Michoacán produce charanda, tequila y mezcal, bebidas que cuentan con la certificación de denominación de origen.  La charanda obtuvo en 2018 su certificación de denominación de origen, con lo cual la Región Uruapan se reconoce como centro de origen e identidad; respecto al mezcal, 14 municipios de la entidad se dedican a su producción, mientras que 20 se dedican a la producción de tequila.

Ciudad de México, 11 de septiembre (SinEmbargo).- Septiembre es el mes patrio y la celebración que se realiza en nuestro país nos lleva a pensar en las bebidas mexicanas. Michoacán se caracteriza por ser una tierra que posee sabores extraordinarios y sus bebidas no son la excepción, además es la única que cuenta con tres denominaciones de origen: charanda, mezcal y tequila.

CHARANDA

La charanda es una bebida alcohólica tradicional que se obtiene de la fermentación y destilación de la caña de azúcar. En su elaboración se utiliza el jugo de la caña o sus derivados como el melado, piloncillo o melaza; su color ámbar se debe a las barricas de roble o encino en las que reposa este destilado.

Lo que diferencia este destilado es la mayor cantidad de azúcar, sacarosa y hierro, lo cual, proporciona a la misma un sabor más dulce, además de ser más aromática.

El origen de la charanda se ubica en Uruapan, tras obtener  su certificación de denominación de origen en 2018, la región se reconoce como centro de origen e identidad. Además, esta bebida se produce en otros 16 municipios michoacanos.

La charanda es originaria de la región Uruapan. Foto: Cortesía

MEZCAL

El mezcal es uno de los destilados más representativos de México, sin embargo, pocos saben que Michoacán es productor de mezcal de excelente calidad. Esta tradición tiene aproximadamente 400 años en la entidad, razón por la cual, en 2012, Michoacán obtuvo la certificación de denominación de origen de mezcal.

La principal diferencia entre el mezcal michoacano y el de otras entidades está en el tipo de maguey, ya que en la región se cultiva maguey cupreata, maguey alto, maguey manso de Sahuayo y maguey espadín, lo que brinda diferentes sabores.

En la entidad cerca de 14 municipios se dedican a la producción de la ancestral bebida, entre las mezcalerías michoacanas están La Surtidora, Remedio, El Carajo o Palomas Mensajeras, donde es posible encontrar desde mezcal blanco, reposado y añejo, hasta mezcales aromatizados con fruta.

Michoacán es productor de mezcal, tequila y charanda. Foto: Cortesía

TEQUILA

Finalmente, y no por eso menos importante, la bebida mexicana por excelencia, el tequila. Es poco sabido que este destilado también se produce en Michoacán, sin embargo, son más de 20 los municipios de la entidad que se dedican a la producción de tequila, entre ellos Briseñas, Chavinda, Chilchota, Cotija, Jacona, Jiquilpan, Maravatío, Nuevo Parangaricutiro, Peribán, La Piedad, Sahuayo, Tancítaro, Tocumbo, Zamora, entre otros.

El tequila se produce a partir de la fermentación de agave azul y existen cinco tipos: el blanco, el joven, el reposado, el añejo y el extra añejo. El nombre de esta bebida surgió del municipio donde era producido inicialmente, Tequila, Jalisco. Sin embargo, hoy se produce tequila de excelente calidad en Michoacán. Una de las tequileras más famosas de la entidad es la Hacienda Maravatio, en donde podrás encontrar cuatro de los cinco tipos de tequilas.

En 1974 obtuvo el tequila la Denominación de Origen, y son cinco los estados mexicanos que la poseen: Jalisco, Nayarit, Guanajuato, Tamaulipas y Michoacán.