Pedro Campero, mejor conocido como “Gaga”, acudió al centro de salud de Chiconcuac solicitando atención médica de urgencia; sin emnargo, personal médico de la institución le negó el servicio y le pidieron espera en la sala para ser atendido mientras pasaban otros pacientes.

Por Manuel Vázquez

Estado de México, 10 de agosto (AFondoEdomex).- Un hombre de aproximadamente 65 años de edad perdió la vida dentro de las instalaciones del centro de salud de Chiconcuac, luego de que al arribar y solicitar ser atendido, el personal del nosocomio le negó la atención y les dijeron que tenía que esperar su turno para ser atendido para finalmente caer desvanecido sin que ya nada pudieran hacer por él.

Los hechos tuvieron lugar la mañana del pasado jueves, cuando el señor Pedro Campero, mejor conocido como “Gaga”, arribó a las instalaciones del centro de salud ya que se sentía mal solicitando atención médica de urgencia.

Personal médico de la institución al verlo le negó el servicio y le pidieron espera en la sala para ser atendido mientras pasaban otros pacientes.

El hombre desesperado, tras sentirse más de salud, se sentó, pero minutos después este se desvaneció cayendo al piso por lo que usuarios del servicio médico gritaban por ayuda para el hombre.

Inmediatamente personal médico trató de reanimarlo realizando maniobras en el piso, sin embargo, este ya no reaccionó perdiendo la vida dentro de las instalaciones.

El lugar fue resguardado hasta el arribo del Ministerio Público quien una vez realizadas sus diligencias ordenó el levantamiento del cuerpo.

NEGLIGENCIAS MÉDICAS

El mes pasado se dio a conocer otro caso de negligencia médica en clínicas públicas, esto luego de que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) determinó que una bebé nació con daño cerebral debido a la negligencia de un médico radiólogo del Hospital Central Norte Azcapotzalco de Petróleos Mexicanos (PEMEX) de la Ciudad de México que brindó una inadecuada atención médica prenatal a la madre de víctima y durante el parto

El organismo emitió la recomendación 25/2019 en donde determinó que el Hospital de Pemex vulneró los derechos humanos a la producción a la salud de la madre, y a la integridad personal y al interés superior de la niñez en agravio de la infante: “La bebé nació el 13 de octubre de 2016 con asfixia perinatal y lesiones cerebrales, generadas por la inadecuada atención médica que recibió”, señala un comunicado de prensa.

Un mes antes, en junio de este año, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dirigió dos recomendaciones al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) por provocar la muerte de dos mujeres tras brindarles una inadecuada atención médica.

En el primer caso, ocurrido el 18 de noviembre de 2016, una mujer de 61 años de edad, con antecedente de hipertensión arterial sistémica de 15 años de evolución, acudió a la Unidad de Medicina Familiar 52, en Cuautitlán Izcalli, Estado de México, por presentar dolor de rodillas, así como dolor intenso y persistente de cabeza e irritabilidad. Sin embargo, el médico que la atendió sólo registró el peso, talla y temperatura, limitándose a prescribirle “diclofenaco” y una radiografía en la rodilla izquierda, enviándola a su casa.

Al día siguiente la mujer presentó convulsiones y desmayo, por lo que fue trasladada al área de urgencias del Hospital General 57, donde se le diagnosticó derrame cerebral. Derivado del deterioro de su salud falleció el 6 de diciembre de 2016, y al analizar su expediente, se detectaron omisiones como la falta de exploración física, resumen clínico, diagnóstico y tratamiento adecuado.

En el segundo caso, que se registró el 15 de octubre de 2014 en Hermosillo, Sonora, una mujer con 37 semanas de gestación, acudió con malestar general y fiebre a la Unidad de Medicina Familiar 65, siendo canalizada al Hospital General de Zona 14, donde se le diagnosticó como: “caso sospechoso de dengue, cervicovaginitis e infección de vías urinarias”, lo cual se confirmó dos días posteriores a su ingreso.

En días subsecuentes, su estado de salud empeoró, sugiriéndose su inmediato ingreso a la Unidad de Cuidados Intensivos y debido a que su deterioro metabólico favorecía el sufrimiento fetal agudo y ponía en peligro la vida del producto de la gestación, se solicitó la interrupción del embarazo.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE A FONDO EDOMEX. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.