Con solo cinco años como partido político, Morena es primera fuerza política, pero ha gastado meses entre pleitos de tribus y 820 asuntos ante el Tribunal Electoral para renovar la dirigencia, por lo que debió intervenir el árbitro electoral. Aún así, ante el empate técnico y la necesidad de una segunda vuelta, sigue sin presidencia oficial de cara a las elecciones históricas de 2021.

Ciudad de México, 10 de octubre (SinEmbargo).– Con el proceso electoral 2021 ya en marcha, y donde se juega el poder de la Cámara de Diputados y 15 gubernaturas, el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) sigue sin dirigencia oficial, ya que la encuesta abierta entre militantes y simpatizantes para renovar la presidencia resultó en empate entre el Diputado Porfirio Muñoz Ledo (25.34 por ciento) y el Diputado Mario Delgado Carrillo (25.29 por ciento), una diferencia de solo dos votos a nivel muestral, por lo que el Instituto Nacional Electoral (INE) debe realizar otra –la tercera– entre ambos candidatos, como estaba previsto en los lineamientos. La fecha, forma y costo extra (a cargo del partido) se definirá entre los consejeros en un corto plazo.

El fundador de Morena, el ahora Presidente Andrés Manuel López Obrador, ve al partido como un “desbarajuste” de cara a estas elecciones históricas. Desde 2015 en que se conformó solo se ha elegido en una ocasión su dirigencia, destaca el INE. Luego de meses de pleitos internos, un padrón irregular, 820 asuntos ante el Tribunal Electoral, inconformidades de aspirantes, espionaje y filtración de un anteproyecto, la Comisión de Prerrogativas y Partidos Políticos informó la tarde del viernes el empate entre los aspirantes a la presidencia y que la candidata a la secretaría general, Citlalli Hernández, obtuvo 21.44 por ciento frente al 13.69 por ciento de Karla Díaz. El registro para la Senadora se dará hasta concluir todo el proceso, pero ella ya celebró en Twitter y se dijo lista “para reorganizar Morena, acompañar la 4T y al Presidente”.

“Los dirigentes de Morena, de mi partido –aunque yo tengo licencia porque soy Presidente– no sé cuánto tiempo llevan sin resolver lo de la dirigencia, como más de un año,  enfrascados en pleitos”, afirmó López Obrador aclarando que se había quitado la investidura durante esas declaraciones. “Si un partido no tiene principios, no piensa en el pueblo y no lucha por causas justas, no es más que una franquicia; un mecanismo para que ambiciosos vulgares se encaramen en cargos públicos solo para su provecho, ya sea en lo político porque desean ostentar poder o provecho económico”. El jueves, agregó: “El pueblo se porta muy bien, pero los líderes, quienes representan a grupos o quieren cargos, se echan a perder. Yo fui dirigente mucho tiempo de partidos, de dos, y no hubo ningún problema en la elección de candidatos por encuesta. Lo mejor es que haya democracia”.

Pese a carecer de una dirección oficial desde enero, el partido en el poder gracias a la ola obradorista de 2018 lidera las preferencias para las elecciones intermedias del próximo año en que se elegirá Cámara de Diputados y diversos cargos en los 32 estados del país, incluyendo 15 gubernaturas, según la encuesta de El Financiero. La intención de voto para Morena brincó de 19 por ciento en mayo a 39 por ciento en septiembre, frente al 62 por ciento que dice aprobar a López Obrador. Mientras, el porcentaje de indecisos e indefinidos bajó de 48 a 31 por ciento en el periodo referido.

“Como el título de este diario, SinEmbargo les gané, a pesar de todo lo que han hecho como las millonadas que están gastando en espectaculares [en alusión al principal rival, el Diputado Mario Delgado Carrillo]”, dijo en vísperas de los resultados el Diputado Porfirio Muñoz Ledo, líder en la encuesta de reconocimiento para la presidencia de Morena y arropado por la cúpula del partido, el presidente provisional Alfonso Ramírez Cuellar y la consejera nacional Bertha Luján Uganda. Pero no ha sido así. “La ruptura de un partido en Gobierno no es necesariamente malo, depende de qué se esté jugando, y nosotros estamos jugando la supervivencia de la democracia mexicana”, afirmó.

