Christine Lagarde afirmó que Europa corre el riesgo de vivir una crisis económica similar a la de 2008 si los líderes de los países no actúan con urgencia y de forma coordinada frente a la crisis del COVID-19.

Europa, 11 de marzo (EFE/Europa Press).- En respuesta a la pandemia de COVID-19, Canadá anunció medidas económicas por mil millones de dólares canadienses; Reino Unido un estímulo de 30 mil millones de libras y rebajó los tipos de interés al mínimo histórico del 0.25 por ciento; Alemania anunció una partida extraordinaria de hasta mil millones de euros; e Italia limita movimientos en todo el país y estudia pedir más desvío déficit.

La Comisión Europea (CE) advirtió que las consecuencias económicas del coronavirus serán “muy graves” y anunció que esta semana concretará sus propuestas para flexibilizar las normas fiscales y de ayudas de Estado, así como para usar fondos estructurales para paliar la crisis.

“Las consecuencias económicas del coronavirus serán muy graves. En la Unión Europea (UE) debe hacerse todo lo necesario y posible. Si no ahora, ¿cuándo?”, escribió el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, en su perfil de la red social Twitter.

Durante una videoconferencia este martes en la que participaron los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, ya pidió a los mandatarios no ser complacientes ante la epidemia del coronavirus, indicaron a Efe fuentes comunitarias.

Lagarde afirmó además que Europa corre el riesgo de vivir una crisis económica similar a la de 2008 si los líderes de los países no actúan con urgencia y de forma coordinada frente a la crisis del COVID-19, según publica hoy la agencia Bloomberg. Añadió que, sin embargo, con la respuesta adecuada el impacto será temporal y recordó que el BCE tomará medidas a partir de este mismo jueves, de acuerdo con este medio.

La CE anunció que pondrá en marcha una iniciativa con la que pretende movilizar hasta 25 mil millones de euros en inversiones para ayudar a cubrir las necesidades de los sistemas sanitarios, apoyar a las pymes y los sectores más afectados -hasta ahora el turismo y el transporte- y al mercado laboral.

ALEMANIA

La canciller alemana, Angela Merkel, aludió este miércoles a que los expertos consideran que entre el 60 y el 70 por ciento de la población podría contagiarse del nuevo coronavirus. Mostró este miércoles su disposición a flexibilizar el respeto del principio de “déficit cero” para poder atajar la “extraordinaria situación” de la epidemia de coronavirus, no saturar el sistema sanitario y mantener en la medida de lo posible la actividad económica.

Merkel realizó estas declaraciones sobre la disciplina presupuestaria en su país en su primera comparecencia monotemática sobre la epidemia del nuevo coronavirus. Alemania es el séptimo país más afectado del mundo, con unos 1.300 infectados y tres muertes ligadas al COVID-19.

“Haremos lo necesario para superar esta situación”, indicó la canciller, que agregó: “y luego veremos qué significa esto para nuestro presupuesto”.

La canciller indicó que la Comisión de Presupuestos del Bundestag (cámara baja) va a aprobar una partida extraordinaria de hasta mil millones de euros para las contingencias derivadas de la epidemia de coronavirus. Explicó además que el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la Unión Europea contiene cierta “flexibilidad” para situaciones “extraordinarias” como la actual y que también el freno al endeudamiento incluido en la Constitución alemana prevé excepciones.

Las situaciones extraordinarias, indicó, se confrontan con “medios extraordinarios”. Merkel agregó asimismo, que “por fortuna”, Alemania disfruta de una salud fiscal “robusta” y puede afrontar mejor esta crisis.

La Canciller alemana, Angela Merkel. Foto: EFE, EPA, OMER MESSINGER.

Merkel apuntó que la población no está inmunizada contra este nuevo coronavirus, para el que aún “no hay terapia ni hay vacuna”, con lo que el virus se acabará extendiendo de forma generalizada. Siguiendo la lógica de los expertos, a los que pidió escuchar, lo esencial en la actualidad es tratar de ralentizar el avance de la enfermedad, para no saturar el sistema sanitario y “ganar tiempo” para el desarrollo de medios terapéuticos contra el COVID-19.

Así se ayuda asimismo a minimizar el número de infectados, especialmente entre los grupos vulnerables, las personas de mayor edad y quienes tienen patologías previas. Por eso pidió a la ciudadanía “solidaridad” y sentido común”, así como “priorizar” en la actividad diaria, renunciando por ejemplo a acudir a actos deportivos o conciertos. A nivel europeo abogó por acordar “estrechamente” las medidas y evitar las actuaciones en solitario o cerrar fronteras.

ITALIA

El Gobierno italiano ha extendido las medidas de aislamiento del norte del país a toda la península para intentar contener el coronavirus, que ya ha dejado 463 muertos, y estudia pedir a Bruselas que le conceda mayor margen de desviación del déficit, que se suma a la ya solicitada, porque el impacto económico será muy significativo.

