NdeR:

[Frente a la resistencia de las entidades públicas y los muros legales, el navegante de los portales de acceso a la información se parece a Moisés, el hombre bíblico que en cuarenta años de búsqueda jamás pisó la tierra prometida. El marco jurídico de la Transparencia nacional permite que la información sea negada con uno de estos argumentos: los datos solicitados están bajo reserva, son inexistentes o confidenciales. Así, la Administración de Enrique Peña Nieto mantiene más de 12 millones de expedientes bajo llave. Se ha negado a mostrar el acta de nacimiento del Presidente, el decreto que avala la pensión vitalicia a exPresidentes y sus viudas, los resultados de sus encuestas, los fundamentos para crear la Gendarmería o los gastos de las fiestas dentro de Los Pinos. #DatosCerrados es un ejercicio de la Unidad de Datos de SinEmbargo que identifica lo que el Gobierno y otras instituciones no quieren revelar.]

#DatosCerrados | Fundado en 1977 como rector de la asistencia social del Estado, escenario del trabajo voluntario de las esposas de los presidentes que jamás fue sometido a la rendición de cuentas, el Sistema Nacional de Desarrollo Integral para la Familia (DIF) vive sus últimos meses de vida en la Administración Pública Federal, según el anuncio de Jorge Alcocer, propuesto para la Secretaría de Salud. Sin explicaciones de por qué, no tuvo titular del 24 de marzo al 1 de julio de 2018, lo cual no impidió que pagara publicidad oficial en radio, televisión y diarios nacionales para difundir campañas.

Sólo en un mes se gastó 7.2 millones de pesos, lo que habría alcanzado para adquirir 146 mil 658 cobijas para población vulnerable en México. Pero hubo mucho más. De 2014 a 2018, la erogación fue de 37.7 millones de pesos.

Ciudad de México, 11 de agosto (SinEmbargo).- Sin titular en ese momento y a pocos meses de que concluya el sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto, el Sistema Nacional de Desarrollo Integral de la Familia (DIF) –hasta ahora, organismo rector de la asistencia social en México- no reparó en la promoción de su campaña “Trabaja para quien más lo necesita” y gastó en menos de un mes, del 14 de marzo al 12 de abril de este año, 7 millones 259 mil pesos 598 pesos.

Esa cantidad equivale a la mitad de la inversión en el albergue para niños migrantes sin compañía cuya primera piedra se puso en agosto de 2017 en Sonora. También habría alcanzado para adquirir 146 mil 658 cobijas para población vulnerable en México, un objetivo de atención que el sistema tiene entre sus encargos estratégicos [según los datos de adquisición de cobijas del propio DIF].

El mayor de esos contratos otorgados mientras el DIF carecía de titular fue para Cadena Radiodifusora Mexicana S.A de C.V. por 948 mil 275 pesos con 86 centavos y fue signado el 14 de marzo de 2018. El menor, por 68 mil 390, le fue otorgado a la Red de Radios Comunitarias de México.

Ese dinero, mientras estuvo desocupada la silla principal del sistema, fue otorgado por la Dirección General de Enlace Interinstitucional a diarios nacionales, radiodifusoras y televisoras.

Eso fue apenas lo que correspondió a un mes. La erogación de difusión fue mayor. De 2014 a 2018, el DIF  gastó 37.7 millones de pesos para promocionar sus campañas en medios masivos y redes sociales. Además de “Trabaja para quien más lo necesite”, estas fueron: “Derecho a la identidad”, ” Ley general sobre los derechos de las niñas, niños y adolescentes”, “Implantes Cocleares”, “Valores en Familia”, “40 años cambiando vidas” y “En beneficio de la población vulnerable”.

EL DIF Y LAS PRIMERAS DAMAS

Surgido en 1977, en el Gobierno de José López Portillo para brindar asistencia social a mexicanos en situación de vulnerabilidad, el Sistema Nacional de Desarrollo Integral para la Familia (DIF) se convirtió en una suerte de isla en la Administración Pública Federal. Con el paso de los sexenios fue el escenario público de las esposas de los Presidentes, las llamadas primeras damas. Aun cuando no eran electas ni funcionarias públicas, eran nombradas presidentas honorarias y según sus propias ideas y causas, presentaban un plan de trabajo, sin la menor obligación ni legal ni moral para rendir cuentas.

