El bosque abarcaba un área de más de 250 mil metros cuadrados, superficie equivalente a 35 campos de futbol. Estaba formado por plantas con forma de palmera que en la antigüedad podrían haber llegado a medir más de siete metros de altura.

Ciudad de México, 10 de agosto (RT).- Un grupo de paleobotánicos de la Universidad de Pekín ha descubierto cerca de Xinhang (Anhui, China) un bosque fósil de hace 400 millones de años, el más antiguo de Asia, según queda reflejado en un artículo publicado este jueves en la revista científica Current Biology.

El bosque abarcaba un área de más de 250 mil metros cuadrados, superficie equivalente a 35 campos de futbol. Estaba formado por plantas con forma de palmera que en la antigüedad podrían haber llegado a medir más de siete metros de altura. Se trata del tercer caso de un bosque fósil del periodo Devónico —perteneciente a la Era Paleozoica— hallado hasta la fecha, ya que anteriormente se descubrió uno en EU y otro en Noruega.

Los investigadores encontraron árboles fosilizados visibles en las paredes de las canteras de arcilla de Jianchuan y Yongchuan, concretamente estructuras de troncos de árboles y fósiles con forma de piña. “Nos acercamos a las paredes altas y buscamos troncos de licópsides erguidos expuestos”, explica Deming Wang, que participó en el hallazgo. “El descubrimiento continuo de nuevos fósiles de árboles in situ es fantástico”, agrega Deming.

UNA HUELLA DEL DEVÓNICO

La primera etapa del Devónico, periodo que se sitúa entre hace 419 y 359 millones de años, se caracterizaba porque la vida vegetal se componía, en gran parte, de flora sin raíces ni hojas. Los científicos creen que durante el Devónico medio emergieron plantas primitivas con forma de arbusto, incluidos licofitas y helechos.

Sistemas de tallos que han quedado impresos a lo largo del tiempo. Fotos: Current Biology

El artículo señala que el bosque descubierto estaba formado por árboles de licópside cuyos troncos carecían de ramas y tenían coronas frondosas, parecidos a las palmeras de hoy en día. La mayoría de ellos tenía una altura de menos de tres metros y crecieron en un entorno costero que habría sido propenso a las inundaciones.

“Los primeros bosques con biomasa significativa pueden almacenar mucho más carbono a través de la fotosíntesis”, indica el estudio, que concluye afirmando que, por esa razón, tienen un impacto mayor en la disminución de CO2 durante el Devónico de lo que hasta ahora se creía. Por todo ello, los expertos creen que el reciente descubrimiento podría ayudar a comprender la “rápida caída” en el dióxido de carbono atmosférico de esa época, lo que podría haber influido en la posterior cuarta edad de hielo, conocida con el nombre de Karoo.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RT. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.