Es en la tarde cuando Salvador toma un estandarte con la imagen de la Virgen de Guadalupe decorada con flores y una bandera de México y comienza su caminata para visitar las clínicas 1 y 7 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), así como el Hospital General de esta ciudad fronteriza, perteneciente al noroccidental estado de Baja California.

Tijuana (EFE).- A sus 70 años de edad, Salvador García Ortiz camina cada día varios kilómetros por las calles de la ciudad mexicana de Tijuana para llevar la palabra de Dios a los hospitales en donde se atienden a personas contagiadas de la COVID-19.

Don Salvador, como lo llaman amigos y conocidos, despierta diariamente a las 7 de la mañana y tras arreglarse y poner en orden su casas eleva una oración y se dirige a la Parroquia Nuestra Señora de la Encarnación, ubicada a unos metros de su casa en la comunidad de Camino Verde.

Es en la tarde cuando Salvador toma un estandarte con la imagen de la Virgen de Guadalupe decorada con flores y una bandera de México y comienza su caminata para visitar las clínicas 1 y 7 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), así como el Hospital General de esta ciudad fronteriza, perteneciente al noroccidental estado de Baja California.

“Vengo a pedir por los enfermos, los médicos, las enfermeras y también los policías, ellos están en peligro y muchos se olvidan de Dios nuestro señor”, dijo a Efe al explicar los motivos de sus visitas a los centros médicos.

Salvador vive en Tijuana, Baja California. Foto: EFE.

Salvador afirma que las personas no deben dejar de creer en Dios, pues le deben pedir por la salud de todos, ya que la situación por la que atraviesa el mundo, con esta pandemia -que acumula ya más de 7.5 millones de casos y 421 mil muertos en el mundo-, “no es un juego”.

“Hay que pedirle a Dios nuestro señor y mi madre linda de Guadalupe que nos ayude, que nos limpie de pecado porque somos muy pecadores”, remarcó el devoto Salvador.

Salvador García, realiza una oración frente a un hospital ayer jueves, en Tijuana, en el estado de Baja California, México. Foto: EFE.

Desde muy chico, inculcado por su madre, Salvador García es creyente de la religión católica y ha tratado de llevar el mensaje de fe a dónde quiera que camina, tal como hoy lo hace a las afueras de los hospitales.

La comunidad de Camino Verde es una de las más conflictivas y peligrosas de Tijuana, ya que se ubica en la delegación Sánchez Taboada, que ha sido escenario de múltiples homicidios por las pugnas entre vendedores de droga.

México, que es el segundo país del mundo por número de católicos, suma al momento 133 mil 974 casos de coronavirus y 15 mil 944 fallecidos.

El estado de Baja California acumula seis mil 620 casos y mil 402 defunciones. De estos, dos mil 421 casos y 742 muertos se dieron en la ciudad de Tijuana, según cifras oficiales.