El propio Presidente de Rusia habló sobre la experiencia de su hija al someterse a esta vacuna contra la COVID-19

Ciudad de México, 11 de agosto (Economíahoy/Europa Press).- Vladímir Putin, Presidente de Rusia, dio a conocer que una de las primeras personas en aplicarse la vacuna rusa contra el coronavirus, la primera en obtener registro en el mundo, fue su hija.

Esta vacuna ha sido criticada por expertos, ya que consideran que en este país no se están siguiendo los lineamientos ni se han hecho las pruebas necesarias para aplicar la vacuna a seres humanos.

“En este sentido, participó en el experimento. Después de la primera dosis, tuvo 38 de fiebre y al día siguiente tuvo 37 y pico”, contó Putin sobre la experiencia de su hija: Tras una segunda dosis, “le subió la temperatura y luego se normalizó”. Ahora “se siente bien y los anticuerpos son altos”.

El mandatario ruso no identificó cuál de sus hijas fue la que se sometió a la prueba, Mariya Putina o Katerina Tijonova.

¿QUÉ HAY DETRÁS DE LA VACUNA RUSA CONTRA EL CORONAVIRUS?

Putin ha encargado al Ministerio de Sanidad de Rusia dar los detalles, si bien ha asegurado que la vacuna “funciona eficazmente, genera una inmunidad estable y ha pasado todas las inspecciones necesarias”.

El Ministerio de Sanidad ha confirmado en un comunicado que se trata de una vacuna de doble dosis que genera “una inmunidad duradera” que “se preservará hasta dos años”.

El mandatario ruso ha confiado en que la “producción masiva” de la vacuna contra la COVID-19 pueda comenzar “en breve”, si bien ha subrayado que lo más importante es que sea “segura y eficaz”.

El Primer Ministro, Mijail Murashko, había avanzado en las últimas semanas que la “vacunación masiva” empezaría en octubre. No obstante, este mismo martes el Registro Estatal de Medicamentos del Ministerio de Sanidad ruso ha indiciado que “el plazo para la puesta en circulación es el 1 de enero de 2021”.

La vacuna en cuestión es la desarrollada por el centro de investigación N. F. Gamaleya, cuyos ensayos clínicos acaban de concluir, conforme ha anunciado hace apenas unas horas el jefe de Epidemiología del Ministerio de Sanidad, Nikolai Briko.

“Quizá el proceso se haya acelerado por el hecho de que la vacuna no se ha desarrollado de forma fortuita”, ha dicho Briko, reivindicando que es fruto de un trabajo de investigación “serio”.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE ECONOMÍAHOY. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.