En un comunicado, la FDA explicó este viernes que informó formalmente a Pfizer de su intención de otorgarle una “autorización de emergencia”, es decir, un permiso extraordinario que servirá para acelerar la distribución de la vacuna contra la COVID-19, mientras se siguen recolectando más datos para dar el visto bueno definitivo.

Washington, 11 dic (EFE).- El jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, pidió a Stephen Hahn, el comisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés), que dimita si este órgano, encargado de aprobar la comercialización de los fármacos en EU, no autoriza hacia el término del día de hoy la vacuna de Pfizer para la COVID-19, según The Washington Post.

El diario, que citó a personas conocedoras de esta situación, indicó que esta amenaza ha provocado que la FDA haya adelantado su calendario para dar el visto bueno a la vacuna del sábado por la mañana a última hora de este viernes.

Un funcionario de la Casa Blanca dijo al rotativo: “No comentamos sobre conversaciones privadas, pero el jefe (de Gabinete) solicita de manera habitual actualizaciones sobre el progreso hacia una vacuna”.

Este viernes, el Presidente saliente de EU, Donald Trump, criticó a la FDA en Twitter, a la que calificó como “una tortura grande, vieja y lenta” e instó a Hahn a “sacar las malditas vacunas AHORA”.

“¡¡¡Dejen de jugar y empiecen a salvar vidas!!!”, escribió Trump en un tuit.

El jueves un comité independiente, una especie de tribunal científico, recomendó al regulador de EU que aprobara de manera urgente la vacuna de Pfizer, que tiene una eficacia del 95 por ciento.


En un comunicado, la FDA explicó este viernes que informó formalmente a Pfizer de su intención de otorgarle una “autorización de emergencia”, es decir, un permiso extraordinario que servirá para acelerar la distribución de la vacuna contra la COVID-19, mientras se siguen recolectando más datos para dar el visto bueno definitivo.

La FDA prometió, además, que trabajará “rápidamente” para otorgar a Pfizer ese permiso.

Por su parte, el Secretario del Departamento de Sanidad, Alex Azar, aseguró en una entrevista con la cadena ABC que la autorización está “muy cerca” y que “probablemente” llegará en los próximos dos días, aunque The Washington Post y CNN, que citaron a fuentes familiarizadas con el proceso, apuntan a que podría producirse a última hora de este viernes o el sábado.

Si se cumple ese calendario, EU podría “ver a gente siendo vacunada el lunes o martes de la próxima semana”, detalló Azar.

En concreto, la FDA otorgará a Pfizer lo que se conoce como “autorización de emergencia”, es decir, un permiso extraordinario que servirá para acelerar la distribución de la vacuna contra la COVID-19 mientras se siguen recolectando más datos para autorizarla definitivamente.

La dependencia federal  anunció entonces que comunicó a Pfizer que “rápidamente” le otorgará una “autorización de emergencia” para comenzar a inmunizar a millones de estadounidenses.

La vacuna de Pfizer podría estar autorizada de manera extraordinaria. Foto: Pfizer.

Esta decisión se produce después de que el jueves un comité compuesto por expertos independientes recomendara a la FDA aprobar de manera urgente la vacuna de Pfizer, que se administra en dos dosis con 21 días de diferencia y tiene una eficacia del 95 por ciento.

Si la FDA decide finalmente aprobar la vacuna de Pfizer, EU se convertirá en el quinto país del mundo en dar el visto bueno a ese remedio después del Reino Unido, Baréin, Canadá y Arabia Saudita.

Entre la vacuna de Pfizer y la de Moderna, cuya aprobación podría llegar la semana que viene, el Gobierno de Donald Trump tiene previsto distribuir este mismo diciembre 40 millones de dosis con las que se vacunarán a 20 millones de personas.

La aprobación de la vacuna de Pfizer podría llegar en un momento clave dado que EU está registrando de media más de 200 mil casos diarios y cerca de tres mil muertes cada 24 horas.

Este jueves, de hecho, EU superó por primera vez desde el inicio de la pandemia esa barrera de tres mil fallecidos diarios, de acuerdo al recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Los datos más recientes de esta institución indican que en EU se han contagiado 15 millones 599 mil 122 personas y han fallecido 292 mil personas, más que en ningún otro país en el mundo.