Economía

La venta de Banamex desata dudas. ¿Qué pasará con clientes, empleados, cuentas?

12/01/2022 - 4:04 pm

Luego de la noticia de venta, varias dudas han surgido en torno a la separación de Citi y Banamex. Desde los empleados hasta los clientes preguntan qué sucederá, mientras que otros especulan el por qué de la separación y algunos empresarios ya se postulan como posibles acreedores de la institución bancaria. 

Ciudad de México, 12 de enero (SinEmbargo).- Citigroup dejará la banca de consumo y la empresarial y anunció que venderá a Banamex luego de seis años de que ambas se fusionaran. Sin embargo, el anuncio ha generado todo tipo de dudas entre los usuarios que tienen cuentas vigentes en esta banca.

La directiva aclaró el día de ayer que la venta de Banamex incluye la licencia, marca, operación de sucursales, lo relacionado a tarjetas, negocio de nómina, cartera hipotecaria, crédito familiar y empresarial, afores, seguros, fundaciones, inmuebles históricos y cajeros automáticos.

Pese a esto, el director corporativo de desarrollo institucional de Citibanamex, Alberto Gómez Alcalá, aseguró que esto no afectará a ninguno de sus clientes, quienes podrán seguir con sus operaciones cotidianas en tanto sean comprados por otra firma en México.

En ese sentido, insistió que las operaciones de la banca comercial seguirán funcionando con normalidad. También afirmó que su plantilla laboral no tendrán algún tipo de afectación, ya que se está vendiendo todo como parte de un conjunto.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) informó en octubre de 2021 que el gigante financiero cuenta con mil 278 sucursales, 9 mil 016 cajeros automáticos, 209 mil 373 contratos de tarjetas de débito, más de siete millones de contratos de tarjetas de crédito y alrededor de 31 mil 406 empleados. Citibanamex tiene ganancias en el país de unos mil 500 millones de dólares al año.

CITI-ANNOUNCEMENT

Según un comunicado, la venta de Banamex responde a una nueva estrategia del grupo estadounidense para enfocarse en el mercado mayorista. Al mismo tiempo, destacó que México seguirá siendo un mercado prioritario para Citi, y que lo mantendrá como un destino muy importante de inversión global y de flujos comerciales.

“La decisión de salir de los negocios de banca de consumo y banca empresarial en México está completamente alineada a los principios de nuestra nueva visión estratégica. Nos permitirá asignar recursos a oportunidades alineadas con las principales fortalezas de Citi, así como a nuestras ventajas competitivas, y podremos enfocarnos en negocios que se beneficien de la conexión con nuestra red global”, expresó la directora ejecutiva de Citi, Jane Fraser.

Con este anuncio, Citi obtendría una nueva licencia bancaria para seguir con sus operaciones en México; mientras que Banco Nacional de México (Banamex) conservaría la actual.

Citi, uno de los bancos más grandes del mundo, tiene aproximadamente 200 millones de cuentas de clientes y mantiene operaciones en más de 160 países y jurisdicciones. Foto: Armando Monroy, Cuartoscuro.

De acuerdo con la institución financiera, el mercado minorista representa del 60 al 70 por ciento del negocio de Citibanamex.

Entonces, ¿por qué Citi vende el Banco Nacional de México? Esta mañana el director general editorial de El Economista, Luis Miguel González, enmarcó la decisión en la pérdida de terreno en el mercado mexicano y también en el portafolio global de negocios de Citi. Recordó que en 2001, cuando se concretó la compra del grupo Banamex Accival, competía por ser el banco más grande en el país. Veinte años después busca mantener el tercer puesto.

Citibanamex gana muchísimo dinero, pero ha ido perdiendo terreno en el mercado mexicano y también en el portafolio global de negocios de Citi. Cuando el grupo estadounidense compró el grupo Banamex Accival, en mayo de 2001 por 12,500 millones de dólares, estábamos ante un gigante financiero que competía por ser el más grande de México. Veinte años después, sigue siendo enorme, pero ahora compite por mantener la tercera plaza.

González lee entrelíneas el comunicado y señala las perspectivas de crecimiento económico de México. “La banca de consumo, incluyendo el negocio de tarjetas, y el crédito a mipymes dependen mucho del ciclo económico. En otras palabras, crece cuando la economía lo hace y tiene comportamiento negativo en un contexto de no crecimiento económico. En los últimos tres años estos segmentos han tenido un pobre desempeño, no sólo en los números de Citibanamex, sino en los de la mayoría de los bancos. Tomar la decisión de venta es una forma de apostar en el sentido de que las condiciones para estos negocios no mejorarán significativamente en México”.

El analista destacó que también se debe contemplar el factor Fintech, ya que a nivel mundial los bancos tradicionales compiten con mayor número de empresas de base tecnológica “que son más ágiles para llegar al mercado con soluciones dirigidas a consumidores o pequeñas empresas”.

“Cuando Citi explica que quiere concentrarse en negocios en los que es más competitivo, hay que tomarlo al pie de la letra: en un negocio que se transforma, los grandes bancos tienen más posibilidades de seguir en el juego en la atención de los grandes clientes. Citi seguirá en México operando la Casa de Bolsa y la banca corporativa y patrimonial. Ahí está alrededor de 30 por ciento de su negocio en México. Vale cientos de millones de dólares por año”, subraya en la editorial de El Economista.

