Nepotismo y una “red de poder” que incluye “confabulaciones” con priistas y patrones, además de despidos y desinformación para mantener el control del Sindicato de Correos de México, son algunas de las presuntas estrategias implementadas por su secretario general, Manuel Fermín Acevedo González, para “perpetuarse en el poder” y “enriqueserce” a destajo, acusan carteros de la Coalición Postal por una Democracia Sindical.

Ciudad de México, 11 de agosto (SinEmbargo).- Manuel Fermín Acevedo González lleva 21 años a la cabeza del Sindicato Nacional de Trabajadores del Servicio Postal Mexicano (SNTSepomex).

Para sustentar su poder y controlar a sus opositores, el líder sindical ha “confabulado” con patrones, priistas y familiares, además de mantener desinformados y con miedo al despido a los trabajadores postales, dijo a SinEmbargo Alberto Orozco, integrante de la Coalición Postal por una Democracia Sindical (CPDS).

El Sindicato de Correos de México tiene 16 mil 767 integrantes, según la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS). Pero los despidos a nivel nacional en los últimos tres años han reducido su base a 12 mil 471 personas. Sólo entre diciembre de 2016 y enero 2017 hubo 2 mil 300 destituciones, entre ellos, Alberto Orozco.

“Todos esos compañeros despedidos no tuvieron una representación sindical” y fueron expulsados porque “estaban ejerciendo movimientos democráticos sindicales para pertenecer al Comité Sindical”. Como los despidos fueron “selectivos” y sin justificación legal, los trabajadores demandaron al Sindicato y ganaron, aunque no los volvieron a reinstalar, explicó el integrante de la organización que representa a más de 300 trabajadores postales en todo el país.

Por ello, “volvimos a demandar y ahora nos comentan que van a aceptar nuestra reinstalación y es donde vamos a legalizar la Coalición Postal junto con varios compañeros que están activos”, añadió.

SinEmbargo habló con Israel Molina del SNTSepomex para solicitar una entrevista con el secretario general del Sindicato. Pero al cierre de esta edición, Acevedo González no pudo ser localizado.

ACEVES-SINDICATO-SEPOMEX

El priista Manuel Fermín Acevedo González se ha enriquecido a costa de las cuotas sindicales y negociaciones por debajo de la mesa gracias a su investidura sindical, acusa el CPDS. Foto: SNTSepomex.

El líder del Sindicato de Correos de México no sólo es señalado de cesar a los trabajadores disidentes “para seguir en el poder”, también es acusado de generar miedo entre ellos para lograr “que muchos no quieran ejercer acciones en contra del Sindicato” y mandar un mensaje claro: “los que se organicen para quitar al Sindicato van a ser despedidos”, lamentó Orozco.

Los trabajadores esperan que haya cambios con el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Pero también se están organizando para informarse y quitar a los secretarios estatales del Sindicato “que están en contubernio con Acevedo”, para “democratizar” a una organización que aún es “corporativista y que protege al patrón”.

Uno de los principales problemas en Correos de México es que “hay mucha desinformación del Sindicato” para que los trabajadores no puedan defender sus derechos laborales u organizarse para ello.

Los trabajadores “no saben nada porque el mismo Sindicato no les da la información. Entonces no saben cuándo y cómo formar su planilla, e inclusive, la convocatoria la avientan tres días antes [de las elecciones] para que los compañeros no alcancen a registrar la planilla de su elección y [Acevedo y sus aliados] se vuelven a reelegir”, explicó el integrante de la CPDS.

LA RED DE PODER

Manuel Fermín Acevedo González siempre ha sido vinculado con el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

En 2003 contendió por una diputación federal por el Distrito siete capitalino; y hace unos años participó en el “acta de la sesión solemne de instalación y toma de protesta del Consejo Político del PRI en el Distrito Federal para el periodo 2012-2015”.

La veta priista del secretario general del SNTSepomex es uno de los factores que le han permitido reelegirse en más de seis ocasiones, dijo a SinEmbargo Alberto Orozco.

El integrante de la Coalición Postal indicó que Acevedo González tiene una “gran deuda” con la estructura priista y con el otrora Senador tricolor, Joel Ayala Almeida. “Ello explica” por qué el Sindicato de Correos de México sigue apoyando a la “ya decadente” Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE) y por qué ha tenido tanta fuerza como líder sindical, durante sus años de mandato.

En la página oficial del Sindicato se lee que Acevedo asumió funciones en 1998. Desde entonces “ha destacado por buscar defender a los trabajadores y sus derechos”, con acciones para “modernizar” y “profesionalizar” a los miembros del Comité Nacional, para “resolver los conflictos y necesidades de una clase trabajadora postal digna”.

SNTSepomex

A diferencia de lo que refiere el SNTSepomex, la Coalición Postal señala que Acevedo no representa los intereses de los trabajadores y que, contrario a ellos, “ha confabulado” con patrones y directivos para “enriquecerse” a costa de las cuotas sindicales “y de las prebendas que negocia con su investidura”, de acuerdo con una carta de la CPDS, que fue recibida el 23 de abril de 2019 por la STPS.

Además de impulsar su carrera sindical con la estructura priista y con acuerdos tácitos con altos mandos de Correos de México, los trabajadores acusan que “toda la familia del secretario general ocupa puestos importantes en el Sindicato”, con lo que están “frenando el escalafón de los postales”.

Para Alberto Orozco, esta situación también explica por qué los líderes sindicales “no suben mucha información al portal de transparencia” del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI).

En una planilla de trabajadores de “base” a la que tuvo acceso SinEmbargo, aparecen los nombres de algunos de los presuntos familiares del líder sindical. Ellos son Jonathan Enrique Acevedo González, Manuel Alejandro Acevedo Martín, María Judith Acevedo González y Sandra Jazmín Acevedo Martín, con folios respectivos de filiación al Sindicato AEGJ760204RS1, AEMM821014FA5, AEGJ580302QD7 y AEMS861125B83; y con números de empleado 36986, 46327, 1146 y 58909.

La “red de poder” de Acevedo funcionó este año –como lo ha hecho por décadas– para reelegirse. Alberto Orozco recordó, en ese sentido, que su periodo al frente de la organización laboral concluyó el 7 de junio pasado.

“Él con sus asesores jurídicos, que le informaron acerca de los cambios que se venían con la reforma a la Ley Federal del Trabajo, solicitan una diligencia a la Secretaría del Trabajo el 21 de marzo. El 12 de marzo junta a todos sus secretarios estatales en la Ciudad de México y les comenta que se va a reelegir. Entonces todos sus secretarios, a mano alzada, lo reeligen sin consensuar con los 12 mil 471 agremiados a nivel nacional y faltando a lo que ya se dio en lo nuevo de la Ley Federal del Trabajo, [según lo cual] los representantes sindicales deben de ser elegidos mediante una voto libre, personal, directo y secreto”, explicó el activista laboral.

En consecuencia, la Coalición envió un escrito al Presidente López Obrador –y otro a la STPS– para solicitar que las autoridades los apoyen “vigilando” los “procesos efectivos” de elección, en que hay “simulaciones” y no “democracia sindical”, ya que “la ley es muy clara. Con una firma de un trabajador que no se le consense para la reelección, se tiene que volver a dictar nuevas elecciones”.

EL DINERO DE LOS TRABAJADORES

En abril de este año, Alberto Orozco denunció al SNTSepomex ante el INAI por presentar información incompleta y desactualizada sobre su contrato colectivo de 2018.

Dos meses después de la denuncia, el INAI determinó que el recurso era “procedente” por incumplimientos de Ley del Sindicato, en perjuicio de la “calidad de la información” pública.

El trabajador postal mencionó que la CPDS ha tenido “buena relación” con la Secretaria del Trabajo Luisa María Alcalde Luján, quien los habría canalizado con “unas personas” para que exigieran que el SNTSepomex cumpliera con sus obligaciones de transparencia. Empero, explicó Orozco, a pesar de los recursos y los esfuerzos, a la fecha el Sindicato no ha cumplido ante el INAI y sigue sin rendir cuentas.

Para el activista laboral, la falta de transparencia no sólo le ayuda a Acevedo a mantener el control de la clase trabajadora (con desinformación) y a manipular la estructura del Sindicato (nepotismo). También es la fuente de un negocio personal a costa de cuotas y beneficios laborales, con lo que se ha podido pagar casas en Acapulco y vivir con lujos que no corresponden a su salario como subjefe de operación postal, que según el registro de “Nómina Transparente de la Administración Pública Federal” de la Secretaría de la Función Pública (SFP), es de 7 mil 522.07 pesos mensuales brutos.

Orozco aseguró que “no dan informe alguno” de las cuotas sindicales que restan salario a los carteros, en “una de las dependencias de Gobierno más mal pagadas” a nivel nacional.

Los recibos de nómina (2019) de Correos de México indican que un “cartero especializado” percibe 5 mil 296.36 pesos netos de salario cada mes. Poco más del dos por ciento (108.5 pesos) de dichos ingresos es para el pago de cuotas sindicales.

En promedio, la base trabajadora del Servicio Postal Mexicano tiene ingresos de 5 mil 625.2 pesos mensuales y todos ellos pagan su cuota de 54.25 pesos quincenales. Dicha cantidad, multiplicada por 12 mil 471 agremiados, supone ingresos aproximados de 16 millones 237 mil 242 pesos anuales para la organización liderada por el priista Manuel Fermín Acevedo González.

CUOTAS

El destino del dinero es “incierto” y “no se traduce en beneficios para nosotros”, dijo en entrevista Orozco del CPDS.

