¿Por qué en México los ciudadanos no podemos ser aún contrapeso al sistema de partidos? Juan Carlos Monedero, fundador de Podemos en España, afirma que a la sociedad en México le hace falta pasar de la indignación a una nueva lógica que aglutine el descontento y que busque soluciones desde dentro de la política y rompa la inercia del sistema.

Juan-Monedero3

Juan Carlos Monedero afirma que los cambios en México no llegan porque la sociedad lucha alejada de la política. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Ciudad de México, 10 de noviembre (Sin Embargo).– En México se observan muchas  y numerosas manifestaciones que demuestran el hartazgo y la indignación de la sociedad. Sin embargo, esas protestas no han fructificado para mejorar la calidad de vida porque a la ciudadanía no termina de impugnar al sistema en su conjunto y le falta encajar todas las piezas sueltas que le permitan avanzar en construir una nueva lógica de política y de gobierno, dijo Juan Carlos Monedero, uno de los fundadores del movimiento Podemos en España.

Podemos es un partido político español fundado en enero de 2014 por el propio Monedero y otros intelectuales y ciudadanos, y cuyo secretario general es actualmente Pablo Iglesias Turrión. Cuatro meses después de su formación participó en las elecciones europeas de 2014, logrando cinco escaños (de 54) con el 7.98 por ciento de los votos, lo que lo convirtió en el cuarto partido más votado de España. En los primeros 20 días que permitió la inscripción, reunió más de 100 mil miembros, y pasó a ser el tercer partido en número de afiliados; en octubre ostentaba ya el segundo lugar, con más de 200 mil.

De visita en la Ciudad de México para impartir el “Curso urgente de política para gente decente”, SinEmbargo cuestionó al académico sobre por qué no ha sido posible que la ciudadanía genere sus propios mecanismos de representación en México, independientes de los partidos políticos tradicionales.

Juan Carlos Monedero, uno de los fundadores del partido político-ciudadano que surgió en España a partir de las protestas sociales del “15-M”, también conocido Los Indignados, respondió que a México le hace falta un movimiento aglutinador de todos los movimientos y protestas sociales que se han generado en los últimos años y que logre romper, desde dentro de la política, los grandes males del sistema.

Juan Carlos Monedero reconoció que los movimientos sociales no han prosperado porque todos los esfuerzos de cambio se han buscado en un ámbito alejado de la política.

En otras palabras, “los mexicanos están tan hastiados de la política que dejan la política, que es el área natural para hacer los cambios al interior de los países, a los políticos tradicionales”.

En México han surgido grupos de protesta social como el Movimiento por La Paz con Justicia y Dignidad, encabezado por el poeta Javier Sicilia Zardain en 2011, como respuesta a la guerra contra el crimen organizado del ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa; o el movimiento estudiantil #YoSoy132, generado espontáneamente en la Universidad Iberoamericana durante el proceso electoral presidencial del 2012 y en rechazo al candidato priista Enrique Peña Nieto.

Más recientemente, el país y el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto se han sacudido con el movimiento por los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa desaparecidos el pasado 26 de septiembre de 2014, presuntamente por policías municipales de Iguala, Guerrero.

Sin embargo, coincidió con especialistas consultados por este diario digital en que estos movimientos han surgido y desaparecido sin generar condiciones para el verdadero despertar de la ciudadanía mexicana.

“En México no terminan de impugnar el conjunto del sistema. Son manifestaciones que van debilitando la excusa del sistema, van haciendo cada vez menos creíble la sonrisa falsa del sistema, son manifestaciones que incluso te parten el corazón como la de los 43 normalistas desparecidos, pero todavía creo que falta que encajen todas estas piezas y construyan una nueva lógica”, expresó.

¿ES POSIBLE UN PODEMOS A LA MEXICANA?

Juan Foto: Francisco Cañedo

Juan Carlos Monedero, uno de los fundadores de Podemos en España, dice que los mexicanos debe recurrir a la indignación para lograr un cambio desde la política. Foto: Francisco Cañedo

Podemos, es el partido político fundado apenas en enero de 2014 y que se dice heredero de las reivindicaciones de las protestas de los Indignados en España en medio de la crisis económica, rompió el tradicional bipartidismo español y reclamó su lugar en la historia al desplazar a los anquilosados Partido Popular (PP) y Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

SinEmbargo cuestionó al académico sobre qué falta a los mexicanos para replicar el modelo de Podemos a México

“No os preocupeis sobre si es posible un Podemos en México. Preocupaos sobre cómo es posible un 15-M, porque la indignación existe en todos los lugares del mundo donde el neoliberalismo se abre paso”, destacó Monedero.

El profesor titular de Ciencia Política de la Universidad Complutense de Madrid, España, sostuvo que México no debe intentar imitar el modelo de Podemos, sino crear un propio movimiento con los insumos propios.

“Se equivocaría México si buscase algo similar a lo que hemos hecho nosotros [en España] porque eso te limita las posibilidades y no lo necesitas. Las preguntas van a ser las mismas: ¿Por qué no me representas? ¿Por qué me limitas? ¿Por qué me excluyes? Pero la respuesta no tiene que ser la misma y por lo tanto querer imitar otro modelo te frena a opciones que ni siquiera sabes”, afirmó.

Reitero que más que intentar imitar la suerte de Podemos, México puede utilizar las preguntas que los españoles se hicieron en el movimiento de Los Indignados para generar buscar las respuestas propias en el contexto nacional.

Y LA DEMOCRACIA PARTICIPATIVA, ¿CUÁNDO?

