Al grito de “¡lago sí, aviones no!”, el maestro José Espino Espinoza, opositor a la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, dijo ante representantes del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador: “Estamos en un área natural protegida que se llama Sistema Tetcutzingo que comprende cerca de 8 mil hectáreas, decretada en 2002. El decreto dice claramente que en esta área no debe haber tiraderos ni minas. Sin embargo las autoridades encargadas de revisar y autorizar estos proyectos lo aprobaron”.

Los pobladores y parte del Gabinete del Presidente electo realizan este miércoles un recorrido por las zonas afectadas por la construcción del NAIM. El primer punto fueron las minas de San Nicolás Tlaminca, en Texcoco.

Ciudad de México, 1o de octubre (SinEmbargo).– El primer punto en el recorrido por los pueblos afectados por el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) fueron las minas de San Nicolás Tlaminca, en Texcoco.

El camino de Chapingo a esta primera parada es de polvo en el aire, que es el que van dejando los camiones de carga que van y represan todo el día y toda la semana al terreno del proyecto, guiados por franeleros que tienen puesta una gorra del Programa de Empleo Temporal (PET), una de las políticas sociales que más ha presumido el gobierno de Enrique Peña Nieto.

El maestro José Espino Espinoza se paró frente a los funcionarios del nuevo gobierno a explicar lo que la panorámica de la mina ofrecía.

Al grito de “¡lago sí, aviones no!”, enumeró los daños: “Estamos en un área natural protegida que se llama Sistema Tetcutzingo que comprende cerca de 8 mil hectáreas, decretada en 2002. El decreto dice claramente que en esta área no debe haber tiraderos ni minas. Sin embargo las autoridades encargadas de revisar y autorizar estos proyectos lo aprobaron. No participó el Instituto de Antropología. A este punto lo convirtieron en un tiradero de lodos, violando todas las normatividades (la norma 83 federal, la 11 estatal). Sabemos que para hacer este tipo de depósitos tiene que impermeabilizarse el suelo, pero no lo hicieron”.

 Detalló que esa mina afecta el cauce del río y que incluso ya lo taparon; qué hay riesgos para las casas cercanas y Lara una zona arqueológica y que ninguna de esas cosas fue tomada en cuenta. Tampoco el pozo de agua a potable ubicado a 300 metros y otro a 600 metros; escuelas ubicadas a 300 metros.

“¿En dónde tienen la cabeza esos funcionarios que no respetaron ninguna norma? Tenemos los estudios. Lo podemos demostrar. Es un daño a la naturaleza. Hay poblaciones ancestrales, descendientes de indígenas”, agregó.

La señora Edith Estrada, originaria de Texcoco, señaló que se buscó a autoridades de los tres niveles de gobierno y que la respuesta ha sido la misma, de “echarse la bolita”. Que las autoridades municipales dicen que es asunto del gobierno estatal y éstos a su vez dicen que es responsabilidad del federal.

“Tenemos una relación de todos los oficios que hemos llevado. Llevamos un juicio en el tribunal de lo contencioso y nos dieron un fallo a favor del medio ambiente, pero todavía seguimos aquí recibiendo estos lodos sin tener por qué. No entiendo por qué tanta injusticia y tanta impunidad si lo único que queremos es conservar esta tierra para las próximas generaciones”, dijo Estrada.

Javier Jiménez Espriú respondió que se está tomando nota de todo lo expuso además de los documentos que ya tienen en su poder.

“Venimos a corroborar lo que nos han dicho. Contrastar las diferentes versiones para informarnos y estar en posibilidad de informar a toda la comunidad nacional” explicó, pero fue interrumpido: “señor, los daños, las muertes no pueden ser solucionadas por una consulta”.

El respondió que su intención era informar.

El camino de Chapingo a esta primera parada es de polvo en el aire, que es el que van dejando los camiones de carga que van y represan todo el día y toda la semana al terreno del proyecto. Foto: Crisanto Rodríguez, SinEmbargo

 Otra vecina agregó: “López Obrador no ignora la forma en que se hacen consultas aquí en el Estado de México. Aquí hay una organización muy fuerte que es Antorcha Campesina y va a llevar a toda su gente a votar a favor del Aeropuerto. No puede ser así una consulta que decida la vida de los que habitamos aquí”.

El futuro Secretario de Comunicaciones pidió que ayudaran a informar.

Entre un punto y otro, la gente se acerca a Espriú. Unos a agradecerle la visita y otros a increparlo.

Jiménez Espriú respondió a SinEmbargo que independientemente de la respuesta de la consulta, se preparará un plan de rescate desde la Sedatu porque el rescate se tiene que dar sea una cosa u otra.
Y sobre qué está sea la primera vez que una autoridad vista las zonas afectadas por el NAIM, ya que el actual titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, nunca ha hecho un recorrido similar, respondió que ellos sí tenían el interés de conocer de viva presencia las cosas.

“Yo he dicho en muchas ocasiones, planteé en la campaña que la infraestructura que se desarrollará tendría por objeto el desarrollo regional y el ordenamiento territorial, y que ese lo íbamos a definir en el territorio, no en el escritorio. Por eso estamos viniendo a los territorios qué hay que arreglar”.