La condena del máximo representante de la iglesia Católica fue enfática, las mujeres que abortan, en sus palabras, contratan a un sicario para “resolver un problema”. Además, el Papa añadió que un acto como la interrupción del embarazo no puede ser “terapéutico, civil o simplemente humano”, pues “suprime una vida inocente e indefensa”.

Actualmente más del 60 por ciento de la población mundial vive en países donde el aborto es permitido esgrimiendo una amplia gama de razones o sin ningún tipo de restricción. No obstante, el 26 por ciento de la población reside en países donde el aborto está prohibido de manera general.

Ciudad del Vaticano, 10 de octubre (AP/EFE/RT/SinEmbargo).— El Papa Francisco comparó el miércoles el aborto con un asesinato propio de la mafia, señalando que es el equivalente a contratar a un sicario para “acabar con una vida humana para resolver un problema”.

En todo el mundo, y sobre todo en los últimos tiempos en América Latina, la llamada “marea verde” ha emprendido movilizaciones para obligar a los gobiernos a legislar a favor del aborto bajo una consigna: si no es legal, de todas maneras hay abortos; y los abortos ilegales llevan a la muerte… y nadie para por ello.

El pontífice realizó las afirmaciones, que están entre las más fuertes que ha pronunciado contra el aborto, durante su audiencia semanal de los miércoles, dedicada al mandamiento que exhorta a los fieles a no matar.

Francisco dijo que algunas personas justifican el aborto por respeto a otros derechos. “¿Cómo puede un acto que suprime una vida inocente e indefensa mientras florece ser terapéutico, civil o simplemente humano?”, cuestionó.

El Papa se preguntó además si era justo “acabar con una vida humana” para solucionar un problema: “¿Es justo contratar a un sicario para resolver un problema? No es justo. No podemos acabar con un ser humano, aunque sea pequeño”.

Criticó “que los padres, en estos casos dramáticos, necesitan una verdadera cercanía, de verdadera solidaridad, para afrontar la realidad superando los comprensibles miedos y que, sin embargo, lo que reciben son rápidos consejos para interrumpir el embarazo”.

“Un niño enfermo, como cualquier persona necesitada y vulnerable, más que un problema es un don de Dios, que nos puede sacar de nuestro egoísmo y hacernos crecer en el amor”, dijo.

Aseveró además “todo el mal del mundo, desde las guerras a la cultura del descarte, se podría resumir como un desprecio a la vida” y que toda violencia y daño contra la vida provienen del miedo”.

Sobre por qué el hombre “rechaza la vida”, el pontífice argentino afirmó que se tienen ídolos como “el dinero, el poder y el éxito”, que son “parámetros equivocados para valorar la vida”.

Mientras que en Argentina se está llevando a cabo un debate histórico sobre la legalización del aborto, el problema sigue siendo uno de los más discutidos en todo el mundo y en América Latina, en particular.

Actualmente más del 60 por ciento de la población mundial vive en países donde el aborto es permitido esgrimiendo una amplia gama de razones o sin ningún tipo de restricción. No obstante, el 26 por ciento de la población reside en países donde el aborto está prohibido de manera general.

EL MAPA MUDIAL DEL ABORTO

El siguiente mapa, publicado por el Centro de Derechos Reproductivos, ilustra el mayor o menor grado en que los países de todo el mundo permiten el acceso al aborto en 2018. Refleja las leyes que van desde muy restrictivas a relativamente tolerantes.

La categorización de cada ley no refleja necesariamente la normativa de aplicación real en ese país. Dependiente de factores como el apoyo público a los derechos al aborto, las opiniones de los funcionarios gubernamentales y los proveedores, y de circunstancias individuales, las leyes en cada categoría pueden interpretarse de manera más amplia o restrictiva.

Casi la mitad de los países marcados con color rojo en el mapa, hacen en la ley del aborto una excepción explícita para salvar la vida de la mujer. En algunos de ellos también hacen excepción en caso de violación, malformación fetal u otras condiciones.

Mientras que en la mayoría de los países europeos la interrupción de embarazo es legal con independencia del motivo, Latinoamérica, junto con África, impone las mayores restricciones al respecto.