El académico español celebró que la gente salga a manifestarse en México porque, dijo, es mentira el discurso conservador de que “la protesta no deja nada”. Por el contrario, agregó, “cada marcha, por pequeña que sea, va construyendo un movimiento” que podría desembocar en un cambio generalizado.

Sin embargo, expuso, la ciudadanía debe estar atenta para aprovechar esa oportunidad que puede surgir en cualquier momento, en cualquier manifestación, mañana o dentro de un par de años.

“Es muy importante que haya conciencia, porque en cualquier momento se puede fragmentar el hielo y es esencial que haya gente dispuesta a entender que el hielo se ha fragmentado y por eso cualquier tipo de trabajo, por pequeño que parezca, es muy relevante porque va operando en el ámbito de las conciencias que es donde verdaderamente hay que buscar la respuesta”, explicó.

Pero, destacó, para convertirse en un factor que permita repensar el modelo de sociedad que quiere para el futuro, se requiere pasar del hartazgo a la acción y la participación civil en la construcción de una nueva lógica de política.

Respecto a la pregunta de ¿cuánto le falta a México para ser una democracia participativa? El español dijo que ese tipo de cuestionamientos son los que aprovecha el sistema colonizador para enumerar las etapas del crecimiento económico.

“En ese sentido, a México le pueden faltar cinco minutos o cinco años o haber perdido el tren. Una der las ventajas o desventajas es que sabemos que el futuro no está escrito y por eso nos devuelve la absoluta responsabilidad”, dijo.

Podemos, el partido político fundado apenas en enero de 2014 y que se dice heredero de las reivindicaciones de las protestas de Los Indignados en España en medio de la crisis económica, utilizó un discurso político que reivindicaba las emociones.

Así ganó adeptos, al salirse de ese discurso anquilosado de los partidos tradicionales pero buscando insertarse en la política, atrajo el descontento social, y logró transformarlo en acción participativa de los propios ciudadanos.

De esta forma Podemos se convirtió en la prueba de que es posible romper el bipartidismo en España, pero más importante, en que se puede resquebrajar el modelo neoliberal que siembra inequidad y miedo entre la ciudadanía.

CANDIDATOS INDEPENDIENTES NO SON GARANTÍA

Juan Carlos Monedero explicó que los candidatos independientes que tuvieron su inicio en México en el pasado proceso electoral federal son una expresión del agotamiento del modelo político.

Sin embargo, reconoció que esta figura tampoco es garantía de cambio, ya que en algún momento terminan siendo parte de la fragmentación de los movimientos sociales, en lugar de luchar por su unificación contra el sistema convencional.

“Los candidatos independientes son una expresión del agotamiento del modelo político, pero tampoco son garantía, porque tengo la sensación de que sigue habiendo un problema en México que no es menor al problema que hay en Europa que es la fragmentación de las fuerzas políticas y sociales que están peleando por cambiar la situación”, sostuvo.

Sin embargo tampoco despreció la figura del “candidato independiente”, aunque dijo se debe vigilar que esos candidatos no provengan de los propios partidos políticos, porque estarían viciados de origen.

Por el contrario se deben tener candidatos salgan verdaderamente de las “grietas” del sistema, que entiendan a la ciudadanía, se acerquen legítimamente a ella y

“Los candidatos de cambio tienen que venir de las grietas, aunque antes estuvieran en el muro, tiene que venir de las grietas y no tienen que preocuparse porque las grietas marcan la tendencia, y por tanto marcan el camino hacia dónde se debe ir”.

MORENA ESTÁ EN EL FILO DE MOVIMIENTOS QUE DECEPCIONAN

Respecto a la lucha de los partidos políticos el profesor titular de Ciencia Política de la Universidad Complutense de Madrid, el politólogo señaló que los ciudadanos no pueden esperar demasiado de la política de partidos, porque por su propia naturaleza la política no va a cambiar porque representa la conveniencia del sistema.

Por lo que recomendó a la ciudadanía generar las herramientas para que la política de partidos decepcione lo justo.

Mientras que la izquierda, señaló Juan Carlos Monedero, debe repensar su papel en la sociedad y debe alejarse del mismo sistema, a fin de acercarse y ser reflejo de la sociedad, lo cual nunca logrará en su papel de partido político.

En este sentido, refirió que el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) de Andrés Manuel López Obrador debe entender que ahora que es partido político no debe dejar de lado su carácter de movimiento social que le generó simpatías durante varios años, porque entonces se convertirá en un partido político más de lo mismo.

“Morena está situado en la misma tesitura que cualquier movimiento, decepciona, porque la política de partidos, por definición, decepciona”, aseguró Juan Carlos Monedero.

“No olvides de casi por definición vas a dejar de reunirte con la gente y te vas a reunir con los alcaldes, vas a dejar de ver a los ciudadanos y te vas a reunir con los medios, no vas a reunirte con los trabajadores y te vas a reunir con los representantes sindicales y al final no vas a ver a la gente”, apuntó.

En América Latina, la izquierda también tiene que repensar su propia situación, a fin de que se convierta en un reflejo de la juventud y de la ciudadanías, porque todavía existe, y es muy alto, el riesgo de que la derecha revierta todos los logros sociales alcanzados.

“Aunque estabas sacando a gente de la pobreza tu no estabas construyendo ciudadanía crítica, lo que estabas construyendo es propietarios que terminan botando a sus propios verdugos, como ocurrió en Europa con el Partido Laborista inglés”, sostuvo.