López Obrador dijo hace unos días que su Gobierno esperará a que EU termine los procesos legales para “reconocer como se debe” a Donald Trump o a Joe Biden en la Presidencia del país del norte.

Ciudad de México, 10 de noviembre (SinEmbargo).– El Gobierno de México justificó que no felicitar a Joe Biden se debe a un principio de política exterior consagrado en la Constitución, pero una vez que la autoridad de Estados Unidos resuelva la decisión final del ganador de la elección, el Presidente Andrés Manuel López Obrador estará listo para trabajar con el futuro gobierno, precisó Martha Bárcena, Embajadora de México en ese país.

“La posición del Gobierno de México de esperar para felicitar al ganador de las elecciones presidenciales de 2020 en Estaos Unidos está basada en los principios de política exterior consagrados en nuestra Constitución, particularmente el principio de no intervención, así como en nuestra historia”, explicó la Embajadora en un comunicado.

De acuerdo con el posicionamiento del Gobierno de México, “la política exterior es producto de la experiencia histórica que nos llevó a otorgar un valor central al cumplimiento de los principios de derecho internacional, entre ellos el de no intervención. En este contexto mantenemos el mayor respeto a las instituciones, leyes y procedimientos de cada país respecto a sus asuntos internos”.

La Embajada de México en Estados Unidos señaló también que el país considera que “emitir opiniones comentarios o posiciones respecto a procesos internos puede ser considerado como intervencionista”.

“México pone en pausa su decisión de felicitar al ganador de una elección hasta que todos los asuntos legales sean resueltos y uno de ls candidatos sea certificado como el ganador oficial por las autoridades electorales correspondientes”, dice el comunicado.

México se dijo dispuesto a colaborar con el nuevo Gobierno de Estados Unidos, independientemente de quien resulte ganador, pues el Presidente Andrés Manuel López Obrador “está convencido de que la relación bilateral” entre ambos países “será tan fructífera y productiva”.

“México está listo para trabajar con el futuro Gobierno de Estados Unidos de manera constructiva, con base en los lazos de amistad y buena vecindad que unen a nuestros dos países”, destaca el texto.

Martha Bárcena y el Presidente López Obrador. Foto: Galo Cañas, Cuartoscuro.

El pasado 7 de noviembre, en su conferencia diaria, el Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo esta tarde que esperará a que se terminen de resolver todos los asuntos legales en Estados Unidos sobre las elecciones para no ser “imprudentes” y no repetir lo que ocurrió en México durante los comicios de 2006, cuando, recordó, gobiernos como el de España reconocieron a Felipe Calderón como el ganador a la Presidencia antes de terminar el conteo de votos.

“No puedo decir, felicito a un candidato, felicito al otro, porque quiero esperar a que termine el proceso electoral, nosotros padecimos mucho de las cargadas, de cuando nos robaron una de las veces la Presidencia y todavía no se terminaban de contar los votos y algunos gobiernos extranjeros estaban reconociendo a los que se declararon ganadores. Eso fue lo que pasó en el 2006, todavía no había un computo legal y el Presidente de España, [José Luis Rodríguez Zapatero] Zapatero, ya estaba felicitando a [Felipe Calderón Hinojosa] Calderón, una imprudencia”, expuso esta tarde desde Villahermosa, Tabasco.

“No queremos ser imprudentes, no queremos actuar a la ligera y ser respetuosos de la determinación de los pueblos”, agregó.

El Presidente aclaró que mantiene una “muy buena relación” con los dos candidatos estadounidenses. “El Presidente Trump ha sido muy respetuoso con nosotros y hemos logrado muy buenos acuerdos “, dijo, también recordó que con Joe Biden tuvo contacto años atrás.

“Con el candidato Biden lo mismo, lo conozco desde hace 10 años, nos entrevistamos, le presenté una carta dándole a conocer el por qué de nuestro movimiento, de nuestra lucha, hablamos sobre la política migratoria, de modo que no hay malas relaciones”, añadió.

Biden, Presidente electo de EU. Foto: Carolyn Kaster, AP.

