El pasado 6 de mayo, el Presidente López Obrador aseguró que no han aumentado las denuncias por violencia contra las mujeres durante el confinamiento por la pandemia de COVID-19. Durante su conferencia de prensa matutina, apuntó que a pesar de ello, la cifra de violencia podría ser “negra”, pues la manera de medir la estadística es a través de las denuncias que se realizan.

Ciudad de México, 11 de mayo (SinEmbargo).- La Red Nacional de Refugios criticó los señalamientos del Presidente Andrés Manuel López Obrador sobre que las denuncias por violencia contra las mujeres no han aumentado, durante la emergencia sanitaria por COVID-19.

A través de un video, la red destacó que la violencia contra las mujeres y las niñas es más letal que la COVID-19.

A la par mostraron su preocupación e indignación por los señalamiento de López Obrador.

“Nos mostramos preocupadas e indignadas por sus declaraciones respecto a la situación de la violencia contra mujeres, niñas y niños al interior de sus hogares, negando que durante las medidas de confinamiento, se ha incrementado la violencia en el hogar”, apuntaron.

Recalcaron que la violencia contra las mujeres es el principal obstáculo para su desarrollo y participación en la sociedad.

“La violencia en la familia es un delito en todo el territorio nacional. Las principales víctimas de la violencia en la familia son las mujeres, las niñas y los niños”, aseveraron.

Recordaron que la violencia puede ser física, psicológica, sexual, económica y feminicida.

En este sentido, apuntaron que en el país se registran al menos 10 feminicidios por día, según datos oficiales.

Apuntaron que dichas cifras no sólo no han disminuido durante el confinamiento, sino que han aumentado.

Ejemplificaron que las llamadas al 911 por violencia intrafamiliar son de 155 cada hora, y se han registrado más de 20 mil denuncias por violencia intrafamiliar, de las que en el 90 por ciento no se hace justicia.

Y alertaron que las declaraciones del mandatario “fortalecen la impunidad y normalizan la violencia contra las mujeres, niñas y niños, al ignorar la violencia con la que viven en sus hogares”.

Por ello llamaron a las autoridades a atender las llamadas de emergencia, garantizar la atención y protección de las víctimas y garantizar una vida libre de violencia.

LOS DICHOS DE AMLO

El pasado 6 de mayo, López Obrador aseguró que no han aumentado las denuncias por violencia contra las mujeres durante el confinamiento por la pandemia de COVID-19.

Durante su conferencia de prensa matutina, el mandatario apuntó que a pesar de ello, la cifra de violencia podría ser “negra”, pues la manera de medir la estadística es a través de las denuncias que se realizan.

“En el caso de la violencia contras mujeres no hemos advertido un incremento, desde luego la forma que tenemos de medirlo son las denuncias que se presentan. Puede haber cifra negra, pero en las denuncias no ha habido un incremento”, explicó.

Añadió que no necesariamente el quedarse en casa quiere decir que aumente la violencia de género y expresó que si bien existe el machismo, también la “fraternidad familiar”, por lo que considera hay buena convivencia en los hogares mexicanos.

“Se partía del supuesto de que si se estaba más tiempo en las casas podía darse más violencia familiar, esto no necesariamente está sucediendo, porque no se puede medir con los mismos parámetros a todo el mundo. En México tenemos una cultura de mucha fraternidad en la familia”, dijo.

Las declaraciones del mandatario surgieron a raíz de que la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, reportara un aumento en las cifras de violencia contra las mujeres.

En días pasados, la titular de la Secretaría de Gobernación (Segob) dijo que la violencia de género se ha incrementado durante el aislamiento domiciliario por coronavirus. Advirtió que parte de ello puede deberse a la crisis económica, el desempleo y hasta la convivencia.

También, la Red Nacional de Refugios alertó de una subida significativa en los actos violentos contra las mujeres. Precisó que hay un 7.2 por ciento más de detenidos por violencia familiar en lo que va de la pandemia de COVID-19 en México.