“Anteriormente, hace 10 ó 15 años, en el Día del Cartero se hacía un torneo y ahora no. Rentan una unidad o ya de plano no hacen nada, y eso ha generado que los mismos postales ya no muestren interés por los torneos”, añadió.

La cantidad de dinero de las cuotas que es destinado para días festivos es cada vez menos, dijo Orozco. Pero tampoco se ve reflejado en acciones de mejora de las condiciones laborales, en momentos en que los trabajadores acusan la falta de herramientas de trabajo, infraestructura y vehículos “adecuados”.

Asimismo, los carteros acusan que la opacidad se da en la aplicación de beneficios laborales, como en el caso del seguro por destitución.

“En caso de que un trabajador de Sepomex sea despedido, el sindicato emitió un boletín [en el que instruye] que se les daría la cantidad de 70 mil pesos. Pero en los despidos de 2016 sólo se les dio 24 mil pesos y muchos tuvieron que demandar ese seguro que hasta la fecha no se les ha pagado”, dijo Orozco al denunciar que tampoco “dan información de las pólizas” correspondientes.

Lo mismo ocurre con los gastos funerarios. Como ejemplo, el integrante de la Coalición Postal por una Democracia Sindical mencionó que hace poco el papá de cinco hermanos falleció.

De acuerdo con Orozco, “a todos les descontaban una cuota del seguro de gastos funerarios. Pero cuando el papá falleció, solamente se lo pagaron a un hermano y a otro más [le pagaron] la mitad. Al resto no le dieron nada. Este es el tipo de irregularidades que pasan y no sabemos quién se queda con el dinero”.

ABUSO SINDICAL

Uno de los asuntos relacionados con la denuncia de Alberto Orozco –en contra del SNTSepomex ante el INAI– fue la falta de actualización del “Convenio de Eficiencia” en el Sistema de Portales de Obligaciones de Transparencia (SIPOT).

Se trata de un bono de productividad “aplicable a todos los trabajadores de base y confianza […] que intervengan en los procesos de recepción, recolección, clasificación, despacho, devolución, transporte, reexpedición o entrega de correspondencia” de Correos de México. Según el acuerdo, la “eficiencia” laboral es medida “mensualmente y de manera colectiva” con base en el número de piezas de correspondencia entregadas.

“Los postales tienen un horario de ocho [de la mañana] a dos de la tarde. Y si trabajan de las dos a las cuatro y media de la tarde, se les paga un bono que firmó el Sindicato y Correos para pagarles una cantidad más a los postales. Pero para pagarles dicha cantidad extra, tienen que repartir un porcentaje de cartas de correspondencia que es superior a la [correspondencia] que llega a correos mexicanos. Son tarifas muy elevadas y los postales no cobran lo que les prometen porque no llega esa cantidad”, lamentó Orozco.

El activista laboral dijo que el Sindicato les prometió 4 mil pesos mensuales adicionales a los trabajadores, aunque en realidad ganan entre el 20 y el 50 por ciento de esa cantidad. Y de acuerdo con una carta del CPDS (folio de registro 20190607ORGAVK) recibida por la Presidencia de la República el 7 de junio de 2019, a la par que el personal de base está condicionado por “barreras” y “reglamentos”, los trabajadores de escritorio “ganan su 80 ó 100 por ciento de ese beneficio”.

CONVENIO

El Convenio de Eficiencia del SNTSepomex establece diferencias entre los trabajadores de base y de confianza para evaluar su eficiencia y establecer la cantidad monetaria de su bono mensual. Foto: Especial.

“Ese convenio ya venció en el 2018 y no está tampoco subido en la página del INAI. Sin embargo lo siguen aplicando y hay muchas quejas de los trabajadores porque no se les paga ese bono. […] Y a los carteros que dicen que no les conviene, van a su sindicato a renunciar a dicho convenio y el sindicato les dice que no pueden renunciar al contrato colectivo porque el convenio suplementa al contrato colectivo”.

Lo anterior es contrato a la La Ley Federal del Trabajo. El Artículo 34 fracción II establece que los convenios celebrados entre los sindicatos y los patrones “que puedan afectar derechos de los trabajadores […] no podrán referirse a trabajadores individualmente determinados”.

A esta falta de acceso al Convenio de Eficiencia del SNTSepomex se suma la falta de acceso de los trabajadores postales a su contrato colectivo. Según Orozco, “nadie tiene un ejemplar del nuevo convenio siendo que a partir de la reforma de la Ley Federal del Trabajo todos los trabajadores tienen que tener un ejemplar”.

El Artículo 132 de dicha Ley obliga a los sindicatos a “entregar a sus trabajadores de manera gratuita un ejemplar impreso del contrato colectivo de trabajo inicial o de su revisión dentro de los quince días siguientes a que dicho contrato sea depositado ante el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral”. Asimismo, refiere que la obligación sólo “se podrá acreditar con la firma de recibido del trabajador”.