“Tenemos mucho trabajo que hacer, para defender el derecho de seguir aquí. Este país está desapareciendo, desaparecen las personas, las familias, las creencias, pero no el abuso de poder, la corrupción y los privilegios de unos cuantos”, dijo Adrián Ladrón, ganador del Ariel como Mejor Actor de la Cinematografía Mexicana por su participación en La 4ª Compañía.

Los actores José Carlos Ruíz y Adrián Ladrón ganadores del Ariel a mejor actor. Foto: Galo Cañas, Cuartoscuro

Ciudad de México, 11 de julio (SinEmbargo/AP).- Los actores Adrián Ladrón y José Carlos Ruiz reclamaron los actos de corrupción de la clase política mexicana, la noche de ayer en la ceremonia de la edición 59 de los Premios Ariel en el Palacio de Bellas Artes.

“Tenemos mucho trabajo que hacer, para defender el derecho de seguir aquí. Este país está desapareciendo, desaparecen las personas, las familias, las creencias, pero no el abuso de poder, la corrupción y los privilegios de unos cuantos. Desaparece el dinero destinado a la cultura, la educación y la salud, pero no los bonos ni los altos sueldos de los funcionarios públicos.

“Este país quiere ser libre, pero no sabe cómo y no sabe cómo asumir esa responsabilidad. Todos en este país sabemos la cantidad de delitos y abusos que vivimos a diario, pero lo que no alcanzamos a ver es que estos abusos ocurren sólo porque nosotros los permitirnos”, dijo Ladrón, galardonado como Mejor Actor de la Cinematografía Mexicana por su participación en La 4ª Compañía, durante su discurso de agradecimiento por el premio.

Más tarde, el primer actor José Carlos Ruiz se sumó a los reclamos, pues señaló que la ceremonia de los Premios Ariel “estaba a punto de no llevarse a cabo porque no había fondos y es una vergüenza, de verdad, que haya tanto dinero que se va de las manos de todos nosotros, quien sabe donde… pero sí sabemos dónde. Es tantísima dinero, que seguramente no sirve para nada, cuando se tiene tanto dinero supongo que no se disfruta”, apuntó el ganador de la estatuilla como Mejor Actor del Cine Mexicano.

Amir Galván, director y productor de La 4ª Compañía, la mejor película. Foto: Isaac Esquivel, Cuartoscuro

La 4ª Compañía llegó como la principal nominada de los premios Ariel del cine mexicano y desde temprano comenzó a cosechar estatuillas.

La cinta sobre un equipo de fútbol estadounidense en una prisión corrupta se alzó con los trofeos al mejor actor de cuadro, para Hernán Mendoza, además de maquillaje, vestuario y dirección de arte, edición, efectos especiales y efectos visuales.

“No he visto la película”, dijo alegre Mendoza, “pero supongo que estuvo bien”.

En un empate, La 4ta Compañía también se llevó el galardón al mejor sonido, junto con el documental Tempestad.

La 4ta Compañía está basada en hechos reales y fue filmada en el penal de Santa Martha Acatitla, ubicado al oriente de la Ciudad de México. Recrea la historia de Los Perros, un equipo de fútbol americano integrado por presos que eran liberados de sus celdas de noche para salir a robar autos. En 2106, en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara, se llevó los premios a actor iberoamericano, el especial del jurado y la recomendación para los Globos de Oro.

“Menos mal que La 4ta Compañía no tiene el guión adaptado”, dijo con humor David Desola al recoger su premio en esa categoría por la comedia “Almacenados”, basada en su obra de teatro homónima.

La 4ta Compañía estaba nominada en la categoría de guión original, pero el premio se lo terminó llevando la comedia sobre la ineficiencia laboral Maquinaria Panamericana, escrita por Joaquín del Paso y Lucy Pawlak.

Martha Claudia Moreno se llevó el Ariel a mejor actriz de cuadro por Distancias cortas, un cuento de hadas urbano sobre un hombre de 200 kilogramos 200 (440 libras) al que le cuesta desplazarse dentro de su propia casa.

Las categorías de actriz y actor de cuadro fueron instituidas para la actual entrega de los Ariel con el fin de reconocer el trabajo de actores con papeles secundarios que dejan una gran huella en las cintas en las que participan.

Isela Vega ganó el Ariel de Oro en la entrega del Ariel. Foto: Isaac Esquivel, Cuartoscuro

En otro empate, el premio a la mejor película iberoamericana se lo llevaron la argentina El ciudadano ilustre, de Mariano Cohn y Gastón Duprat, y la brasileña Una segunda madre, de Anna Muylaert.

La 4a compañía figura en un total de 16 categorías que también incluyen dirección y mejor película, así como mejor ópera prima, guion original y fotografía.

Completan la terna de mejor película la inesperada historia de amor entre un joven de los barrios bajos de Caracas y un hombre de edad mediana Desde allá, del venezolano Lorenzo Vigas; el drama migratorio Desierto de Jonás Cuarón, la cinta sobre el paso a la edad adulta de un joven de la etnia wirrárika El sueño del Mara’akame, de Federico Cecchetti; la comedia romántica protagonizada por Gael García Bernal Me estás matando Susana, de Roberto Sneider, así como dos documentales: Bellas de noche, sobre vedettes mexicanas de la década de 11970 y Tempestad, sobre dos mujeres afectadas por la ola de violencia en México.

El sueño del Mara’akame es la segunda cinta más nominada, con 12 menciones, y Desierto de Jonás Cuarón la tercera, con nueve. El Ariel de Oro a la trayectoria destacada será otorgado a la actriz Isela Vega y a la directora de arte Lucero Isaac.

El baterista Mario Delgado interpretó música incidental durante la ceremonia, mientras que los artistas plásticos Alejandro Magallanes y Jorge Alderete se encargarán de crear la imagen de los premios.