La noche de ayer, la FGR dio a conocer que ha recibido denuncias diversas, la última de las cuales proviene de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), en contra del candidato, de su esposa, y de los padres de ambos por aportaciones de dinero y fondos de origen ilícito con fines electorales, por lo que inició carpetas de investigación al respecto.

Ciudad de México, 11 de mayo (SinEmbargo/EFE).– El candidato del partido Movimiento Ciudadano (MC) a la gubernatura de Nuevo León, Samuel García Sepúlveda, solicitó que no se emprendan investigaciones por presuntos delitos electorales en contra de su familia política.

Esta mañana el político neoleonés dio una conferencia de prensa, en la que pidió que la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), adscrita a la Fiscalía General de la República (FRG), cese las investigaciones en contra de sus familiares, pero en especial, las indagatorias contra su esposa Mariana Rodríguez, y su suegro, Jorge Gerardo Rodríguez.

“Es inaceptable lo que están haciendo en contra de la gente que quiero, por eso le exijo a la Fepade y a las autoridades que saquen a mi familia de esto, que saquen a Mariana de esto, que saquen al papá de Mariana de esto. De lo único que soy culpable es de ir 15 puntos arriba en las encuestas, la gente de Nuevo León sabe y por eso nos apoya”, apuntó en su cuenta de Twitter.

También explicó que no ha sido notificado de manera formal por parte de la Fiscalía y que se enteró del proceso que se está abriendo en su contra gracias a las redes sociales y los medios de comunicación.

“El día de ayer en la noche estaba en una cena familiar y me entero, por medios, por redes, de un comunicado de la Fiscalía en el que se detalla que hay unas supuestas denuncias de unos supuestos ciudadanos y que se van a abrir unas supuestas carpetas que al día de hoy no conozco y que no conocemos y que no nos van a distraer”, insistió.

La conferencia de prensa estuvo encabezada por Dante Delgado, líder nacional del Movimiento Ciudadano, quien exigió este martes al Presidente Andrés Manuel López Obrador “sacar las manos” de la elección del norteño estado de Nuevo León, donde la FGR indaga no sólo a García Sepúlveda, si no también al candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Adrián de la Garza, quienes compiten por la gubernatura.

“Le pedimos al Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, que saque las manos del proceso electoral, que se abstenga de violar la legislación electoral”, expresó el coordinador nacional del MC frente a la prensa en Monterrey, Nuevo León.

“El Presidente está aturdido, desquiciado, desesperado y se mete a temas que están prohibidos expresamente por la ley”, subrayó Delgado.

En la ya conocida “mañanera” del Jefe del Ejecutivo federal afirmó que “está metiendo las manos” en estas elecciones, pero que no tiene preocupación por hacerlo o por ser amonestado al respecto, pues son denuncias sobre delitos electorales que deben investigarse, y con ello, garantizar que los próximos comicios sean democráticos y libres de corrupción.

“Es mi obligación denunciar el fraude, es un mal que aqueja a la nación el fraude electoral”, justificó el Presidente.

De hecho, López Obrador defendió su postura respecto a la elección al volver a exhibir las “tarjetas rosas” de Adrián de la Garza, actual Alcalde de Monterrey, con las que pretende entregar dinero si es que gana las elecciones.

“Claro que sí, es de dominio público, lo estoy diciendo. No podemos ser cómplices de fraude. […] Primero pensé que podía ser una noticia falsa y luego ya se comprobó de que es real y hasta me enviaron una tarjeta. […] Esto lo tenemos que hacer todos los ciudadanos, en los municipios, en las regiones, en los estados”, sostuvo el Jefe del Ejecutivo federal desde Palacio Nacional.

De la Garza ha defendido las tarjetas, de mil 500 pesos bimestrales (unos 75 dólares), como “inversión social”. Sin embargo, la FGR también emprendió una investigación en su contra por presunta compra y coacción al voto, delito que amerita prisión preventiva.

A menos de un mes de las elecciones intermedias, la FGR reveló la noche del lunes que investiga por delitos electorales a los dos candidatos de oposición que lideran las encuestas de la gubernatura de Nuevo León: el Senador Samuel García, de MC, y Adrián de la Garza, del exgobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI).

García está acusado de recibir aportaciones de “origen ilícito” para su campaña, una denuncia que abarca a su esposa, la influencer Mariana Rodríguez, que tienes más de 1.5 millones de seguidores en Instagram.

El escándalo estalla antes del 6 de junio, cuando más de 93 millones de mexicanos están llamados a las elecciones más grandes de la historia en la que elegirán a los 500 diputados federales, 15 de 32 gobernadores estatales, 30 Congresos locales y mil 900 Ayuntamientos.

Una de las contiendas más competidas es en Nuevo León, considerado la “joya de la corona” de estos comicios por ser el estado más rico del norte del país y albergar la segunda zona metropolitana más habitada, la de Monterrey.

Aunque la candidata del oficialista Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Clara Luz Flores, partió como favorita, su campaña se desinfló en marzo tras revelarse un video en el que aparece con Keith Raniere, el líder de la secta sexual NXVIM, lo que coincidió con el ascenso de García.