Por ejemplo, Marta Sahagún, esposa de Vicente Fox, rechazó trabajar ahí y creó la fundación “Vamos México” en paralelo a la estructura del sistema; Margarita Zavala lanzó una campaña para aligerar los trámites de la adopción y luego la suspendió sin presentar justificaciones y Angélica Rivera Hurtado, esposa de Enrique Peña Nieto, nunca informó la causa que le interesaba desarrollar.

En ese papel de presidentas del consejo honorario del DIF, las esposas de los ex Presidentes viajaban por el país e incluso por el extranjero. De estos periplos no hay registro en los archivos de Los Pinos bajo el argumento que ellas no eran servidoras públicas

Pero el DIF tenía –tiene aún- su propio titular que a diferencia de la primera dama, sí era funcionario público. Durante el peñanietismo lo dirigieron Laura Vargas Carrillo, del 9 de enero de 2013 al 3 de marzo de 2017; Laura Barrera Fortoul del 3 de marzo de 2017 al 24 de marzo de 2018. Estuvo sin titular del 24 de marzo al 1 de julio de 2018. Luego, en esa fecha, fue nombrado Jesús Naime Libién. El sueldo bruto para cada uno de ellos fue de 198 mil 499 pesos mensuales.

La desaparición del DIF es una de las propuestas del Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador. El 15 de julio, Jorge Alcocer, propuesto como Secretario de Salud anunció que el sistema desaparecerá y sus funciones serán incorporadas a la dependencia que él gestionará. Entre esas funciones están la defensa de los derechos de la infancia, la protección de las personas con discapacidad y los ancianos, así como el apoyo a los migrantes. Con el DIF, dijo el funcionario, también desaparecerá el personaje de la primera dama como hasta ahora se conoció.

Aún en campaña, en mayo de este año, en Minatitlán, Veracruz, Beatriz Gutiérrez Muller anunció que de ganar su esposo, AMLO, en el proceso electoral en desarrollo, ella no sería primera dama. Una vez que el político de izquierda triunfó y que Jorge Alcocer anunció la desaparición del DIF, Gutiérrez Muller usó su cuenta de Facebook para anunciar: “Efectivamente: no seré primera dama de México. Ya antes he dado mis razones. Por lo tanto, tampoco la presidencia honoraria del DIF, ni de ninguna otra institución pública federal, estatal o municipal… El DIF, esa noble área de Gobierno, pasará al sector salud y les aseguro que quien lo diriga, será una persona de gran capacidad… Estaré para servir a México en todo lo que pueda. En su momento, les platicaré de algunas contribuciones específicas que me gustaría llevar a cabo. De lo que sí estoy segura es de que seguiré siendo profesora universitaria, investigadora y escritora”.

Su antecesora, Angélica Rivera Hurtado tuvo otro tipo de desempeño. Si bien su esposo, Enrique Peña Nieto asumió como Primer Mandatario en diciembre de 2012, ella no tomó posesión del consejo consultivo del DIF hasta marzo de 2013. De ella se sabía mucho: que empezó su carrera actoral cuando era adolescente, casi niña; que estuvo casada con el productor el “Güero” Castro con quien procreó tres hijas, pero que el verdadero relato de amor –como lo describió la cantante Thalía- lo empezó al lado de Enrique Peña Nieto.

Su ser político poco a poco se difuminó. En 2014, fue la encargada de explicar la posesión de su familia de una mansión en las Lomas de Chapultepec (el escándalo conocido como “Casa Blanca”, después de una investigación de Aristegui Noticias). Después, aparecía fugazmente en el Día de las Madres o cuando acompañaba a su esposo en viajes internacionales.

El pasado 5 de agosto, fue captada en la terraza de un restaurante en París. Estaba al lado de sus tres hijas. Su esposo, el Presidente Enrique Peña Nieto, estaba ese día en la toma de posesión del nuevo mandatario de Colombia.