El gato es como el deseo, posesivo y tenaz, pero también fugaz e independiente.