Luego de que en las redes sociales se difundió una foto de una reunión en donde se ve a Fernando Yunes Márquez y a Hernán Martínez Zavaleta, presunto líder criminal en la región sur, el ahora Alcalde electo de Veracruz precisó que la imagen es de 2016 cuando fue invitado a una comida en la ciudad de Cosoleacaque y negó conocer al “Comandante H”, acusado supuestamente de ordenar la matanza de la familia Martínez, en la que cuatro menores murieron, ocurrida el 24 de junio.

Veracruz, Veracruz, 12 de julio (SinEmbargo/PlumasLibres).– Fernando Yunes Márquez, Alcalde electo de Veracruz e hijo del Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, asistió a una comida en la que también estuvo Hernán Martínez Zavaleta, alias el “Comandante H”, presunto líder de Los Zetas en Coatzacoalcos, de acuerdo con una imagen que se difundió en redes sociales.

Al “Comandante H” se le acusa de supuestamente ordenar la matanza ocurrida el 24 de junio de la familia Martínez, en la que cuatro menores murieron.

Tras la difusión de la fotografía, Yunes Márquez negó conocer al “Comandante H” y precisó que la imagen es de 2016 cuando fue invitado a una comida en la ciudad de Cosoleacaque.

“El sábado 13 de agosto del 2016 fui invitado a una comida en la ciudad de Cosoleacaque; en la misma me invitaron a hacer uso de la palabra. Yo no convoque a la comida ni a ninguno de los asistentes, a la mayoría de ellos no los conocía.

“Celebro que el Gobierno del Estado y el Gobierno de la República hayan actuado en contra de Hernán Martínez Zavala con firmeza y determinación, persona que operaba desde el año 2006 en la zona con la complicidad de los gobiernos de Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa”, dijo en un comunicado.

El pasado 30 de junio, la Procuraduría General de la República (PGR) informó que el presunto líder criminal fue detenido en Villahermosa, Tabasco.

A través de un comunicado detalló que fue través de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) y de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido) que Hernán Martínez Zavala es investigado por supuestamente ordenar y participar en la privación de la vida de seis personas, cuatro de ellas menores de edad, el pasado 24 de junio en el municipio de Coatzacoalcos.

Señaló que el detenido tenía 42 años de edad, es originario de la ciudad de Martínez de la Torre, Veracruz y se le considera como el principal operador en el municipio de Coatzacoalcos de una organización criminal con la que colaboraba desde el año 2006, y que “entre sus principales actividades delictivas destacan el tráfico de drogas, robo de hidrocarburo, secuestro y extorsión”.

Reportes de prensa apuntan que Los Zetas es al cártel al que pertenece.

Ese día, la PGR informó que fue detenido junto con otros dos individuos identificados como Víctor Manuel “N” y Juan Adiel “N”, que lo apoyaban en sus actividades ilícitas.

Al momento de su detención les fue asegurada un arma de fuego corta, dos granadas, un kilogramo aproximadamente de una sustancia con las características propias del cristal y un vehículo, abundó el comunicado.

LA VIOLENCIA EN VERACRUZ

La violencia en el estado de Veracruz se ha disparado en lo que va de 2017. Tan sólo al consultar las recientes publicaciones del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), Veracruz ocupa el tercer lugar en víctimas de homicidio con averiguaciones previas y carpetas de investigación iniciadas por las agencias del Ministerio Público.

En la ciudad petrolera de Coatzacoalcos, en el Golfo de México, el Gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, dijo que el asesinato de un importante sicario a finales de junio llevó a Los Zetas a matar a toda la familia Martínez: Clemente, su esposa, Marimana, y sus hijos Jocelin, de 10 años; Víctor Daniel, de 8; Ángel, de 6, y Nahomi, de 5.

Todos murieron en la casa donde lavaban autos por un dólar cada vehículo.

“Ellos no tenían nada, ni siquiera muebles, dormían en el piso”, dijo entre sollozos la abuela, Flora Martínez. “No tenían nada, no entiendo por qué le hicieron eso a mis niños. Son inocentes, no saben nada”.

Durante años se entendió que Los Zetas eran intocables en esta parte del estado. No hay más que preguntar a Sonia Cruz, cuyo hijo murió asesinado en Coatzacoalcos en julio de 2016, en un caso que sigue sin resolver.

“A mí me dijeron que La Maña (los cárteles de la droga) estaba metida allí, y cuando La Maña está metida, ahí lo dejamos de investigar”, dijo Cruz en una entrevista para la agencia de noticias AP.

Pero la victoria electoral de Yunes, que el año pasado se convirtió en el primer Gobernador de oposición en un feudo tradicional del Partido Revolucionario Institucional, podría haber roto viejas alianzas entre redes criminales y funcionarios corruptos.

El nuevo Gobernador ha mostrado una cierta disposición a perseguir a Los Zetas: el líder local del cártel, conocido como “Comandante H” y que supuestamente ordenó la matanza de los Martínez, fue detenido unos pocos días después.

Yunes dijo que el hombre operaba “operaba en Coatzacoalcos desde el 2006 con absoluta libertad”, y acusó a miembros del sector empresarial en la ciudad de actuar como fachada, simulando ser los propietarios de bienes que en realidad pertenecían al traficante.

Raúl Ojeda Banda, activista local antidelincuencia, dijo que algunos se vieron obligados a participar en la trama. “Sé que en algunos casos son presionados, son amenazados”.

La violencia en la zona también se ha visto agravada por las incursiones del cártel de Jalisco y otras presiones que han amenazado fuentes de ingresos claves para Los Zetas.