La publicación del video en las redes sociales de la esposa del primer mandatario, donde da lectura a un fragmento de “Epitafio”, causó miles de reacciones de quienes interpretaron la lectura como un apoyo a su esposo.

Ciudad de México, 10 julio (SinEmbargo).- La escritora Beatriz Gutiérrez Müller  señaló que a veces el reconocimiento al trabajo viene de fuera, pero al final  termina siendo universal, luego de dar lectura a un extracto de la obra literaria “Epitafio” de Nicanor Parra, como parte de la Estrategia Nacional de Lectura del Gobierno federal.

La frase que se interpretó como un apoyo a su esposo, el Presidente Andrés Manuel López Obrador tras su visita a Estados Unidos para la celebración del nuevo Tratado Comercial (T-MEC).

En el fragmento leído, el poeta de Nicanor Parra quien hace referencia a la poeta chilena Gabriela Mistral, ganadora del Premio Nobel de Literatura, pero nunca obtuvo el premio municipal de su región.

“Las paradojas que tiene también la literatura, a veces se necesita triunfar fuera para ser reconocido dentro”, dijo la también historiadora al recordar a Lucila Alcayaga nombre real de Mistral.

La publicación del video en las redes sociales de la esposa del primer mandatario causó miles de reacciones de quienes interpretaron la lectura como un apoyo a su esposo.

Estrategia Nacional de Lectura. «Epitafio» de Nicanor Parra.

A muchos les ocurre que el reconocimiento a su trabajo viene de fuera, pero al final terminan siendo universales.#EstrategiaNacionalDeLectura#ViralicemosLaLectura#TeLeo

Posted by Beatriz Gutiérrez Müller on Friday, July 10, 2020

“Muy cierto Señora Beatriz, los que vivimos fuera de México valoramos y apreciamos el gran trabajo que está haciendo su esposo con todo México, especialmente con los más necesitados. Ayer con su visita de Trump, el Presidente de México dio un ejemplo de diplomacia para el mundo”, se lee en uno de los comentarios.

Comentario que coincide con la lectura, del fragmento.

“Yo soy Lucila Alcayaga, alias Gabriela Mistral, primero me gané el Nobel y después el nacional, a pesar de que estoy muerta me sigo sintiendo mal, porque no me dieron nunca el premio municipal, leyó la escritora.