La oposición a las legislaciones que lo sancionan es, aún en la actualidad, una fuerza importante en la región, donde privan posiciones religiosas o morales antes que los derechos de la mujer a decidir sobre su cuerpo.

Sin restricciones:
*Guyana
*Puerto Rico
*Cuba
*Uruguay

En estos países no hay mayor restricción para practicar el aborto, aunque en los dos últimos la ley exige la autorización de la pareja, según la ONG Centro de Derechos Reproductivos.

En Cuba, el aborto se considera “ilegal” solo “cuando se realiza sin consentimiento de la mujer, fuera de los servicios hospitalarios, cuando no lo realiza un médico o se cobra el acto médico”. La interrupción del embarazo es legal desde 1965, a pedido de la mujer, hasta las 12 semanas de gestación. Se estima que la cifra de abortos ronda los 100.000 al año.

Desde 1973, en la isla de Puerto Rico “una mujer en consulta con su médico puede poner fin a su preñez sin intervención del Estado”, al considerarse que el embarazo no deseado vulnera su salud mental y emocional. Por tal razón, un aborto “a petición de la mujer” es absolutamente legítimo. Aproximadamente se producen cerca de 18.000 por año.

Mientras que en Argentina se está llevando a cabo un debate histórico sobre la legalización del aborto, el problema sigue siendo uno de los más discutidos en todo el mundo y en América Latina, en particular. Foto: AP

Permitido para salvar a la madre y otras excepciones:

*Argentina
*Brasil
*Bolivia
*Chile
*Colombia
*Costa Rica
*Ecuador
*Guatemala
*Panamá
*Paraguay
*Perú
*Venezuela

Si bien en todos estos lugares se puede llevar a cabo sin penalidad legal si está en riesgo la vida de la mujer, algunos incluyen otros causales. Sin embargo, fuera de esas excepciones, es considerado ilegal en la mayoría de las citadas naciones, según el Centro de Derechos Reproductivos.

Chile se sumó a la lista de países de la región que han despenalizado la interrupción del estado de gestación en 2017. La ley promulgada permite practicar el aborto en tres casos concretos: violación, inviabilidad del feto o peligro para la vida de la mujer.

Colombia aprobó en 2006 una legislación que despenaliza el aborto y facilita la disponibilidad del fármaco Misoprostol para la interrupción voluntaria del embarazo.

En Costa Rica, Guatemala, Paraguay y Venezuela no está penado si la vida de la madre está comprometida. En el resto de casos es ilegal, por lo que las mujeres tienen que recurrir a métodos costosos o riesgosos para poner fin al embarazo.

En Brasil, el aborto está calificado como “un delito contra la vida” pero es legal desde el 2016. Sin embargo, únicamente está permitido si la vida de la madre está en peligro o en casos de violación o incesto.

La realización de aborto en México generalmente es legal, aunque depende de leyes federales. El embarazo se interrumpe si hay agresión sexual o anormalidad del feto.

La realización de aborto en México generalmente es legal, aunque depende de leyes federales. Foto: Cuartoscuro

En el caso de Panamá, es ilegal y se lleva a cabo en las mismas condiciones que en México. Se incluye la autorización de los padres, en caso de que la madre sea menor de edad.

En Bolivia está penado legalmente, pero no hay sanción legal si ocurre por violación o incesto. Sin embargo, el Parlamento discute aprobar otros causales.

En Ecuador la justicia igualmente lo prohíbe y únicamente es aceptado si atenta contra la vida de la mujer o es producto de una agresión sexual a una persona con discapacidad mental.

Ilegal:

*El Salvador
*Haití
*Honduras
*Nicaragua
*República Dominicana

Desde el año 2006 se prohibió totalmente la práctica del aborto en Nicaragua. La cuestión es polémica debido a que ONGs con financiamiento externo han presentado cifras que no son aprobadas por el Gobierno. No existen datos oficiales sobre este tema.

Mientras que en la República Dominicana interrumpir el embarazo, según el Código Penal, conlleva prisión de hasta 10 años, la interrupción del embarazo es la tercera causa de fallecimientos entre mujeres en estado.

En Honduras, el aborto también sigue siendo ilegal y penado con hasta 10 años de cárcel.