Ford suspenderá inmediatamente la producción en sus fábricas debido a que “la pandemia de COVID-19 está amplificando la persistente capacidad inactiva de la industria y la lentitud en las ventas.

SAO PAULO, 11 enero (AP).- Ford Motor Co. anunció el lunes que cerrará tres plantas en Brasil y dejará de producir automóviles en el país sudamericano, donde ha operado desde 1919.

La compañía suspenderá inmediatamente la producción en sus fábricas debido a que “la pandemia de COVID-19 está amplificando la persistente capacidad inactiva de la industria y la lentitud en las ventas que han derivado en años de pérdidas significativas”, indicó en un comunicado.

Los sindicatos de dos unidades que cerrarán señalaron que aproximadamente 4 mil 800 trabajadores entre ambas resultarán afectados.

La automotriz informó también que conservará sus oficinas para Sudamérica, su centro de desarrollo de productos y su pista de pruebas en Brasil.

“Con más de un siglo en Sudamérica y Brasil, sabemos que estas son acciones muy difíciles, pero necesarias, para crear un negocio saludable y sostenible”, dijo Jim Farley, presidente y director general de Ford. “Estamos pasando a un modelo de negocios eficiente y con pocos activos al cesar la producción en Brasil y atender a los clientes con algunos de los mejores y más apasionantes vehículos en nuestra cartera global”.

La decisión de Ford es otro golpe para Brasil, cuya economía ha sufrido desde 2014, hundiéndose más en medio de la pandemia. La tasa de desempleo en el país está acercándose al 15 por ciento, una cifra que los economistas consideran está muy por debajo de la real.

Ford indicó también que los clientes en Brasil recibirán automóviles provenientes de Argentina, Uruguay y otras regiones.

La decisión de la compañía generó agitación política en Brasil. Rodrigo Maia, presidente de la cámara baja en el país, dijo en Twitter que los cierres son “un indicio de la falta de credibilidad del Gobierno brasileño”.

Por su parte, Fabio Wajngarten, secretario de comunicaciones del presidente Jair Bolsonaro, afirmó en la misma red social que la decisión de Ford “no tiene nada que ver con la situación política, económica y legal de Brasil”.

“Quien diga lo contrario está mintiendo y quiere llamar la atención”, manifestó.

Según la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles de Brasil, Ford concluyó 2020 como la quinta compañía con más ventas en el sector, con una participación en el mercado de 7 por ciento.