Los investigadores recabaron estos datos de un estudio que abarcó a más de mil 200 mujeres de entre 18 y 40 años que habían sufrido unos o dos abortos espontáneos y participaron durante seis ciclos mensuales de la pesquisa mientras intentaban quedar embarazadas o durante el embarazo.

Washington, 11 de enero (EFE).- Las mujeres que consumen mariguana pueden llegar a tener más dificultades para concebir que las no consumidoras, según un estudio de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por su sigla en inglés) difundido este lunes.

La investigación, publicada en la revista científica Human Reproduction, no analizó el consumo de la mariguana entre las parejas de las mujeres, que podría haber influido en las tasas de concepción, agregaron los NIH en un comunicado.

Las mujeres que dijeron haber consumido productos como mariguana o hachís en las semanas previas al embarazo o cuyas pruebas de orina fueron positivas a cannabis tenían un 40 por ciento menos probabilidades de concebir en cada ciclo mensual que las no consumidoras.

Mientras que, en cada ciclo mensual, las mujeres que consumieron al mismo tiempo que intentaban concebir tuvieron un 41 por ciento menos de probabilidades que las que no estuvieron en contacto con el cannabis.

La diferencia fue mayor cuando se analizó el porcentaje de las que quedaron embarazadas: apenas un 42 por ciento de las que dijeron haber consumido cannabis pudo concebir frente a un 66 por ciento de las mujeres no consumidoras.

“Las consumidoras de cannabis también tenían diferencias en las hormonas reproductivas implicadas en la ovulación. Estas diferencias podrían haber influido potencialmente en su probabilidad de concepción”, indicó la nota.

Los investigadores recabaron estos datos de un estudio que abarcó a más de mil mujeres. Foto: EFE

Los autores apuntaron además que estudios en animales revelaron que el uso del cannabis podría alterar el revestimiento del útero.

Los investigadores recabaron estos datos de un estudio que abarcó a más de mil 200 mujeres de entre 18 y 40 años que habían sufrido unos o dos abortos espontáneos y participaron durante seis ciclos mensuales de la pesquisa mientras intentaban quedar embarazadas o durante el embarazo.

Un total de 62 mujeres, equivalente a un 5 por ciento del total de las participantes, tuvo una prueba de orina positiva o dijo haber consumido cannabis antes de la concepción.

De allí que los investigadores admitieron que el número observado fue pequeño y recomendaron tener cuidado con el consumo del cannabis mientras se disponga de evidencia definitiva.