“En torno a la detención de Emilio Lozoya Austin, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) exige la estricta aplicación de la ley, agotando puntualmente el proceso judicial, en el marco de nuestro Estado de Derecho”, expuso el partido en un comunicado. Lozoya Austin tiene una familia ligada desde hace décadas con el PRI, y él mismo fue asesor y luego funcionario de primer nivel del que es considerado el peor Gobierno del México moderno: el del priista Enrique Peña Nieto.

Ciudad de México, 12 de febrero (SinEmbargo/EFE).- El Partido Revolucionario Institucional (PRI) exigió hoy que en el caso de Emilio Lozoya Austin se aplique estrictamente la Ley. El partido, al que la familia del ex funcionario está ligada desde hace años, señaló además que las conductas personales “no son atribuibles a ninguna institución”.

“En torno a la detención de Emilio Lozoya Austin, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) exige la estricta aplicación de la ley, agotando puntualmente el proceso judicial, en el marco de nuestro Estado de Derecho”, señaló el PRI en un comunicado dado a conocer en redes sociales.

Emilio Lozoya Austin, priista, economista con buenas credenciales y miembro del primer círculo del ex Presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) como director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), está en el centro de la trama de supuestos sobornos de la constructora brasileña Odebrecht en México.

Su familia tiene antiguos vínculos con el poder político de México, especialmente con el PRI. Su abuelo, Jesús Lozoya Solís, fue Gobernador interino de Chihuahua (1955-56); su padre, Emilio Lozoya Thalman, también priista, fue secretario de Energía y titular del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE) el Gobierno de otro Presidente del PRI: Carlos Salinas de Gortari.

El que fuera director de Pemex de 2012 a 2016 fue detenido este miércoles en Málaga, España, tras meses de estar prófugo, acusado de recibir sobornos de Odebrecht en la campaña presidencial de Peña Nieto y participar en la compraventa irregular de una planta de fertilizantes.

Odebrecht habría pagado esa cifra millonaria a Lozoya para que en el futuro el gobierno de Peña Nieto ganara una licitación valorada en 115 millones de dólares para remodelar una refinería.

Lozoya, de 45 años de edad, es licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Además, tiene una maestría en Desarrollo Internacional de Harvard.

Hijo de Emilio Lozoya Thalman, funcionario del gobierno de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), Lozoya Austin fue de 2006 a 2009 director en jefe para América Latina del Foro Económico Mundial, que en el 2012 lo reconoció como uno de sus jóvenes líderes mundiales.

Originario del estado mexicano de Chihuahua, Lozoya Austin comenzó a ganar el reconocimiento internacional por su labor de investigación y consultoría financiera y por la creación de un exitoso fondo de inversión.

En 1999 colaboró en el central Banco de México como analista responsable de la inversión de las reservas internacionales en valores; en el BID con la Corporación Interamericana de Inversiones, un mecanismo que promueve el desarrollo económico de América Latina y el Caribe a través del sector privado.

Estas credenciales, con el enlace de Luis Videgaray, le abrieron las puertas del primer círculo de Peña Nieto cuando gobernó el Estado de México (2005-2011), más tarde lo acompañó en la campaña presidencial y en parte de su Gobierno (2012-2018).

En la campaña de Peña, Lozoya fue coordinador de Vinculación Internacional y en este cargo fue donde supuestamente Odebrecht le habría entregado unos 10 millones de dólares como contribución electoral, según testimonios de ex directivos de la constructora.

A la llegada de Peña a la Presidencia de México, Lozoya Austin tomó la dirección general de Pemex, un cargo que ocupó hasta febrero de 2016, y fue cuando ostentaba este cargo que se le acusa de la compraventa irregular de una planta de fertilizantes.

Su familia tiene antiguos vínculos con el poder político de México, especialmente con el Partido Recolucionario Institucional (PRI). Su abuelo, Jesús Lozoya Solís, fue Gobernador interino de Chihuahua (1955-56); su padre, Emilio Lozoya Thalman, también priista, fue secretario de Energía y titular del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE) el Gobierno de otro Presidente del PRI: Carlos Salinas de Gortari.

La dimensión internacional del caso Odebrecht se conoció a fines de 2016 cuando el Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló que la constructora había admitido que pagó unos 788 millones de dólares en sobornos en 12 países de Latinoamérica y África, incluido el propio Brasil.

La Fiscalía General de la República (FGR) de México confirmó este miércoles la detención de Lozoya Austin y recordó que llevaba varios meses prófugo de la justicia y en paradero desconocido y que contaba con una orden de captura internacional en su contra.

El pasado 6 de febrero, el Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA) validó la inhabilitación a cualquier cargo público por 10 años impuesta contra Lozoya en mayo del 2019 por la Secretaría de la Función Pública (SFP).

-Con información de EFE