El pasado 9 de julio el fallo de una de las válvulas en la Terminal Marítima de Guaymas, Sonora, de Grupo México causó que se derramaron 3 mil litros de ácido sulfúrico en el Mar de Cortés, hecho que, de acuerdo con autoridades, ya se investiga.

 Ciudad de México, 11 de julio (SinEmbargo).– La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) inició un procedimiento de inspección del derrame de ácido sulfúrico en aguas del Mar Cortés por válvulas de Grupo México en  Guaymas, Sonora.

La dependencia precisó que ya está corriendo el plazo de cinco días para que la empresa de Germán Larrea pueda formular otras manifestaciones al respecto y precisó que por los hechos se levantó un acta y se inspeccionó el lugar para investigar la posible existencia de daños.

“En ejercicio de sus funciones de inspección, las autoridades de la Procuraduría ordenaron la práctica de una visita para conocer la posible existencia de daños al ambiente por este evento. Se levantó el acta correspondiente y actualmente está corriendo el plazo de cinco días para que la empresa pueda en su caso formular manifestaciones adicionales respecto a lo asentado en el Acta de acuerdo a lo previsto en la Ley General de Equilibrio Ecológico y de Protección al Ambiente (LEGEPPA)”, indicó la Profepa en un comunicado.

También confirmó que el derrame se registró en la Administración Portuaria Integral de Guaymas, Sonora, con motivo de su trasvase a un buque.

“El 10 de julio, la empresa presentó ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) el Aviso Inmediato de Derrames, Infiltraciones, Descargas o Vertidos de Materiales Peligrosos o Residuos Peligrosos (PROFEPA-03-017-A), a través del Centro de Orientación para la Atención de Emergencias Ambientales (COATEA), a cargo de la Dirección de Emergencias Ambientales, en el que comunicó la existencia del derrame mencionado”, informó la Profepa.

 Recordó que las empresas que realizan actividades industriales que pueden generar riesgos tienen que contar con un Plan de Respuesta a Emergencias, “a fin de llevar a cabo las acciones que se requieran para contener los efectos de algún evento que pueda generarlas”.

El pasado 9 de julio el fallo de una de las válvulas en la Terminal Marítima de Guaymas, Sonora, de Grupo México causó que se derramaron 3 mil litros de ácido sulfúrico en el Mar de Cortés.

La empresa dirigida por Larrea informó en un comunicado que el derrame registrado ayer no generó daño a alguna persona y afirmó que se aplicaron medidas de atención y la situación fue controlada rápidamente. La empresa aseguró que dio aviso a la Administración Portuaria Integral de Guaymas (API) y a la Secretaría de Marina, dependencia que estuvo presente en el lugar y al constatar que la situación estaba controlada determinó que no era necesario activar un plan de emergencia.

Esta mañana, el Presidente Andrés Manuel López Obrador solicitó a autoridades de la Secretaría de Medio Ambiente y de la Profepa que intervengan por el caso. El Jefe del Ejecutivo dijo estar enterado del derrame y aseguró que será necesario evaluar los daños y que se va a actuar.

AUTORIDADES CONTIENEN DERRAMES

Por su parte, el Subsecretario de Minería, Francisco Quiroga, aseguró que el derrame de ácido sulfúrico fue contenido.

Dijo que el vertimiento de entre tres y cinco metros cúbicos fue neutralizado con bicarbonato de sodio.

“Monitoreamos junto con Profepa, Semar, API y la Capitanía. Última medición a las 3.00 am arroja PH neutro”, afirmó en su cuenta de Twitter.

También agradeció la respuesta y coordinación de los equipos de emergencia, pero recordó que aún falta el análisis de las causas.