El nuevo refugio será adicional al albergue que se anunció apenas la semana pasada en Carrizo Springs, Texas, en donde se podría recibir a hasta mil 600 jóvenes en un complejo ubicado en tierras federales arrendadas cerca de la frontera con México.

LAWTON, Oklahoma, EU (AP) — El Gobierno federal eligió una base militar de Oklahoma como el lugar para crear un nuevo refugio temporal para albergar a niños migrantes, y sopesa utilizar un puerto aduanal del sur de Nuevo México como una opción adicional debido a que las instalaciones existentes están a su máxima capacidad, informó el martes la Oficina de Reasentamiento de Refugiados.

La dependencia señaló que enfrenta un incremento drástico en el número de menores que cruzan la frontera sin compañía de sus padres. En lo que va del año fiscal se han remitido casi 41 mil menores a la ORR, lo que representaría un incremento de casi 57 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado.

La instalación en Fort Sill cerca de Lawton, Oklahoma, sería capaz de albergar a mil 400 niños. Fort Sill fungió como refugio temporal de emergencia para menores sin compañía de un adulto en 2014, como resultado del incremento migratorio en ese momento.

El nuevo refugio será adicional al albergue que se anunció apenas la semana pasada en Carrizo Springs, Texas, en donde se podría recibir a hasta mil 600 jóvenes en un complejo ubicado en tierras federales arrendadas cerca de la frontera con México.

Se descartaron bases en Montana y Georgia, pero las autoridades también sopesan la posibilidad de crear un albergue de emergencia en el puerto de entrada de Santa Teresa, Nuevo México, que podría recibir a menores en caso de que se necesitaran más camas de forma urgente.

Las autoridades federales indicaron que están en proceso de notificar a líderes locales y estatales en Nuevo México sobre una evaluación al lugar. Se prevé que se tome pronto la decisión final sobre el uso de las instalaciones.

Asediada por las críticas como consecuencia de la muerte de dos menores que pasaron por la red de albergues de la agencia y enfrentando demandas por el trato que reciben los adolescentes a su cargo, la ORR ha dicho que se deben crear nuevas instalaciones para recibir a los recién llegados o correr el riesgo de quedarse sin camas disponibles.

Cifras sin precedentes de menores sin compañía de un adulto se han presentado a la frontera, en especial procedentes de Guatemala, Honduras y El Salvador. Los agentes de la Patrulla Fronteriza detuvieron en mayo a 11 mil 507 jóvenes que viajaban solos.

El anuncio de los planes para expandir el espacio para menores se da después de la decisión del gobierno de reducir o recortar gastos para recreación, cursos de inglés y servicios legales para los más de 13 mil 200 bebés, niños en edad escolar y adolescentes migrantes que están bajo su custodia.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos, que supervisa a la ORR, notificó recientemente a los albergues de todo el país que no se les reembolsaría por el pago de maestros, servicios legales o equipo recreativo, debido a que se necesita recortar gastos.