El legislador reiteró que Delgado viene apoyado por el Canciller Marcelo Ebrard Casaubón, quien de manera “necia” adelanta sus intenciones presidenciales para 2024, y también reiteró sus señalamientos contra el Tribunal Electoral, que votó a favor de seguir con la encuesta abierta pese a impugnaciones. “Es un tumor que debe desaparecer de la Constitución. Es un Tribunal que puede coartar los derechos humanos; están abusando por la ignorancia de mucha gente”, aseguró.

Ante el anuncio del INE sobre el empate técnico, el Diputado Mario Delgado dijo en un mensaje que Morena “es del pueblo y no le pertenece a nadie”, se dijo en espera de la próxima encuesta entre ambos finalistas porque, “la tercera es la vencida y vamos a ganar” para dejar atrás los conflictos y pleitos.

“Hasta el momento se ha llevado un proceso transparente y metodológicamente impecable”, dijo en contraste de Muñoz Ledo. “Vamos a seguir participando, porque vamos a ganar. La unidad será nuestra gran fortaleza para ganar las elecciones de 2021. La fuerza no es su dirigencia, es el pueblo. Tenemos que respetarnos entre todos los integrantes de este movimiento. No luchamos por cargos, sino por ese gran anhelo de la transformación del país que hoy encabeza nuestro Presidente”, aseguró quien este fin de semana irá a apoyar a Hidalgo y Coahuila en el proceso electoral.

Diputado Porfirio Muñoz Ledo, presienta de Morena Yeidckol Polenvsky y el Diputado Mario Delgado con el entonces Presidente electo Andrés Manuel López Obrador en septiembre de 2018. Foto: Cuartoscuro.

TEPJF RESPONDE A ACUSACIONES

El martes, ante 23 expedientes de impugnaciones contra el proceso incluyendo del exaspirante Gibrán Ramírez Reyes, los siete magistrados del Tribunal Electoral discutieron en sesión pública el proyecto del Magistrado presidente Felipe Fuentes Barrera, el cual planteó desestimar las supuestas irregularidades e incumplimiento de principios en la aplicación de la encuesta abierta. Por unanimidad, se votó por la continuación del proceso cuyos resultados se anunciarán este sábado.

“Este Tribunal Electoral no responde a consignas ni a presiones mediáticas y sí responde a las presiones de la voluntad plasmadas en la Constitución y en la Ley”, declaró el Magistrado presidente. “Mucho se ha dicho que el Tribunal ha tenido una injerencia indebida en la vida interna del partido. Sin embargo, hemos emitido sentencias precisamente a petición de la propia militancia. Son cerca de 820 asuntos donde se ha cuestionado el tema de la renovación de dirigencia y cerca de mil asuntos vinculados con la vida interna del partido; el nivel de litigio y conflicto interno ha llevado a la arena de judicialización y nosotros hemos tenido como finalidad poner certeza y seguridad”.

Comentó que aunque circuló en medios y entre actores políticos un anteproyecto de resolución, aclaró que solo era un papel de trabajo que se somete a consideración de los magistrados para detonar un diálogo jurídico y constitucional para construir las mejores soluciones. Y así fue. A través de la aportación de las ideas de cada uno de los y las magistradas, se construyó una posición sólida.

Por diversas impugnaciones, incluyendo del exaspirante Gibrán Ramírez, el proceso de la encuesta abierta fue evaluado por el Tribunal Electoral. Foto: Cuartoscuro.

El Magistrado Felipe de la Mata también recriminó la filtración a medios de un anteproyecto que entonces consideraba “falta de reglas” en la fiscalización, en la exposición de candidatos en la prensa y en el ajuste a la lista de participantes, y cuestionaba la viabilidad de la encuesta de reconocimiento. La Magistrada Mónica Soto y el Magistrado José Luis Vargas también agradecieron al Magistrado Presidente escuchar las opiniones y abrirse al debate.

“Si estamos ante un proceso tan complejo y mediático es debido a que Morena lleva prácticamente dos años sin poder generar a través de sus estatutos y normatividad una paz interna que les permita tener una integración de dirigencia electa por los militantes y simpatizantes del partido”, afirmó el Magistrado Vargas. “El problema no lo ha causado este Tribunal Electoral. Al carecer de un padrón electoral confiable y certero no ha quedado de otra más que recurrir a un sistema de elección abierta a través de una encuesta”, declaró en el marco de diversos señalamientos de “intervención” o “corrupción” por parte de aspirantes.

LOS MESES Y MESES DE PLEITOS 

Morena se conformó como movimiento en 2013-2014 luego del segundo intento fallido de Andrés Manuel López Obrador por llegar a la Presidencia de la República abanderado por el Sol Azteca, y como partido político en 2015. Ha sido dirigido por el Senador Martí Batres Guadarrama (julio 2014-noviembre 2015), Andrés Manuel López Obrador (noviembre 2015-diciembre 2017) y Yeidckol Polevnsky (diciembre 2017-enero 2020).

De noviembre del 2019 a agosto pasado, en medio de intercambio de señalamientos entre las tribus y cientos de impugnaciones ante el Tribunal Electoral, Morena canceló en cuatro ocasiones la celebración del Congreso Nacional para resolver su cambio de dirigencia tanto por irregularidades como por la pandemia. En enero se nombró a Alfonso Ramírez Cuéllar como presidente interino, en sustitución de la secretaria general en funciones de presidenta, Yeidckol Polevnsky, solo por cuatro meses para que destrabara las elecciones internas. El exlegislador dijo aceptar la resolución del Tribunal Electoral y ha llamado a la unidad para consolidar la fuerza del movimiento para 2021.

Yeidckol Polevnsky. Foto: Cuartoscuro.

Ante la incapacidad de resolver, desde el 1 de julio el Tribunal Electoral ordenó la elección interna máximo para el 31 de agosto, pero el presidente interino pidió una prórroga, la cual fue rechazada y el 20 de agosto la Sala Superior pidió al Instituto Nacional Electoral (INE) realizar una encuesta nacional abierta a la militancia y a simpatizantes. La Secretaría General debe ser ocupada por un género distinto al que gane la presidencia de Morena, para garantizar la paridad a la que están obligados los partidos.

Por “la intervención del Tribunal Electoral en la vida interna y estatutos del partido”, dos aspirantes se bajaron de la contienda: el político Alejandro Rojas Díaz-Durán, cercano al Senador Ricardo Monreal, y la consejera nacional Bertha Luján Uranga –apoyada por el titular de la Comisión Nacional de Honestidad, Héctor Díaz Polanco– quien a finales de septiembre denunció ante la Fiscalía General de la Ciudad de México supuesto espionaje en una llamada telefónica con el presidente interino Ramírez Cuéllar. En el audio filtrado se escucha su apoyo a los candidatos Porfirio Muñoz Ledo y Citlalli Hernández, justo los que lideraron la encuesta de reconocimiento para la presidencia y secretaría general, así como su temor de que, si gana el Diputado Mario Delgado, “se queden con todo y quieran agandallar”.

Ante el gran número de aspirantes, primero se realizó la encuesta solo de reconocimiento del 22 al 28 de septiembre y el miércoles pasado el INE informó que el Diputado Porfirio Muñoz Ledo (41.7 por ciento) y Mario Delgado Carrillo (27.1 por ciento), señalado como alfil del Canciller Marcelo Ebrard, eran los dos primeros candidatos más conocidos por los militantes y simpatizantes cuestionados a nivel nacional. En octavo y doceavo lugar se ubicaron el exaspirante Alejandro Rojas Díaz-Durán (13.7 por ciento) y Gibrán Ramírez Reyes (11.9 por ciento), politólogo que se reincorporó a la dirección de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS) y dijo seguir “con el obradorismo y la defensa de la 4T”.

