Roman, llegó el 20 de marzo a Filipinas, pero le negaron la entrada, ese mismo día pararon operaciones debido a la pandemia por coronavirus y ya no se le permitió volar de regreso a casa.

Ciudad de México, 10 de julio (SinEmbargo).- Roman Trofimov, un joven proveniente de Estonia pasó más de 100 días en el aeropuerto de Manila, en Filipinas. Roman llegó el 20 de marzo, sin embargo se le negó la entrada al país, posteriormente le dijeron que no podía viajar debido a la contingencia sanitaria por la COVID-19.

“Soy europeo de Estonia, retenido en el Aeropuerto Internacional de Manila durante más de 100 días, necesito ayuda para salir de aquí”, compartió Roman en su cuenta de Facebook.

De acuerdo con Roman, el 20 de marzo llegó a Filipinas, pero le negaron la entrada, ese mismo día pararon operaciones debido a la pandemia por coronavirus y ya no se le permitió volar de regreso a casa.

“Llegué a Manila y me negaron la entrada, la aerolínea AirAsia tomó mi pasaporte y paró operaciones ese mismo día, no se me permite volar. AirAsia dice que necesito esperar a que la cuarentena termine antes de que se me permita volar, no sé los detalles” comentó.

I am European from Estonia held in Manila International Airport for more than 100 days need any help getting out of…

Posted by Roman Trofimov on Friday, July 3, 2020

Asimismo, Roman dijo que el consulado de Estonia tampoco lo estaba ayudando y que pasó más de 100 días dentro de la terminal 1 del aeropuerto de Manila.

Al principio, Roman dormía en el suelo, el aire acondicionado constantemente lo despertaba ya que hacía mucho frío, después autoridades pudieron asignarle un cuarto dentro del aeropuerto con solo una cama en un espacio reducido.

En los días que estuvo detenido, el joven de Estonia tuvo que mantenerse a base de la comida que pudo hallar en el aeropuerto.

“Soy persona con discapacidad mi salud está empeorando porque la desnutrición, la falta de sol y el aire fresco. No tengo otra opción, más que hacerlo público por favor compartan con las agencias de noticias”, declaró Roman.

Su historia se viralizó hasta que finalmente el 7 de julio, Roman Trofimov pudo volar de regreso  a su casa. “Gracias a la ayuda de Dios y a todos los que me han mantenido en este momento difícil para mí, estoy volando de vuelta a casa. Gracias a todos los que difundieron y me apoyaron”, expresó.

Debido a la pandemia por el coronavirus SARS-CoV-2, muchas fronteras de diferentes países al rededor del mundo cerraron para tratar de evitar la propagación de contagios por esta enfermedad y poniendo en cuarentena a todos aquellos que  regresaban a sus países de origen.