Después de las cenas de Navidad, Año Nuevo y Rosca de Reyes muchas personas resultan con una saturación calórica e incluso lipídica y glucémica, por lo que te compartimos cinco consejos entre ellos hidratarse y decirle adiós a las harinas que Fiorella Espinosa, investigadora de salud alimentaria en El Poder Del Consumidor, dejó para los lectores de Mundano.

Ciudad de México, 11 de enero (SinEmbargo).- Las posadas, comidas con compañeros de oficina o con amigos, fiestas navideñas, de fin de año y la rosca de reyes ofrecen momentos para reencontrarse con la familia, seres queridos y deliciosos platillos pero también llevan a un abuso gastronómico en el que las porciones (sobre todo en las cenas) exceden las cantidades recomendadas y justo en estas fechas cuando parece todo haber terminado es cuando la mayoría se pregunta: ¿Cómo regresar a los hábitos de alimentación sana?

Sin duda alguna, muchas personas resultan con una saturación calórica e incluso lipídica y glucémica, a la que se suma la cantidad de alcohol ingerido. Así que tanto el hígado como la vesícula biliar y el páncreas son las víctimas de tanto pavo, marisco, canelones, romeritos, rosca o lo que sea que escojamos en la variada tradición gastronómica del mes con el que se cierra el año.

Después de comer en grandes cantidades los sistemas intestinal y metabólico se alteran y forzan lo que provoca estrés por el sueño inquieto y de mala calidad, en algunas ocasiones hasta la sensación empacho que para algunas empieza desde el 24 de diciembre y remata con el inicio de año nuevo.

Fiorella Espinosa, investigadora de salud alimentaria en El Poder Del Consumidor, compartió con Mundano cinco consejos para retomar los hábitos de alimentación sana después de las fiestas decembrinas:

HIDRATARSE CON AGUA SIMPLE

Dile adiós a los refrescos y jugos embotellados, ten siempre agua simple a la mano. Si quieres un toque de sabor, puedes preparar infusiones de hierbas aromáticas y/o frutas sin azúcar, ayúdale a tu paladar a re-aprender a saborear lo natural.

Lo mejor es olvidares de los refrescos y consumir agua. Foto: María José Martínez, Cuartoscuro

HAZ TUS COMPRAS PARA LLENAR MENOS LA ALACENA Y MÁS EL REFRIGERADOR

En la primera guardamos en su mayoría productos (muchos de ellos chatarra), en el segundo, más bien comida de verdad. En la alacena guarda alimentos básicos como arroz, avena, tostadas, frijoles, lentejas, garbanzos, cacahuates, pepitas, etc. Complementa estos con una diversidad de alimentos frescos y poco procesados como verduras, frutas, aguacate, papa, tortilla de maíz, quesos, yogurt, carnes y salsas caseras.

En la alacena guarda alimentos básicos como arroz y frijol. Foto: Victoria Valtierra, Cuartoscuro

DILE ADIÓS A LAS HARINAS Y AL AZÚCAR BLANCA

Al menos lo más que te sea posible. Si puedes elegir entre tortilla de maíz y de harina, prefiere la de maíz; entre pan integral y pan blanco, elige el integral; entre pasta para sopa integral y regular, elige la primera. Utiliza avena en lugar de cereales de caja, agrega amaranto y semillas o nueces, con fruta dulce. Si no puedes tomar café o té sin azúcar, ve disminuyendo la cantidad hasta que tus papilas gustativas se adapten a poca o nada de azúcar. ¡Sí pasa!

Elige la tortilla de maíz en lugar de la de harina. Foto: Misael Valtierra, Cuartoscuro

EMPIEZA EL DÍA CON FRUTA

De preferencia entera, no en jugo, y varía los colores día con día. Por ejemplo las manzanas y ciruelas aportan fibra, mientras que el plátano brinda energía.

Se recomienda incluir fruta en el desayuno de preferencia entera. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro

SIEMPRE INCLUYE VERDURAS EN TU COMIDA FUERTE

De preferencia cruda y de diversos colores por lo que las ensaladas se vuelven una muy buena opción para incluirlos. Pero no comas solo ensalada, complementa con un buen guisado y un par de tortillas si tienes la oportunidad.

Es importante comer verduras para llevar una alimentación saludable. Foto: EFE

Uno de los consejos es eliminar el alcohol de la dieta diaria y en su lugar beber mucha agua o té en las comidas. El azúcar ocupa un papel clave debido a todos los dulces y postres que se disfrutan en las cenas por lo que el páncreas se vea forzado a fabricar insulina en grandes cantidades para poder capturar la glucosa que ha entrado en exceso en el organismo, ante esto es importante dejar de lado las bebidas azucaradas y la masa de pasta con la que se preparan los hojaldres. Es momento de bajar el nivel de glucosa en sangre y dejar de comer mazapanes, pasteles o cualquier otro dulce que encontremos en la cocina.

Y aunque parezca trillado hacer ejercicio moderado, como salir a caminar, ayuda a quemar calorías y sentirse bien.

Es de suma importancia recordar que no hay dietas milagro, en caso de querer seguir un régimen estricto de alimentación lo mejor es acudir con un especialista que después de analizar el peso y masa corporal creará un plan de alimentación especifico para las necesidades de cada persona.

-Con información de ElDiario.es