El magnate Jimmy Lai, fundador del diario crítico Pekín Apple Daily, fue detenido en Hong Kong tras ser acusado de “conspiración extranjera” y “empleo de palabras sediciosas” bajo la nueva ley de seguridad nacional aprobada por la Asamblea Nacional Popular desde China.

Hong Kong, 10 de agosto (EFE).- El magnate de los medios hongkoneses y fundador del diario crítico Pekín Apple Daily, Jimmy Lai, fue detenido hoy en su casa de Hong Kong por “conspiración extranjera” y “empleo de palabras sediciosas”, informaron en la redes sociales sus más estrechos colaboradores.

Lai fue detenido por agentes de la nueva unidad de policía creada para aplicar la ley de seguridad nacional aprobada por Pekín el pasado junio.

El diario hongkonés South China Morning Post señaló que el magnate fue arrestado por presuntamente violar esa ley de seguridad, aprobada por la Asamblea Nacional Popular (ANP, legislativo chino) y criticada por el movimiento prodemocrático, que considera que podría acabar con las libertades en la excolonia británica.

Según esta fuente, se prevé que otras diez personas sean detenidas hoy, en lo que sería la tercera serie de arrestos desde la entrada en vigor de la ley el pasado 30 de junio.

El Apple Daily es un medio conocido por su postura crítica hacía Pekín y en apoyo al movimiento prodemocrático hongkonés. Foto: Jerome Favre, EFE

Otros medios locales indicaron que otras siete personas han sido detenidas ya hoy por contravenir la ley de seguridad nacional.

Lai, nacido en la ciudad meridional china de Cantón, inició su fortuna en la industria textil y más tarde se introdujo en el sector de los medios de comunicación y fundó el Apple Daily, conocido por sus posiciones críticas con Pekín y en apoyo del movimiento prodemocrático hongkonés.

Jimmy Lai expresó que estaba preparado a ir a la cárcel luego de que declaró que la nueva ley de seguridad nacional era “la sentencia de muerte para Hong Kong”. Foto: Apple Daily vía EFE

Cuando a principios de este año fue acusado por su participación en las manifestaciones de protesta de 2019 en la ciudad, los medios oficiales chinos le calificaron de “la mente en la sombra de los disturbios”.

El 30 de junio, cuando entró en vigor la ley de seguridad nacional, Lai consideró que la nueva normativa era “la sentencia de muerte para Hong Kong” y dijo estar “preparado para ir a la cárcel”.

Hong Kong dispone de un alto grado de autonomía desde que volvió a la soberanía china de manos británicas en 1997 y sus ciudadanos gozan de derechos como la libertad de expresión y prensa, impensables en la China continental.

La ley de seguridad nacional establece penas de hasta cadena perpetua para los delitos de secesión, subversión, terrorismo o “confabulación con fuerzas extranjeras”.

El movimiento prodemocrático hongkonés considera que la normativa posibilitará el castigo a la disidencia y reducirá la autonomía y las libertades del territorio, mientras que Pekín afirma que devolverá la estabilidad a la ciudad tras los disturbios de 2019.