El sábado, Brasil superó los 100 mil fallecidos por la COVID-19 y los tres millones de casos acumulados por la enfermedad, el mismo día en el que Bolsonaro se apresuró para acudir a sus redes sociales para felicitar el Palmeiras, equipo de fútbol del que se es acionado para celebrar la consecución del Campeonato Paulista.

Madrid, 10 agosto. (Europa Press).–  El Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, un día después de que Brasil alcanzara la cifra de 100 mil fallecidos por la COVID-19, ha deslizado que las medidas de confinamiento podrían ser las responsables también de la muerte de miles de personas durante la crisis sanitaria.

Bolsonaro, quien siempre se ha mostrado en contra del confinamiento como estrategia para hacer frente a la pandemia, ha vuelto a arremeter contra estas medidas tomando como referencia un artículo del tabloide sensacionalista británico Daily Mail.

“Se extrae que el confinamiento causó la muerte a dos de cada tres personas en Reino Unido. En Brasil, sin tener todavía cifras oficiales, las cifras no serían muy distintas”, ha escrito Bolsonaro en su cuenta de Facebook.

El citado artículo hace referencia a los datos del Ministerio de Salud británico, que estima que unas 16 mil personas murieron entre mediados de marzo y primeros de mayo durante la crisis sanitaria por diversas enfermedades al no tener acceso al sistema de salud, por las 25 mil que murieron a causa de la COVID-19.

El sábado, Brasil superó los 100 mil fallecidos por la COVID-19 y los tres millones de casos acumulados por la enfermedad, el mismo día en el que Bolsonaro se apresuró para acudir a sus redes sociales para felicitar el Palmeiras, equipo de fútbol del que se es acionado para celebrar la consecución del Campeonato Paulista.

“Lamentamos cada muerte, sea cual sea la causa, como la de los tres valientes policías ejecutados en Sao Paulo”, ha añadido en su publicación en redes sociales, haciendo referencia al sargento y a los dos agentes de la Policía Militar muertos tras un tiroteo el sábado en la región paulista de Butanta.

Desde el inicio de crisis sanitaria, Bolsonaro se ha mostrado como un férreo detractor de la medidas de confinamiento, en contraposición a algunos gobernadores estatales que sí las estaban aplicando y a los que acusó de querer desestabilizar la economía del país.

Su negativa a este respecto ha ocasionado disputadas, algunas de ellas enconadas, como la que mantuvo públicamente desde que comenzó la crisis sanitaria con el que fuera su Primer Ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, cuyas discrepancias con el Presidente brasileño acabaron por suponer su renuncia al frente de la cartera.

Bolsonaro ha llegado a asegurar que dicha estrategia contra la pandemia era contraproducente pues podría ser incluso peor que la propia enfermedad, que hasta el momento ha causado la muerte de 101 mil 049 personas, después de las 572 registradas este domingo, tras el último parte ofrecido por el Ministerio de Salud brasileño.

La cifra de casos acumulados ha alcanzado los 3 millones 035 mil 422, después de haber contabilizado 23 mil 010 en el último día. La cifra de personas que ha logrado superar la enfermedad es de 2 millones 118 mil 460.

Brasil es el segundo país más golpeado por la pandemia, tanto en el número de casos acumulados, como en el de muertes, sólo por detrás de Estados Unidos, lo que le hace ser el epicentro de la crisis sanitaria en América Latina, donde el virus continúa avanzando en lugares como México, Perú, Chile o Colombia.