Un plan de riesgos, ruta de evacuación, mochila de emergencia para el humano y la mascota y los simulacros son sólo algunos de los puntos que pueden hacer la diferencia con tu perro o gato en caso de un desastre natural o emergencia.”Tener un plan familiar es una de las cosas más importantes, ¿qué conlleva un plan familiar? es saber que vas a hacer antes, durante y después de una emergencia o desastre natural”, explicó la Dra. Claudia Edwards, directora de programas de Humane Society International México (HSI), a Magazine.

Ciudad de México, 11 de agosto (SinEmbargo).- Huracanes, la erupción de un volcán y sismos, son sólo algunos de los desastres naturales que pueden ocurrir, especialmente en nuestro país y que mantienen en alerta a las personas. En México, en especial en la capital y en estados como Oaxaca y Guerrero los sismos son un suceso frecuente para el que tenemos que estar preparados pero ¿qué hacer con las mascotas en situaciones de emergencia? La Dra. Claudia Edwards, directora de programas de Humane Society International México (HSI) y académica de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), compartió con los lectores de Magazine algunos consejos para estar preparados y proteger también a los animales de compañía que en muchas ocasiones forman parte de la familia.

“Tener un plan familiar es una de las cosas más importantes, ¿qué conlleva un plan familiar? es saber que vas a hacer antes, durante y después de una emergencia o desastre natural. Una guía que puede servir es descargar la Guía de Protección Civil de la Ciudad de México, el plan familiar, que es maravilloso porque ya tiene una parte que incluye a los animales de compañía”, aseguró la especialista.

IDENTIFICAR RIESGOS

El primer paso es identificar los riesgos a los que uno se puede enfrentar, como vivir en una zona sísmica como en la Ciudad de México, Oaxaca o Guerrero; o vivir cerca de un volcán como podría ser el  Popocatépetl o el de Colima; o bien cerca de la playa lo que puede tener riesgo de huracanes.

“Es muy importante primero identificar los riesgos a los que estas expuesto aparte de otras cosas imprevistas como las fugas y los incendios que se dan en todos lados, pero habría que mapear a qué desastres estamos expuestos para hacer planes específicos”.

El segundo paso es identificar las rutas de salida para evacuar, o bien en el caso de los sismos la zonas de repliegue. La Dra. Edwards resaltó que en el caso de huracanes y explosiones volcánicas se tiene como ventaja que existe un monitoreo y existen alertas con fases que avisan a las personas las zonas seguras en las que no llegan las cenizas por ejemplo, o cuándo tienen que alejarse de la zona, lo que da tiempo para evacuar.

Para los animales de granja, Edwards recomendó que acondicionar un lugar seguro, por ejemplo uno alejado de la costa, en el que puedan permanecer . “En el caso de los animales de granja lo ideal sería moverlos a refugios temporales pero en el caso extremo que no se pueda hacer, lo ideal sería marcarlos y darles oportunidad de salir para que ellos puedan salvarse”.

Se debe tener un plan familiar de emergencia en el que se tomen en cuenta los animales de compañía. (Imagen ilustrativa) Foto: Chema Moya, EFE

Al hablar de sismos es importante conocer si se debe realizar evacuación o repliegue. “No toda la gente en un terremoto puede evacuar, a veces lo que tienes que hacer es replegarte, por ejemplo en ocasiones se aconseja que a partir del tercer piso para arriba la gente ya no evacue porque las escaleras son lo primero que se cae entonces te conviene más buscar el lugar adecuado dónde replegarte, en ese sentido lo que tendrías que hacer es encontrar a algún ingeniero o alguien de protección civil que te ayude a identificar el lugar más seguro de tu casa para hacer el repliege; en ese caso es un lugar que no tenga ventanas, cuadros y cosas que se puedan caer porque te replegaras en ese espacio”.

