En las minutas de la última reunión de la Junta de Gobierno del Banco de México se dio cuenta de la postura diferente de Gerardo Esquivel, miembro de la misma, frente al tono del comunicado emitido por el banco central, pues consideró que pudo emitirse en un tono más neutral.

Ciudad de México, 11 de abril (SinEmbargo).- Gerardo Esquivel, subgobernador del Banco de México, difirió con los demás miembros de la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) sobre el tono del comunicado, del 28 de marzo,  que dio a conocer la institución sobre los riesgos para la inflación.

La última minuta sobre la reunión de la Junta de Gobierno del Banxico, difundida este jueves por el banco central, dio cuenta de la discrepancia de Esquivel con el tono planteado en el boletín, mismo que aprobaron los demás miembros Alejandro Díaz de León Carrillo, Irene Espinosa Cantellano, Javier Eduardo Guzmán Calafell y Jonathan Ernest Heath Constable.

“En concreto, difiero tanto del tono restrictivo que lo caracteriza como de la conclusión alcanzada sobre el balance de riesgos para la inflación”, planteó Esquivel.

El economista consideró que la evolución de los indicadores de inflación en el país y los cambios en las políticas de la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco Central Europeo “abrían el espacio para emitir un comunicado con un tono más neutral”.

Además, indicó que de acuerdo con su perspectiva los riesgos a la baja en la inflación “son suficientemente elevados como para compensar los potenciales riesgos al alza”, mismos que se identificaron en el documento. Puntualizó que se evaluó un decrecimiento en la inflación debido a “una perspectiva de condiciones de mayor holgura en la economía mexicana como de una previsible desaceleración económica mundial”.

“Cabe agregar que, en mi valoración, las preocupaciones sobre el potencial impacto en la inflación del aumento al salario mínimo o de un posible efecto traspaso del tipo de cambio, son menores a las que se reflejan en el comunicado” planteó.

En su mayoría, la Junta destacó un menor dinamismo percibido en algunas economías emergentes y destacaron el caso de China, la haber presentado una desaceleración económica mayor a la esperada.

Sin embargo, todos los miembros coincidieron en que los indicadores actuales sugieren una débil actividad económica global, misma que inició al final de 2018 y que se extiende durante los primeros meses de 2019. Esto, aunado a un menor dinamismo en las economías avanzadas.

En el informe del 28 de marzo, el Banxico expuso que decidió mantener las tasas de interés en el 8.25 por ciento, en concordancia con lo esperado por analistas internacionales, pues la inflación y de sus principales determinantes no presentan cambios significativos respecto a las trayectorias previstas.

Confirmó que desde la última decisión de política monetaria las condiciones de política económica internacional más favorables beneficiaron al mercado nacional, sin embargo a nivel nacional hay factores de riesgo e incertidumbre, como “los vinculados a la calificación crediticia de Pemex, e incluso a la deuda soberana del país”.

“El entorno actual sigue presentando importantes riesgos de mediano y largo plazos que pudieran afectar las condiciones macroeconómicas del país, su capacidad de crecimiento y el proceso de formación de precios en la economía”, planteó.

La Junta también consideró la “posición cíclica de la economía”, misma que ha mostrado cierto relajamiento, sumada a la postura de política monetaria actual, congruente con la meta de inflación.

Asimismo, el Banco Central expresó que se enfrenta el riesgo de que estos propicien revisiones salariales que rebasen las ganancias en productividad y generen presiones de costos, con afectaciones en el empleo formal y en los precios.

-Con información de Economía Hoy