seleccionadas por las misiones diplomáticas surcoreanas.

Pese a que muestren este resultado, los pasajeros de alto riesgo tendrán que pasar dos semanas de cuarentena en el país asiático y tendrán que realizarse otro test del virus en los tres días siguientes a su llegada.

El máximo responsable gubernamental de las labores de desinfección en el país, Yoon Tae-ho, citó en declaraciones recogidas por Yonhap razones diplomáticas para no revelar qué países consideran de alto riesgo, pero señaló que nadie que salga desde ellos podrá embarcar en un vuelo a Corea del Sur sin su certificado.

El KCDC reportó este viernes una muerte y 45 nuevas infecciones de COVID-19 en el país, de las cuales 23 fueron importadas y 22, contagios locales; para llegar a un total de 13 mil 338 casos.