En el marco del Día Mundial de la Alimentación, que se celebra el 16 de octubre, la FAO estimó que cada año se desperdician entre un cuarto y un tercio de los alimentos producidos para consumo humano en el mundo, lo que sería suficiente para alimentar a 2 mil millones de personas.

Ciudad de México, 10 de octubre (SinEmbargo).– Cada año se desperdician entre un cuarto y un tercio de los alimentos producidos para consumo humano en el mundo, lo que equivale a cerca de mil 300 millones de toneladas de alimentos, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, (FAO por sus siglas en inglés), la cual calcula que dichos productos serían suficientes para alimentar a 2 mil millones de personas.

En el marco del Día Mundial de la Alimentación, que se celebra el 16 de octubre, organizaciones destacaron que algunos alimentos para consumo humano que son descartados por minoristas o los consumidores son desperdiciados.

La FAO estima que el 28 por ciento de la pérdida o desperdicio de alimentos ocurre a nivel del consumidor, el 17 por ciento en mercado y distribución, el 28 por ciento a nivel de producción, el 22 por ciento durante el manejo y almacenamiento, y el 6 por ciento restante a nivel de procesamiento.

Entre las causas se encuentran las reglas de etiquetado, malas prácticas de almacenamiento o transportación y daño en el empaque o embalaje. Uno de los factores determinantes de la vida útil de un producto es la selección adecuada de los materiales para envasado.

Covestro –empresa líder en la producción de soluciones en polímeros– destacó que las regulaciones para alimentos son muy estrictas.

“Las regulaciones para alimentos son muy estrictas. Un material que tenga contacto directo o indirecto con la comida, tiene que cumplir con diversas reglas. Covestro ofrece una amplia gama de soluciones que pueden prolongar la vida útil de nuestros víveres y satisfacer los requisitos más exigentes. Cada una de las innovaciones que ofrecemos se fabrican de acuerdo con las Buenas Prácticas de Fabricación (BPM), las cuales son una herramienta básica para obtener productos seguros para el consumo humano, que se centralizan en la higiene y forma de manipulación”, comentó Esteban Pérez, Director de Recubrimientos, Adhesivos y Especialidades de Covestro México.

Un análisis del consumo de alimentos dentro y fuera de los hogares cuantificó por primera vez la magnitud del desperdicio en México.

Se contabilizó la pérdida de 20.4 millones de toneladas de comida al año, equivalentes a 34 por ciento de la producción nacional, explicó el doctor Genaro Aguilar Gutiérrez, investigador de la Escuela Superior de Economía del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y quien fuera secretario del Grupo Técnico de Pérdidas y Mermas de Alimentos, encargado de realizar esta medición.

“Cuando empezamos a ver la disponibilidad de alimentos, nos dimos cuenta que hay alimentos suficientes para alimentar a toda la población y que hay manera de tenerlos disponibles adecuadamente; sin embargo, una gran parte de la producción se pierde”, dijo en septiembre a la Agencia Informativa Conacyt.

El estudio —realizado en coordinación con la Secretaría de Desarrollo Social— consistió en la aplicación de un modelo matemático utilizando tres variables: cuánto de la producción nacional se exporta, cuánto se importa y cuánto se consume en el país.