Las personas que ingirieron los alimentos contaminados presentaron síntomas similares a convulsiones, dificultad para respirar y sufrían vómitos e intensos dolores de boca y estómago.

HUNTINGTON BEACH, California, 11 abril (AP).- Un hombre que envenenó a ocho personas sin hogar en un pueblo costero del sur de California para poder grabar sus reacciones fue sentenciado el viernes a cuatro años en una prisión estatal.

William Cable, de 38 años, de San Andreas en el norte de California, fue sentenciado después de declararse culpable de envenenamiento, herir a una persona mayor y otros cargos por delitos graves y menores, según la oficina del Fiscal de distrito del condado de Orange.

Los fiscales dijeron que en mayo pasado, Cable les dio a las personas sin hogar en Huntington Beach comida mezclada con oleorresina de pimiento, que los funcionarios describieron como dos veces más fuerte que el spray de pimienta que usa la policía.

A algunas víctimas se les dijo que estaban participando en un “desafío de comida picante” y otras no, dijeron las autoridades. A algunos se les dio otra comida y cerveza para que comieran la comida envenenada.

Las víctimas tenían síntomas similares a convulsiones, dificultad para respirar y sufrían vómitos e intensos dolores de boca y estómago. Algunos tuvieron que ser hospitalizados, dijeron los fiscales.

“Fueron explotados y envenenados como parte de una forma retorcida de entretenimiento, y su dolor se registró para que su atacante pudiera revivirlo una y otra vez”, dijo el Fiscal de distrito del condado de Orange, Todd Spitzer, en junio después de que Cable fuera acusado penalmente.

Cable podría haber enfrentado más de 19 años de prisión si hubiera sido declarado culpable en el juicio.