Una multitud de manifestantes y dolientes se reunió en una ciudad de Minnesota donde la familia de un hombre de 20 años dijo que había sido baleado por la policía antes de regresar a su auto para tratar de huir, aunque se estrelló varias cuadras más allá. Daunte Wright fue declarado muerto más tarde, según la familia. Este hecho se sumó a la difusión de un video donde un teniente del Ejército fue agredido por policías de Virginia.

Minnesota/Virginia, 12 de abril (SinEmbargo/AP).– Uno de los dos policías en Virginia acusados de agredir a un teniente del Ejército de Estados Unidos apuntándole con sus armas y rociándolo con pimienta por un incidente de tráfico fue despedido, según un comunicado oficial citado por la agencia Reuters.

El oficial Joe Gutiérrez fue despedido de su empleo después de que una investigación determinó que no siguió las políticas del departamento de policía local, dijo la ciudad de Windsor, Virginia, en un comunicado el domingo. La declaración no detalló ninguna infracción o castigo para el otro oficial involucrado en el incidente, Daniel Crocker.

El despido se produce después de que el oficial del ejército Caron Nazario presentó una demanda contra los dos policías en un tribunal federal por lo que los documentos judiciales dicen que fue una parada de tráfico violenta el 5 de diciembre de 2020, donde los oficiales apuntaron sus armas, lo tiraron al suelo y lo tiraron al suelo con gas pimienta y “amenazó con matarlo”. Nazario, quien es latino y negro, alegó que Gutiérrez y Crocker violaron sus derechos constitucionales, y su demanda incluyó asalto, registro ilegal y detención ilegal.

El incidente se da a conocer justo cuando una multitud de manifestantes y dolientes se reunió en una ciudad de Minnesota donde la familia de un hombre de 20 años dijo que había sido baleado por la policía antes de regresar a su auto para tratar de huir, aunque se estrelló varias cuadras más allá. Daunte Wright fue declarado muerto más tarde, según la familia.

El suceso desencadenó protestas en Brooklyn Center hasta altas horas de la madrugada. Minneapolis ya estaba en vilo por el juicio al primero de cuatro policías implicados en la muerte de George Floyd. Brooklyn Center es una ciudad de unas 30 mil personas situada en la frontera noroeste de Minneapolis.

El Gobernador de Minnesota, Tim Waltz, dijo en Twitter que rezaba por la familia de Wright “mientras nuestro estado llora otra vida de un hombre negro arrebatada por las fuerzas de seguridad”. La policía no identificó en un primer momento a Wright ni reveló su raza, pero algunos manifestantes reunidos cerca del lugar ondearon banderas de Black Lives Matter. Otros marchaban de forma pacífica con las manos en alto. En una calle se escribió con tiza de colores: “Justicia para Daunte Wright”.

La policía de Brooklyn Center dijo en un comunicado que los agentes habían dado el alto a una persona poco antes de las 14:00 del domingo. Tras determinar que el conductor tenía una orden pendiente, la policía intentó detenerle. El conductor regresó al vehículo y huyó en auto. Un agente disparó al vehículo, alcanzando al conductor. La policía dijo que el auto había recorrido varias cuadras antes de chocar a otro vehículo.

La policía dijo que la Oficina Forense del condado publicaría el nombre de la persona tras hacer una autopsia preliminar y notificar a la familia. Una pasajera que iba en el vehículo sufrió lesiones durante el choque que no ponían en riesgo su vida.

Katie Wright, la madre de Deunte, se reunió con seres queridos cerca del lugar y pidió que retirasen el cuerpo de su hijo de la calle, según el Star Tribune. Dijo que su hijo la había llamado cuando le habían dado el alto y que había oído un altercado antes de que se cortara la llamada. Cuando llamó de nuevo, la novia de su hijo le dijo que Daunte había sido baleado.

Carolyn Hanson, que vive cerca del lugar del choque, dijo al diario que había visto a agentes sacar al hombre del auto y tratar de reanimarle. Hanson dijo que una pasajera que salió del vehículo estaba cubierta de sangre.

Los manifestantes se reunieron poco después. Algunos saltaron sobre autos patrulla y se encararon con los agentes. Otros marcharon hacia el edificio de la comisaría local, donde se lanzaron piedras y otros objetos a los agentes, indicó en una conferencia de prensa el comisario del Departamento de Seguridad Pública de Minnesota, John Harrington. Casi todos los manifestantes se habían dispersado para la 1:15 del lunes, indicó.

Unos 20 negocios habían sido asaltados en el centro comercial local de Shingle Creek, añadió Harrington. Las agencias de seguridad se estaban coordinando para controlar la crisis y se había desplegado a la Guardia Nacional, añadió.

El Alcalde de Brooklyn Center, Mike Elliott, anunció un toque de queda en la ciudad hasta las 6 de la mañana del lunes. “Queremos asegurarnos de que todo el mundo está a salvo. Por favor, estén a salvo y vayan a casa”, tuiteó.

La policía local indicó que sus agentes llevan cámaras corporales y que creía que las cámaras de los autos patrullas también estaban activadas durante el incidente. El Departamento dijo haber pedido que la Oficina de Detención Penal investigara.

Estaba previsto que el juicio a Derek Chauvin, el expolicía de Minneapolis acusado en la muerte de George Floyd, se reanudara el lunes. Harrington dijo que los miembros de la Guardia Nacional se desplegarían en el interior y los alrededores de Brooklyn Center.