Las escuelas y universidades seguirán cerradas hasta el 3 de abril, se suspenden todos los eventos deportivos y se prohíben las concentraciones públicas. Son algunas de las medidas incluidas en el decreto que se publicará esta noche en el Boletín oficial del Estado y que entrarán en vigor mañana.

El documento hace extensibles a todo el territorio nacional las acciones incluidas en el decreto firmado el pasado 8 de marzo y que iban dirigidas a la región de Lombardía y 14 provincias del norte del país, área en la que viven 16 millones de personas.

“No habrá una zona roja, una zona restringida del país y otra no. Italia estará protegida en su conjunto. Se trata de evitar los movimientos en toda la península, con excepción de casos de necesidad, por motivos laborales o de salud”, anunció el primer ministro italiano, Giuseppe Conte en una rueda de prensa celebrada en la Jefatura del Gobierno, en Roma.

El Ejecutivo se ha visto obligado a tomar estas decisiones después de que los contagios por coronavirus sigan incrementándose en Italia.

Según el último balance oficial, el virus ha causado ya 463 muertos y hay casi 8 mil personas contagiadas actualmente.

El COVID-19 afecta fundamentalmente a todo el país, pero sobre todo a las regiones de Lombardía, Véneto y Emilia Romaña, que juntas suponen el 40 por ciento del producto interior bruto (PIB).

El impacto económico que este coronavirus tendrá en estas regiones y en el resto de la economía italiana será muy significativo y por eso el Gobierno estudia pedir a la CE que le conceda mayor margen para incrementar su déficit previsto para 2020, después de haber solicitado ya una desviación del gasto público de 6 mil 350 millones de euros netos, equivalente al 0.3 por ciento del PIB. Esta solicitud ya incrementa el déficit para 2020 del 2.2 previsto en septiembre al 2.5 por ciento.

“Hemos pedido ya cierta flexibilidad, estamos estudiando realizar una nueva solicitud con unos márgenes mayores”, anunció Conte, sin decir de qué márgenes estaría hablando su Ejecutivo. “Solo lograremos contener el virus si todos colaboramos y nos adaptamos a estas medidas”, indicó.

CANADÁ

Canadá anunció  una serie de medidas económicas valoradas en unos 750 millones de dólares. El Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau, informó de las medidas en una rueda de prensa en Ottawa acompañado por los ministros de Finanzas, Bill Morneau, y Sanidad, Patty Hadju, así como por la directora médica de Canadá, la doctora Theresa Tam.

Trudeau también anunció que el Gobierno canadiense proporcionará de forma inmediata el seguro de desempleo a las personas que dejen de trabajar como resultado del brote epidémico, en vez de esperar una semana para realizar los pagos como es habitual.

“Quiero ser claro. Nadie debería estar preocupado por su puesto de trabajo si tiene que estar en cuarentena. Ninguna empresa debería tener que despedir a un trabajador por el virus. Podemos ayudar y lo haremos”, afirmó Trudeau.

Entre los fondos anunciados hoy por Trudeau se incluyen 275 millones de dólares canadienses para investigación médica y el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus.

El martes Canadá registró la primera muerte a consecuencia de COVID-19, un hombre de unos 80 años que vivía en una residencia de ancianos en el oeste del país, una de las regiones que acumulan más casos del coronavirus. Canadá sigue con un número relativamente bajo de casos, alrededor de 80, pero las autoridades canadienses prevén que las personas infectadas aumenten en las próximas semanas.

El Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau. Foto: EFE, Archivo.

REINO UNIDO

El Gobierno del Reino Unido anunció un plan de estímulo de casi 35 mil millones de euros en el primer presupuesto del Estado después del Brexit. Rebajó la previsión de crecimiento económico para 2020 del 1.4 al 1.1 por ciento y el Banco de Inglaterra anunció también hoy una rebaja de los tipos de interés del 0.75 hasta el mínimo histórico del 0.25 por ciento.

El ministro de Economía, Rishi Sunak, dijo que es “la mayor respuesta económica del mundo” para respaldar a los hogares y las empresas frente a una posible crisis de liquidez, demanda y suministro.

Estas iniciativas incluyen 7 mil millones de libras para facilitar el crédito y las subvenciones a los negocios y los ciudadanos, y 6 mil millones de libras en recursos como enfermeras o equipamiento para el servicio nacional de salud (NHS, acrónimo en inglés).

Entre otras cosas, el Gobierno asumirá parte del coste de las bajas médicas de las empresas con menos de 250 empleados, agilizará la tramitación de ayudas sociales, permitirá a los negocios diferir el pago de impuestos y reducirá las tasas al sector minorista.

El martes, los bancos británicos RBS, participado por el Estado, y TSB, del español Banco Sabadell, confirmaron que permitirán a los clientes afectados por el COVID-19 aplazar unos meses los pagos hipotecarios.

Reino Unido rebaja tres décimas al 1 por ciento su previsión de crecimiento en 2020. Foto: EFE, EPA, WILL OLIVER.

-Con información de Judith Mora