El cruce fronterizo entre Matamoros, Tamaulipas, y Brownsville, Texas, se mantiene cerrado por la presencia de migrantes hondureños que exigen la aceleración en sus trámites de asilo a territorio estadounidense. Hasta el momento, autoridades mexicanas entablan diálogo con los migrantes, con el fin de destrabar el bloqueo.

Ciudad de México, 10 de octubre (SinEmbargo).-Al menos 400 migrantes que buscan asilo en Estados Unidos bloquearon el Puente Internacional Puerta México, localizado en Matamoros, Tamaulipas.

Los migrantes abandonaron el campamento localizado en territorio mexicano y caminaron hacia el puente fronterizo.

Al llegar al cruce fronterizo ya eran esperados por agentes de la dirección de Migración y Aduanas de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés), quienes cerraron el cruce fronterizo.

Ante dicha situación, los migrantes, mayoritariamente de nacional hondureña, comenzaron a gritar y exigieron que les permitieran ingresar a territorio estadounidense.

Un funcionario mexicano que no estaba autorizado a dar su nombre confirmó a The Associated Press el bloqueo del puente que conecta con Matamoros, México. Dijo que los migrantes estaban cansados de tener que esperar su proceso de solicitud de asilo en un cruce fronterizo.
Las autoridades estadounidenses en muchos puentes fronterizos aceptan sólo unos cuantos solicitantes por día.

AP encontró unos 19 mil nombres en las listas de espera en cuatro ciudades de la frontera visitadas a finales de julio.

Por lo que los migrantes exigen que el trámite de asilo se realice en territorio estadounidense.

Hasta el momento, autoridades mexicanas entablan diálogo con los migrantes, con el fin de destrabar el bloqueo al puente fronterizo.

LA POLÍTICA MEXICANA MIGRATORIA

La actual política migratoria de México ha dejado de ser un asunto interno, como era habitual, para convertirse en una cuestión de política exterior cada vez más militarizada, con generales en puestos clave y una fuerte estrategia de contención, basada en lograr a toda costa las cifras exigidas por Washington aunque a veces mediante acciones cuestionables.

Esta visión tiene poco que ver con la mano tendida al migrante ofrecida por el Presidente izquierdista Andrés Manuel López Obrador al llegar al poder y ha sido criticada por diversos sectores. Sin embargo, va a continuar. El Gobierno cree que es una estrategia exitosa porque ha frenado el flujo migratorio y Estados Unidos también, aunque exige más.

La política actual del Gobierno mexicano es criticada incluso por quienes aprueban las acciones de contención de migrantes, como Rodulfo Figueroa, que dejó recientemente su puesto en el INM de Baja California. Figueroa comparte los fines pero no los medios utilizados por el ejecutivo. A su juicio, mientras México no tenga las herramientas administrativas para gestionar el flujo de forma ordenada, toda la estrategia actual estará incompleta y será insostenible, máxime porque es asimétrica con respecto a Estados Unidos, que tiene muchos más efectivos para detener y ahora para regresar a México a sus solicitantes de asilo, planteó.

De hecho, ese cambio en la política de refugio estadounidense, aceptado por México el 20 de diciembre y mediante el cual han sido retornados desde enero más de 40 mil personas, es para algunos expertos el verdadero punto de inflexión de una política a la medida de Washington que el martes ambos países se comprometieron a seguir ampliando.

-Con información de AP.