“Terminan sus procesos, se resuelve quiénn triunfó y en ese momento nosotros damos a conocer nuestro reconocimiento. No tenemos pleito con ninguno de los dos candidatos, en un asunto de urbanidad o decencia, o prudencia política para esperarnos y en su momento hacer un pronunciamiento sobre este asunto”, expuso durante una conferencia de prensa.

El candidato demócrata Joe Biden se convirtió este sábado en el Presidente electo de EU después de haber conquistado el estado clave de Pensilvania, indicaron las proyecciones de las cadenas CNN, CBS y NBC.

Biden, el candidato presidencial que más votos ha ganado en la historia de Estados Unidos, superó la cifra mágica de 270 compromisarios que necesitaba en el Colegio Electoral tras confirmarse que ganará en Pensilvania.

Su compañera de fórmula, Kamala Harris, hizo también historia al convertirse en la primera mujer elegida jamás como vicepresidenta de Estados Unidos. Ambos asumirán el cargo en la Casa Blanca el 20 de enero.

La proyección llegó después de casi cuatro días de agónica espera en Estados Unidos, mientras los estados contaban el récord de papeletas enviadas por correo en las elecciones con más participación de la historia del país.

Las principales cadenas de televisión hicieron la proyección poco antes de las 11:30 de la costa este (16:30 GMT), cuando Biden amplió su ventaja en Pensilvania a más de 30 mil votos sobre el Presidente estadounidense, Donald Trump.

LAS POlÉMICAS DE AMLO

El Presidente mexicano, que se declara izquierdista, es de los pocos mandatarios de América que no han reconocido oficialmente la victoria de Biden y ha preferido esperar a que se aclaren las acusaciones de fraude que ha lanzado el Presidente saliente, Donald Trump, sin pruebas.

“No tenemos ninguna diferencia con el candidato del Partido Demócrata”, aclaró este lunes López Obrador, quien pidió “prudencia” antes de reconocer a un vencedor, aunque Biden ya ha ganado suficientes votos electorales para ser investido presidente.

Para algunos analistas esto deja a México en una posición alineada con Rusia y débil ante el futuro Gobierno de Biden, mientras que para otros es una decisión acertada dado que Trump será Presidente hasta el 20 de enero y conviene mantener una buena relación ante sus impredecibles amenazas.

Otro caso se dio a solo dos meses de haber asumido el poder, cuando no reconoció la autoproclamación del opositor venezolano Juan Guaidó como presidente encargado del país.

López Obrador, que mantuvo el reconocimiento de Nicolás Maduro como Presidente venezolano, pidió entonces al Gobierno y a la oposición de Venezuela que se sentaran a “dialogar y a buscar una solución pacífica”.

Por contra, México jugó un papel destacado en la crisis de Bolivia del año pasado, cuando el presidente Evo Morales huyó del país forzado por los militares tras una muy cuestionada denuncia de fraude electoral lanzada por la Organización de Estados Americanos (OEA).

El Gobierno mexicano, que lo consideró un “golpe de estado”, asiló el 19 de noviembre a Morales en su país tras un largo periplo en avión y refugió en la Embajada mexicana de La Paz a varios ministros bolivianos.

“Me siento muy orgulloso de encabezar un Gobierno en donde se garantiza el derecho de asilo. Es un timbre de orgullo para la política exterior de México”, dijo López Obrador.

Pero lo que más ha definido la política exterior de López Obrador ha sido su casi total desinterés por viajar al exterior, una responsabilidad que ha cedido a su Canciller, Marcelo Ebrard.

López Obrador, quien asumió el poder en 2018 con la promesa de erradicar la corrupción y la desigualdad, sostiene que es mucho el trabajo por hacer en México: “La mejor política exterior es la interior”, expresa como un eslogan.

El Presidente, que rechazó acudir en 2019 a la cumbre del G20 en Osaka y a la Asamblea General de la ONU, se ha limitado a recibir a algunos mandatarios en su despacho y no participó en foros internacionales hasta que comenzaron a celebrarse de forma virtual por la pandemia de covid-19.

Solo una vez ha salido de México y fue en julio pasado para reunirse con Trump en la Casa Blanca, donde ambos celebraron la puesta en marcha del nuevo acuerdo comercial T-MEC y escenificaron una amistad que explica la actual postura de México ante las elecciones de Estados Unidos.

-Con información de EFE.