La agencia sanitaria de la ONU anunció otros dos casos más de la fiebre hemorrágica en Uganda. En la víspera, la OMS confirmó que el del menor era el primer cuadro de ébola fuera de República Democrática del Congo.

Por Rodney Muhumuza y Al Hadji Kudra Maliro

BENI, República Democrática del Congo (AP) — Un niño de cinco años se convirtió en la primera víctima mortal por ébola en Uganda tras cruzar con su familia desde República Democrática del Congo, donde se originó el que es ya el segundo brote más letal de la historia, dijo la Organización Mundial de la Salud (OMS) el miércoles.

La agencia sanitaria de la ONU anunció otros dos casos más de la fiebre hemorrágica en Uganda. En la víspera, la OMS confirmó que el del menor era el primer cuadro de ébola fuera de República Democrática del Congo desde el inicio del episodio el pasado agosto. Casi mil 400 personas perdieron la vida desde entonces.

Varios miembros de la familia del menor, incluyendo su madre, estaban en aislamiento en un hospital cerca de la frontera congoleña, según las autoridades.

Pero seis pudieron marcharse mientras esperaban a ser trasladados a un centro para el tratamiento de la fiebre hemorrágica. Según las autoridades, entraron a Uganda, donde el niño estaba recibiendo tratamiento y los demás quedaron aislados.

Los expertos temen desde hace tiempo que el ébola pueda extenderse a los países vecinos por los ataques rebeldes y la resistencia de las comunidades locales, lo que obstaculiza la respuesta al avance de la enfermedad en el este de Congo, una de las regiones más inestables del mundo. El virus puede expandirse rápidamente al contacto con los fluidos corporales de los infectados y puede llegar a ser letal en más del 90 por ciento de los casos.

Los equipos de salud de Uganda “no están en pánico”, afirmó Henry Mwebesa, médico y director del Servicio Nacional de Salud, a The Associated Press el miércoles, citando la experiencia del país en la lucha contra brotes previos y otras fiebres hemorrágicas.

“Tenemos todas las contingencias para contener este caso”, apuntó Mwebesa. “Esto no va a ir más allá” de los parientes del paciente. Dos familiares se sometieron a las pruebas de la enfermedad tras mostrar síntomas y los resultados se esperan para el miércoles.

Es probable que la familia congoleña no cruzase por los puestos fronterizos oficiales, donde trabajadores médicos toman la temperatura a todos los viajeros y aíslan a quienes muestran síntomas de la enfermedad.

La madre del menor, que está casada con un ugandés, “sabe por dónde pasar. No tiene que ir a través de los puestos fronterizos oficiales”, añadió Mwebesa.

Uganda es un país más estable que República Democrática del Congo, y por primera vez cuenta está administrando una vacuna experimental aunque efectiva contra el virus, de la que se han distribuido más de 130 mil dosis. Por el momento, Uganda ha inmunizado a cerca de 4 mil 700 trabajadores médicos.

Pero la enfermedad es especialmente temida en Uganda, donde en los últimos años se han registrados varios episodios. En 2000, un brote infectó a 425 personas en el norte y mató a más de la mitad de ellos.

El anuncio del primer caso transfronteriza aumenta la presión sobre la OMS para que declare que el brote de ébola es una emergencia de salud mundial. Un comité de expertos de la OMS decidió en dos ocasiones que el brote, aunque “profundamente preocupante”, no era todavía una emergencia de ese tipo.