Berlín, 12 Jun (Notimex).- El trabajo infantil en Alemania es aceptado, reglamentado por la ley y no existe una explotación estructural como tal.

Según la organización alemana “Activos contra el trabajo infantil”, “en Alemania no hay una explotación estructural del trabajo infantil en el así llamado ‘sector formal’ de la economía”.

Dijo que “también se lleva al cabo la explotación del trabajo de menores”, en sectores sumergidos o informales de la economía. En particular, de menores en el sector de la prostitución, que en algunos casos tienen conexiones con producción de pornografía.

Según cálculos de esta asociación entre 10 y 20 mil niños en Alemania son explotados dentro de este sector, aunque la organización recordó que “la cifra sumergida es mucho mayor”.

En Alemania se da también el fenómeno de trabajo infantil aceptado y de manera voluntaria. Las ocupaciones más comunes son la de entregar diarios, cuidar niños mas pequeños, pasear perros ajenos, clases particulares a otros niños y participar en empresas familiares.

En una población de unos 80 millones de personas, alrededor del 13.4 por ciento tienen una edad de entre cero y 14 años en Alemania. Hasta el 40 por ciento de todos los jóvenes de entre 12 y 16 años tienen algún tipo de trabajo.

De hecho, según la Constitución alemana, “la ocupación de niños con fines comerciales está prohibida en línea de principio”, y con niño se entiende quienes todavía no cumplieron los 15 años.

A partir de 13 años los niños pueden tener una ocupación laboral “bajo determinadas condiciones y si lo permiten quienes detentan su patria potestad” y antes que todo tienen que ser trabajos ligeros que no dañen su salud.

Además, su actividad tiene que ser limitada a dos horas diarias, o tres horas si se trata de actividades agrícolas en empresas familiares, pero no pueden trabajar sábados, domingos y días feriados.

En el Día mundial contra el Trabajo Infantil, Martin Kamp, presidente de la Asociación Cristiana del Trabajo, una organización conectada al partido CDU de la canciller federal Ángela Merkel, lanzó un llamado en contra del trabajo infantil.

Acerca de los datos publicados por la Asociación Internacional del Trabajo, donde 6.5 millones de niños en todo el mundo trabajan como empleados en casas de otros, Kamp dijo que son “números conmovedores”.

Recordó que “la explotación del trabajo infantil está en algunos países a la orden del día. Los gobiernos de estos países tienen que actuar para contener el problema”.

Asimismo llamó a un boicot contra los productos realizados gracias al trabajo infantil en otros países, “además podemos introducir parámetros internacionales vinculantes y exigir que sean respetados en nuestro acuerdos comerciales internacionales”.