El dictamen ha recibido críticas de especialistas por la premura en su análisis, la ausencia de la regulación del outsourcing, por algunos de los cambios que prevé en materia sindical y por el cambio en las Juntas de Conciliación y Arbitraje.

Ciudad de México, 11 de abril (SinEmbargo).– El dictamen de la Reforma Laboral fue aprobada por la Comisión del Trabajo y Previsión Social de la Cámara de Diputados, por lo que se discutirá en el pleno la sesión ordinaria de hoy.

El dictamen obtuvo 20 votos a favor y una abstención la noche de ayer durante sus discusión.

De acuerdo con información de medios nacionales, diputados del PAN externaron su reproche a lo aprobado, mientras que propuestas de la bancada del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que buscaban restar obligaciones a los diputados fueron rechazados, pues uno de los factores que incluye es la elección de líderes sindicales mediante el voto libre y secreto de las y los trabajadores.

El dirigente de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), Isaías González, propuso la eliminación de la palabra “directo” para el voto de un sindicalista, pero no obtuvo respaldo.

El dictamen ha recibido críticas por la premura en su análisis, la ausencia de la regulación del outsourcing, por algunos de los cambios que prevé en materia sindical y por el cambio en las Juntas de Conciliación y Arbitraje.

El documento de 600 páginas pasó rápidamente de su análisis al Pleno, son notorios los claroscuros; el pre dictamen se aprobó con votos de los partidos Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Movimiento Ciudadano (MC), Encuentro Social (PES) y Revolucionario Institucional (PRI) y aunque hubo cuatro propuestas distintas quedó la del partido mayoritario.

De entre los resultados finales está que en materia sindical, los miembros de estos, de federaciones y confederaciones, contarán con los derechos de libre afiliación y de participación y que las federaciones y confederaciones deberán constituirse por al menos dos organizaciones sindicales.

También incluirá protocolos para prevenir la discriminación por razones de género y atención de casos de violencia y acoso sexual.
Sin embargo, la reforma no incluye la regulación del outsourcing, modo de contratación que incrementó “de manera exponencial” en los últimos seis años, afectando principalmente a mujeres y jóvenes, según quedó asentado en un estudio elaborado por el Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (CILAS).