Esta semana, Muñoz Ledo recibió el espaldarazo tanto de Rojas Díaz-Durán como del Senador Ricardo Monreal contra “los excesos” del Tribunal Electoral, por lo que consideraron acudir ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) si votaba a favor de posponer la encuesta, por “el atropello a la democracia mexicana”.

En previa entrevista con SinEmbargo, el cofundador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) planteó la urgencia de desaparecer al “corrupto” Tribunal Electoral y acusó la postura de Ebrard por su adelantada y “peligrosa” ambición en la sucesión presidencial, la cual puede provocar el “acortamiento del periodo presidencial” de Andrés Manuel López Obrador.

“Con Marcelo he tenido diferencias fuertes en el tema migratorio. Ahora se va a prestar, te lo aseguro, a la caravana de migrantes que está organizada por Trump, para que llegue días antes de las elecciones y le pueda decir al pueblo norteamericano que están a punto de invadirlo. Dentro del partido lo que estoy proponiendo es que no haya un asunción anticipada. Mario [Delgado, exsecretario de Finanzas del exjefe de Gobierno Marcelo Ebrard] está actuando mal, pero está actuando por consigna. Si tuviera alguna autoridad política o moral con Marcelo lo podría disuadir, pero no la tiene, porque él es un enclave”, dijo.

Señaló que el Diputado Mario Delgado y el grupo de Ebrard “ya tienen ofrecidos gobernadores en cada estado en que habrá elecciones, incluidos algunos del PAN”. Por su parte, el aludido Mario Delgado consideró que como “va adelante en prácticamente todos los sondeos, hay muchas resistencias” para que llegue a la dirigencia del partido. Pero, dijo, “no nos hacen bien las divisiones, necesitamos hablarnos con respeto e integrarnos y estar a la altura del momento histórico que estamos viviendo”.

El coordinador de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados advirtió que si el Tribunal Electoral posponía el proceso estaba “en juego su credibilidad”, lo cual era delicado porque será el árbitro en las elecciones de 2021. Delgado consideró que “sembraría dudas”, pues ellos mismos pidieron al INE realizar el proceso de encuesta y la semana pasada ratificaron la convocatoria.

Respecto a la secretaría general, la Senadora Citlalli Hernández (11.3 por ciento) y Claudia Macías Leal (10.6 por ciento) lideraron en reconocimiento entre los encuestados; así como Carlos Montes de Oca (16.4 por ciento) y Emilio Ulloa (15.1 por ciento). El líder del movimiento #YoSoy132, Antonio Attolini, quien se ubicó en el doceavo lugar, declinó a favor de la legisladora Hernández, a quien ha señalado como compañera de lucha.

Del viernes 2 al jueves 8 de octubre se programó el procesamiento de encuesta abierta y aleatoria entre los militantes y simpatizantes. Finalmente la Comisión de Prerrogativas y Partidos Políticos adelantó los resultados este viernes. El ejercicio demoscópico, sujeto a auditoría, fue construido de la mano de expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y las empresas Covarrubias y Asociados, Parametría, BGC, Ulises Beltrán y Asociados, quienes aplicaron mil 500 cuestionarios para presidencia y otros mil 500 para la secretaría general.

Sobre este último punto, el primer presidente de Morena, Martí Batres, destacó que entre 2015 y 2018 el partido realizó sus propias encuestas para elegir candidatos a elecciones locales, porque las empresas encuestadores forman parte de un mercado “sensible a las necesidades políticas de sus contrincantes”. Para ello el partido cuenta con un Comité de Encuestas, integrado por Ivonne Cisneros Luján, quien también ha criticado que la máxima instancia encargada de impartir justicia en materia electoral “violó” los estatutos de Morena al participar en la renovación de la dirigencia del partido.