Una exploración por microtomografía computarizada y la reconstrucción digital de cráneos de tilacinos de distintas edades prestados por varios museos permitió a los científicos generar modelos tridimensionales, con los que determinaron las similitudes.

Ciudad de México, 12 de enero (RT).- Un escaneo de los componentes del cráneo de varios especímenes del extinto tigre de Tasmania llevado a cabo por un grupo internacional de científicos ha confirmado la hipótesis de que el aspecto claramente canino de las cabezas de los tilacinos (otro nombre por el que se conoce a la especie) era característico en estos marsupiales desde sus primeras etapas de desarrollo, según un comunicado de la Universidad de Melbourne.

Benjamin, el último tigre de Tasmania (Thylacinus cynocephalus) conocido, murió de hipotermia en 1936 en el zoológico Beaumaris en la ciudad australiana de Hobart.

“Sabemos que el tilacino y el lobo se parecen en la edad adulta, pero no sabemos cuándo comenzaron a exhibir sus notables similitudes durante el desarrollo”, explicó el hallazgo el autor principal del estudio, el biólogo Axel Newton, de la Universidad de Monash en Australia.

El último ancestro común entre los tigres de Tasmania y el lobo gris (Canis lupus) vivió hace 160 millones de años.

Una exploración por microtomografía computarizada (μ-TC) y la reconstrucción digital de cráneos de tilacinos de distintas edades prestados por varios museos permitió a los científicos generar modelos tridimensionales, con los que determinaron que esta similitud entre ambas especies no solo se producía en la etapa adulta, sino que ya se daba en crías y ejemplares jóvenes del tigre de Tasmania.

El estudio, publicado en Communications Biology, complementa el descubrimiento anterior de que los tilacinos y los lobos desarrollaron instrucciones similares en sus genomas.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RT. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.