México celebra el centenario de la escritora Elena Garro, una mujer que llevó sus lineas al activismo haciendo que su crítica contribuyera a la lucha de su época en contra de las injusticias sociales.

Foto: Especial

Foto: Especial

Ciudad de México, 11 de diciembre, (SinEmbargo).- Elena Garro, escritora y dramaturga mexicana cumple hoy el primer centenario de su nacimiento y es recordada con varios homenajes en la Ciudad de México.

El Centro Cultural Elena Garro, ubicado en Coyoacán, preparó para este día lecturas, proyecciones, espacios en radio, entre otros eventos para rendir tributo a la también poeta y periodista.

Garro es considerada uno los personajes más importantes del siglo XX en el ámbito de la literatura y junto a Rosario Castellanos, resalta por su lucha intelectual y activa a favor de los derechos de la mujer.

Su obra destaca por ser original y romper con tradiciones y tabúes, así como liberarse de ataduras que lograron matizar la condición femenina de su época. Escribió novelas, cuentos, critica periodística, guiones de teatro y reportajes, además de que algunas de sus novelas fueron llevadas a la pantalla grande.

Elena, pionera del realismo mágico [aunque ella rechazó esa etiqueta], nació en Puebla el 11 de diciembre de 1916. Con descendencia española y mexicana su infancia se desarrollo en Iguala, Guerrero, México. Esa etapa la recuerda como la más feliz de su vida, de acuerdo declaraciones hechas en entrevistas a medios de la época.

De joven viajó a la Ciudad de México donde estudio literatura, teatro y danza en la Universidad Autónoma de México (UNAM). Fue en la Máxima Casa de Estudios donde conoció a Octavio Paz en 1935, y con quien dos años más tarde, contrajo matrimonio.

El impulso activista y el sentido social que la mantenía al frente de movimientos ciudadanos en contra de las autoridades, hizo que en 1968 en el Movimiento Estudiantil de Tlatelolco, fuera acusada de ser líder de querer derrocar al Gobierno mexicano por una publicaciones en la prensa en contra de varios intelectuales y políticos del país. Motivo por el cual la escritora decidió exiliarse del país junto a su hija.

Casi dos décadas pasó fuera de México, pero nunca paro de escribir, en 1980 escribió Andamos Huyendo Lola, 1980 que contiene los cuentos: El niño perdido, La primera vez que me vi, El mentiroso, Andamos huyendo Lola, La corona de Fredegunda, Las cabezas bien pensantes, Debo olvidar, Las cuatro moscas, Una mujer sin cocina y La dama y la turquesa.

Murió en Cuernavaca a los 81 años a causa de cáncer de pulmón, pero en vida creó obras como La semana de colores, La culpa es de los tlaxcaltecas, La vida empieza a las tres así como otras novelas y libros recopilatorios de sus cuentos y sus poesías.

OBRAS MÁS REPRESENTATIVAS

Memorias de España, 1937.

-Revolucionarios mexicanos. México, Seix Barral, 1997.

-Los recuerdos del porvenir, México, Joaquín Mortiz, 1963.

-Testimonios sobre Mariana, México, Grijalbo, 1981.

-Reencuentro de personajes, México, Grijalbo, 1982.

-La casa junto al río. México, Grijalbo, 1983.

La semana de colores (1987). México: Grijalbo. Además de los textos de la edición de 1963, incluye Era Mercurio y Nuestras vidas son los ríos.

-La culpa es de los tlaxcaltecas (1989). México.

-El accidente y otros cuentos inéditos. México, Seix Barral, 1997.