El nuevo método se valdrá de la próxima misión Legacy Survey of Space and Time (LSST), del Observatorio Vera C. Rubin, cuyo inicio está planeado para mediados de 2022. Si la existencia del Planeta Nueve se confirma, será la será la primera detección de un nuevo planeta en el sistema solar en dos siglos.

Ciudad de México, 11 de julio (RT).- En la Universidad de Harvard (EU.), un grupo de científicos desarrolló un nuevo método para detectar agujeros negros más allá de nuestra galaxia, con lo que se proponen determinar de una vez por todas la verdadera naturaleza del llamado Planeta Nueve, un hipotético planeta helado de gran tamaño que podría existir en el sistema solar exterior. La investigación ha sido aceptada para su revisión en The Astrophysical Journal Letters.

Las teorías sobre el Planeta Nueve van desde la idea de que sea un planeta no detectado o “perdido”, desterrado de nuestro sistema solar, hasta la de un posible agujero negro primordial, formado poco después del Big Bang, que crea disturbios en el borde de la galaxia.

DETECTAR LA RADIACIÓN EN LA OSCURIDAD ABSOLUTA

El nuevo método se valdrá de la próxima misión Legacy Survey of Space and Time (LSST), del Observatorio Vera C. Rubin, cuyo inicio está planeado para mediados de 2022. Usando un espejo del tamaño de una cancha de tenis y una cámara de 3 mil 200 megapíxeles, los investigadores buscarán destellos de acreción, disparados por los cometas a medida que son arrastrados por los agujeros negros.

Las rocas espaciales arrastradas por la increíble fuerza gravitacional de un agujero negro se derriten mucho antes de que lleguen al llamado horizonte de sucesos (una hipersuperficie, frontera del espacio-tiempo), debido al calor emitido por la acreción de gas y otros materiales. Al derretirse, estos pequeños cuerpos, como asteroides o cometas, emiten una radiación lo suficientemente brillante como para ser visible en contraste con la oscuridad absoluta, sugieren los científicos.

Existen muchas teorías respecto a los inicios del Planeta Nueve. Foto: EFE

“Debido a que los agujeros negros son intrínsecamente oscuros, la radiación que emite la materia en el camino hacia la boca de uno de ellos es nuestra única forma de iluminar ese ambiente oscuro”, explicó uno de los autores del estudio, Avi Loeb.

Usando este método, Loeb afirma que finalmente se podrán detectar los agujeros negros de masa planetaria en el borde de la nube de Oort (una agrupación esférica de objetos transneptunianos, que se encuentra en los límites del sistema solar), o descartar su existencia, resolviendo así el misterio de larga data del llamado Planeta Nueve.

LAS ESPECULACIONES SOBRE EL PLANETA NUEVE

“El Planeta Nueve es una explicación convincente para la agrupación observada de algunos objetos más allá de la órbita de Neptuno. Si la existencia del Planeta Nueve se confirma mediante una búsqueda electromagnética directa, será la primera detección de un nuevo planeta en el sistema solar en dos siglos, sin contar a Plutón”, señaló Amir Siraj, un estudiante de astrofísica de Harvard involucrado en la investigación.

Siraj recordó también que se ha especulado mucho sobre explicaciones alternativas para las órbitas anómalas observadas en el sistema solar exterior. “Una de las ideas presentadas fue la posibilidad de que el Planeta Nueve pudiera ser un agujero negro del tamaño de una toronja y con una masa de 5 a 10 veces la de la Tierra”, apuntó el estudiante.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RT. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.