Sobre el factor gubernamental, el analista comenta que sólo hay piezas sueltas que generan especulación, y refiere específicamente el tope a las comisiones de las Afores, los topes a tasas de interés, los cambios en el Banco de México (Banxico), pero insiste: “el problema con darle demasiado peso a estas piezas es que solo son especulaciones. Seguimos sin tener el rompecabezas completo”.

Pese a la adquisición de Banamex en 2001, fue hasta 2016 cuando se fusionó a Citi y al Banco Nacional de México como una misma marca. Foto: Armando Monroy, Cuartoscuro

Por su parte, Gabriela Siller Pagaza, directora de análisis general de Banco Base, apunta que esta decisión de venta se da en un entorno económico y político de México en el que se vive una lenta recuperación económica. Al mismo tiempo, este año se discute la iniciativa de Reforma Eléctrica, la votación para la revocación de mandato y podría revivir la Reforma de Comisiones Bancarias. “Todo esto implica incertidumbre sobre el futuro de la economía mexicana”.

“Siempre se genera incertidumbre en las fusiones y adquisiciones. Es posible que se puedan perder empleos para evitar la duplicación de actividades. Sin embargo, eso dependerá de quien compre. Lo que menciono es la evidencia histórica de las fusiones y adquisiciones a nivel global”.

SALINAS PLIEGO LEVANTA LA MANO

“¿Cuánto quieren por su changarro?”, fue lo que escribió Ricardo Salinas Pliego —dueño del conglomerado formado por Banco Azteca, TV Azteca, Elektra, Totalplay, entre otros— a través de su cuenta de Twitter a unas horas de que se diera a conocer que Banamex será vendido.

Inicialmente, Salinas Pliego refirió a la salida del grupo de servicios financieros escribiendo en su cuenta de Twitter lo siguiente: “Ellos [Citigroup] se van y nosotros nos quedamos con los mexicanos [Banamex] porque creemos en ustedes!”.

El empresario mencionó que ya solicitó a su grupo de analistas que consideren la posibilidad de comprar Banamex.

El magnate mexicano, Ricardo Salinas Pliego. Foto: Cuartoscuro.

“Yo siempre he creído e invertido en México y los mexicanos. Por eso le he pedido a mi equipo analizar la conveniencia de adquirir Banamex y redoblar mi apuesta en México, los Mexicanos y su futuro”, escribió Salinas Pliego. En un mensaje posterior abrió su posibilidad de compra del Banco ante la espera de saber “cuánto quieren [Citigroup] por su changarro y vemos”.

Finalmente concluyó su opinión respecto al tema diciendo que él cree en México “y que lloren los que quieran llorar, aquí los espero”; además de bromear sobre las políticas que implementaría como dueño del banco, refiriéndose a “abrir de 9 a 9 los 365 días del año”.

Sobre este tema, el Gobierno federal dijo esta mañana que no hay información oficial que valide las intención el magnate dueño de Banco Azteca, pero aseguró que al ser hoy la tercera entidad financiera del país, Banamex tendrá más de un posible comprador en los próximos días.

Aunque Salinas pudo ser el primero en mostrar al público su interés por la compra del banco, no es el único que tiene la mirada en dicha venta. De acuerdo con Bloomberg, Banco Santander, Banorte y Scotiabank son algunos de los interesados en tomar posesión de Banamex.

El medio destacó que Citi podría valuar su operación por más de 15 mil millones de dólares, y apuntó que a cualquiera de las instituciones le convendría para expandir su negocio. En el caso de Santander, Bloomberg señala que expandiría sus ambiciones globales y lo convertiría en un rival más fuerte para BBVA.

GOBIERNO DESCARTA IMPACTO EN CONFIANZA

El anuncio de Citigroup de su salida de los negocios de banca minorista y empresarial en México no afecta su decisión de seguir operando en nuestro país, consideró la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). En un comunicado desplegado este 12 de enero, la autoridad económica destacó que el gigante estadounidense ya había dado el anuncio su salida de México, pero “por razones de confidencialidad y para no causar especulación en el mercado previo al anuncio, Hacienda no lo hizo público”.

De acuerdo con la Secretaría, Jane Fraser, presidenta de Citi, vino a México para informar y explicar la decisión a las autoridades, aclarando que este movimiento se ejecutará en casi todos los países donde tiene banca de consumo, excepto EU, y enfatizando que mantendrán sus actividades de banca corporativa mayorista, “lo que implicará nuevas inversiones”.

“La medida va en línea con la evolución histórica de este banco, cuya prioridad siempre ha sido la banca corporativa, hasta las fusiones que realizó en la década de 1990, por lo que el banco regresa a su negocio tradicional a nivel mundial, en el que siempre se ha desempeñado con éxito”, se lee en el documento.

Sin embargo, Hacienda señaló que la salida de un banco de consumo tan grande si supone “asuntos delicados” para las autoridades hacendarias y regulatorias, pero que “recibirán un tratamiento riguroso y exigente”.

“De parte de la Secretaría de Hacienda, recibirán un tratamiento riguroso y exigente, incluyendo un tema fundamental en materia de concentración, el cual, en nuestro ámbito, trataremos con estricto rigor y rectitud, cuidando en todo momento los intereses de México”, finalizó la dependencia.

Valeria González Cervantes
Es feminista y Comunicóloga por la Facultad de Estudios Superiores Acatlán de la Universidad Nacional Autónoma de México. Tiene una gran afición por la lectura de ficción. Comenzó su carrera en La Hora Nacional.
en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas