En el caso de una PC de escritorio, los componentes más importantes para el desempeño de un videojuego son el procesador y la tarjeta gráfica, esta última es la que nos brinda todo el potencial en cuanto a cómo lucirá un videojuego en nuestra PC (resolución) y que tan fluida será la imagen de nuestro juego con los FPS (cuadros por segundo).

Ciudad de México, 12 de enero (SinEmbargo).- En la actualidad, además de las consolas como el Xbox One, PS4 o Nintendo Switch, aún hay muchas personas que prefieren una sola plataforma para jugar la mayoría de los títulos “third party” y para eso están las computadoras, ya sea de escritorio (las cuales son más modificables) o PC portátil (laptop).

En el caso de una PC de escritorio, los componentes más importantes para el desempeño de un videojuego son el procesador y la tarjeta gráfica, esta última es la que nos brinda todo el potencial en cuanto a cómo lucirá un videojuego en nuestra PC (resolución) y que tan fluida será la imagen de nuestro juego con los FPS (cuadros por segundo).

Hoy por hoy, un estándar útil en la mayoría de los videojuegos es tener una resolución mínima de 720p y 60FPS con una calidad media/alta de 1080p y 120FPS, que seguramente será el nuevo estándar de resolución y juego para la nueva generación de consolas y con capacidades escalables de hasta 4K y 144FPS (o más). Por lo cual, una tarjeta gráfica que te brinde una resolución de mínimo 1080p y más de 120FPS te ofrecerá una calidad bastante decente para los juegos que vienen en los próximos años.

Nuestros amigos de Nvidia nos mandaron una de las mejores tarjetas gráficas promedio que se encuentran actualmente en el mercado, hablamos de la GTX 1660 Super que cuenta con las “tres B’s” fundamentales en un producto de esta categoría, que cumple con las funciones y exigencias necesarias para los juegos de la actual generación, desde títulos como Rainbow Six Siege o Fortnite, hasta Star Wars Jedi: Fallen Order o Apex Legends.

La GTX 1660 Super es hasta 20 por ciento más rápida que la GTX 1660 original y hasta 1.5 veces más rápida que tarjetas gráficas de la serie 10 de Nvidia como la 1060 y son un gran intermediario arriba del promedio de la serie 10 y debajo de la serie 20 RTX de Nvidia. Donde si bien en la mayoría de los juegos cuentan con un desempeño diferente dependiendo de si jugamos un juego de disparos o un juego RPG, podemos asegurar que en la mayoría de los juegos tenemos 120 FPS estables con escalables hasta más de 144 FPS en juegos como Rainbow Six Siege o un poco arriba de 120 FPS en juegos como Fortnite y PUBG, si bien varia mucho, es bastante destacable tener 120 FPS constante en todos los títulos que juguemos, aunque cabe aclarar que para tener este desempeño de cuadros por segundo, también es necesario que nuestro monitor tenga el rendimiento de 120Hz, 144Hz o hasta 240Hz para poder notar estos cambios; de lo contrario muy difícilmente experimentaremos el desempeño que nos ofrece cualquier tarjeta gráfica.

La GTX 1660 Super es una gran tarjeta gráfica que representa una ventaja en aspectos técnicos. Foto: Especial

Hablando de precio y calidad, la GTX 1660 Super representa una gran mejora si es que cuentas con una tarjeta gráfica de la serie 10 o de las primeras versiones de la misma GTX 1660, además de ser un pequeño gran paso para posteriormente dar el salto al mayor potencial posible en una PC, como puede ser la serie 20 de Nvidia.

Hablando de juegos, la tarjeta gráfica presentó un gran desempeño en juegos actuales como Sekiro, Borderlands 3, Destiny 2, Star Wars Jedi: Fallen Order, Modern Warfare y por supuesto, Fortnite. Teniendo un gran salto en desempeño en juegos de disparos y mejorando notablemente en la visión del juego, ya que como dice la compañía “los FPS ganan partidas” y es que, hablando técnicamente, el tener una imagen más fluida en juegos multijugador te da una ligera ventaja en cuanto a tu forma de jugar, moverte y disparar. En cuanto a los juegos de aventura, el desempeño es más fluido, con gráficos HD y movimientos más precisos.

La GTX 1660 Super es una gran tarjeta gráfica que representa una ventaja en aspectos técnicos, con un precio aproximado de 250 dólares, se convierte en una de las tarjetas gráficas más accesibles con un gran desempeño. Donde si bien no representa lo mejor en el mercado actualmente, podemos asegurar que es un intermedio entre lo más bajo y lo más alto del mercado; la GTX 1660 Super es una gran opción para buenos gráficos con buenos FPS.