Imágenes del peritaje que realizó la Procuraduría General de la Republica a Archivaldo Joaquín Guzmán Loera mejor conocido como el “Chapo Guzmán” para confirmar su identidad luego de ser detenido el pasado 22 de febrero de 2014. Foto: Cuartoscuro

Imágenes del peritaje que realizó la PGR a Joaquín Guzmán Loera para confirmar su identidad luego de ser detenido el pasado 22 de febrero de 2014. Foto: Cuartoscuro

Por Juliana Fregoso y Sandra Rodríguez

Ciudad de México, 12 de junio (SinEmbargo).– Detrás de la fuga del líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, está la ruptura del pacto con el Estado que llevó a su entrega en febrero del año pasado, aseguró Edgardo Buscaglia, director del International Law and Economic Development Center e investigador principal en Derecho y Economía en la Universidad de Columbia en Estados Unidos.

El académico, quien ha estudiado ampliamente el tema de seguridad en México, afirmó en entrevista con SinEmbargo que el capo pudo haberse fugado desde el día uno que estuvo en el Penal de Alta Seguridad del Altiplano, donde estuvo recluido hasta ayer en la noche, sin embargo, cuando sintió que no se habían cumplido las condiciones que llevaron a su “sospechosa” captura, decidió romper este pacto.

Entre las condiciones que, a juicio de Buscaglía, sintió “El Chapo” que no se cumplieron están el que se haya permitido fortalecer otros grupos criminales, como el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el que se le quitara poder a “funcionarios que lo protegían”.

“Hubo una negociación para que ‘El Chapo’ fuera a la cárcel como el caso de John Gotti, en Estados Unidos, esta gente se fuga cuando los términos que llevaron a su captura no se respetaron y es factible que esta [fuga] responda a que no se respetaron los términos del acuerdo. Hay indicadores de un acuerdo desde la forma en la que se le capturó: con un aparato mínimo de seguridad, la zona…”, dijo Buscaglia.

“Esto representa la esencia de la corrupción política mexicana, se ampara, crece en la política, en todas las corporaciones encuentra segmentos de protección, pedazos del Estado que lo protegen aunque haya estado en una prisión de máxima seguridad y por más que haya sido certificado por Estados Unidos”, agregó.

“El Chapo” Guzmán Loera, considerado el narcotraficante más poderoso del mundo, se fugó el sábado a las 20:52 horas del Penal Federal del Altiplano, en el Estado de México, a través de un túnel. Ésta es la segunda vez que el capo escapa de una prisión de máxima seguridad; la primera  fue de Puente Grande, Jalisco, el 19 de enero de 2001, escondido en un carro de lavandería.

LOS IMPLICADOS

Edgardo Buscaglia. Foto: SinEmbargo, especial

El experto en seguridad afirma que el Estado Mexicano tendrá que asumir ahora el nuevo costo político de la fuga del capo, dijo Edgardo Buscaglia. Foto: SinEmbargo, especial

Monte Alejandro Rubido García, titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), afirmó al punto de las 7:21 horas de este domingo, 18 elementos de diversas áreas del Penal de El Altiplano, en el Estado de México, fueron trasladados al Distrito Federal para ser investigados.

En estos momentos, los 18 custodios del penal se encuentran declarando en las instalaciones de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO).

El funcionario federal explicó que la noche de ayer transcurría normal e incluso “El Chapo” recibió su dosis diaria de medicamento.

En la revisión posterior a la fuga, dijo, se encontró un hueco en el área de la regadera de su celda de 50 por 50 centímetros, donde se halló un conducto vertical de 10 metros de profundidad habilitado con una escalera, que conducía a un túnel de un kilómetro y medio de distancia, el cual estaba equipado con tubería de PVC –para facilitar la ventilación– y también con alumbrado. Además se encontró una motocicleta que, deducen, sirvió para extraer la tierra en la perforación.

A lo largo del túnel, expuso, se hallaron diversos objetos de construcción. El pasaje llevaba a un predio de la colonia Santa Juanita, ubicado al suroeste de la instalación penitenciaria.

“En un país donde no mejora la justicia ni el sistema penitenciario, no mejoran los controles patrimoniales ni la consolidación política, estas cosas pueden suceder y ahora le toca al Gobierno asumir el costo político de esta nueva fuga de ‘El Chapo’”, finalizó Buscaglia.

Andrew Selee, vicepresidente del Instituto México del Woodrow Wilson Center, señaló que la fuga muestra la capacidad de infiltración que tiene en este país el crimen organizado.

En entrevista vía telefónica a la capital norteamericana, el analista, contrario a Buscaglia, dijo percibir que el actual Gobierno mexicano sí tenía interés en mantener al capo en custodia, por lo que un escape indicaría la probable compra de personal en el sistema penitenciario.

“Te habla de que estos grupos tienen un poder de infiltrar al sistema. El Gobierno sí tenía interés en mantener a ‘El Chapo’ bajo custodia, pero estos grupos tienen muchas formas. No sabemos aún si hubo una buena planeación del cártel o si lograron penetrar a quienes lo custodiaban, pero sí tienen un poder multimillonario para hacer frente a las autoridades”, dijo Selee.

Experto también en la relación bilateral, mencionó que evidentemente el escape será recibido con preocupación en aquel país, pero aún falta por ver la capacidad de reacción de las autoridades mexicanas, dijo; es decir, de si son capaces de aprehenderlo de nuevo o no.

“Obviamente, se generará una narrativa sobre la debilidad del Estado, pero hay que ver también si el Estado es capaz de localizarlo más rápido o aprehenderlo de nuevo. Obviamente muestra que sigue habiendo deficiencias en el sistema carcelario, pero hay que ver si puede mantenerse prófugo”, dijo.

En este sentido, agregó, el Gobierno de Estados Unidos estará colaborando en la búsqueda con una de sus mayores fortalezas: las herramientas de vigilancia telefónica.