MOCHILA DE VIDA Y CORREAS

Otro punto importante es tener preparada una mochila de emergencia para tu mascota. Además de la llamada mochila de vida de las personas (que incluye documentos importantes, radio, linterna, alimentos no perecederos, un juego de ropa y un botiquín) se debe preparar una para el perro o gato en la que se incluya croquetas o comida, agua, un plato, su carnet y uno de sus juguetes.

“Tener a la mano una mochila de vida o de emergencia, hay que tener una para el humano y ya sea que se comparta un espacio para los animales o se tenga una mochila para ellos donde se tenga agua, comida, un platito, su carnet de identificación, tener listas las correas, la transportadora y en caso de replegarse moverse al lugar indicado, esto lo puedes hacer como si fuera juego”.

Las correas deben estar cerca de las llaves y la mochila ya que en una situación de emergencia lo mejor es que  el perro salga con correa, y en le caso de los gatos ya sea en su transportadora, una mochila o algo que ayude a cargarlo.

SIMULACRO CON TU MASCOTA

Ya que se han identificado los riesgos, las rutas de escape y se tiene lista la mochila de emergencia se pueden realizar simulacros en los que se incluya al perro o gato.

La Guía de Protección Civil de la Ciudad de México ya incluye a los animales de compañía. Foto: AP

“Si suena la alarma sísmica y no sabes qué hacer el perro se va a salir, lo van a atropellar o se va a escapar, entonces en el antes debes identificar que si te toca evacuar debes hacerlo siempre con el perro contenido y el gato en una transportadora, una bolsa de evacuación o hasta la funda de una almohada te puede servir para una emergencia, si vas a replegarte el chiste es que los animales puedan venir calmados al lugar al que te vas a replegar, el chiste es que tú te repliegues y puedas hablarle al perro y gato y que los animales vayan contigo porque si te tienes que replegar y andas persiguiéndolos por todo el departamento o casa y ya no alcanzaras a replegarte entonces los simulacros tiene que ir enfocados a estas dos cosas”.

La Dra. Claudia Edwards recomienda establecer una alarma u otro ruido como el de un silbato que inicie el simulacro. Dependiendo de las mascotas será la estrategia a usar, lo ideal es que respondan al silbato y se dirijan al lugar que hayas establecido o hasta donde estés pero en caso de no ser así se debe seleccionar a alguien de la familia que irá por el o los animales todo a modo de juego para que el animal no se espante.

“Practicas salir, ponerle las correas y salir ordenadamente, te puedes cronometrar e ir viendo como vas mejorando en los tiempos y esto te va a dar mucha tranquilidad para que sepas cómo actuar en un momento de emergencia porque ya lo has practicado”.

LA PREVENCIÓN ES MUY IMPORTANTE

Al ocurrir un desastre natural o emergencia comunicarse con la familia puede resultar complicado por lo que es importante establecer un punto de reunión en caso de que la casa en la que viven resulte afectada y ya no es pueda regresar a ella. Con esto en mente es relevante colocar en la placa de nuestra mascota otro número además del nuestro que puede ser el de una veterinaria con la que tengamos contacto y establezcamos un acuerdo para que si nuestro perro o gato por alguna razón se pierde o es rescatado puedan ponerse en contacto también con la veterinaria y llevarlo ahí.

“Los animales siempre deben estar identificados por ejemplo un collar con una plaquita, y la plaquita debe tener varios teléfonos, como el celular y el de una veterinaria con la que hagas un plan, si el perro se sale, se pierde, se queda en los escombros y lo encuentran, que son cosas que pasaron en el sismo del 19 de setiembre en la Ciudad de México, muchos animales eran rescatados y llevados a veterinarios, entonces puedes tener un convenio con una veterinaria que sea tu clínica de confianza y que sepan si el perro se pierde o algo sucede tú recíbelo y yo te pago el seguro”.

Al final la especialista destacó que “la parte de la prevención es muy importante” y lo más importante es no dejarlos nunca amarrados ni encerrados ante un desastre natural “porque es condenarlos a morir de la forma más atroz, cuando hay desastres naturales los animales saben para dónde huir”.