López-Gatell subrayó que el programa de la Ciudad de México ha permitido progreso en la detección de casos positivos de COVID-19, identificación oportuna, derivación hacia centros de atención y cortar las cadenas de transmisión.

Ciudad de México, 12 de septiembre (SinEmbargo).- Hugo López-Gatell Ramírez, Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, aseguró que las medidas impulsadas en la Ciudad de México por la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, han conseguido que la capital mexicana no regrese al color rojo del semáforo epidemiológico.

En conferencia de prensa sobre la COVID-19 en México, López-Gatell felicitó a Sheinbaum y a su equipo de trabajo, ya que, dijo, sus intervenciones han permitido que la curva epidemiológica permanezca en meseta, pese a formar parte de la zona más compleja del país.

“Es frustrante para todas y todos que sea tan prolongada, pero es la realidad. Si no tuviéramos esas intervenciones quizá ya habríamos vuelto al semáforo rojo. Entonces, en la medida en que cambie la realidad epidémica, cambiarán los semáforos”, manifestó.

Explicó que la zona metropolitana tiene la mayor complejidad de control epidémico por su realidad demográfica, ya que en el centro del país vive casi la cuarta parte de los habitantes totales de México.

“Hay una enorme conectividad, movilidad, entre al menos siete estados que conforman lo que llamamos la megalópolis y existe además una importante densidad poblacional, es la zona más densa del país. Densidad quiere decir que el número de personas por kilómetro cuadrado es más grande que en otras partes del país”, expuso.

Subrayó que el programa de la Ciudad de México ha permitido progreso en la detección de casos, identificación oportuna, derivación hacia centros de atención y cortar las cadenas de transmisión.

El Subsecretario reiteró que la calidad de contención depende de los gobiernos estatales.

“Todavía hay voces que dicen: ‘Es que la estrategia del Gobierno federal’. La estrategia está perfectamente delineada, el problema es quién la ejecuta y qué tan bien la ejecuta”, añadió.

Comentó que el semáforo epidemiológico es un reflejo de la realidad, por lo que las 32 entidades federativas pueden regresar a los niveles más altos de riesgo o ir a los niveles más bajos, conforme a la evaluación que se realiza con dicho mecanismo.

“Si aumenta la intensidad epidémica, intensidad medida por estos diez indicadores de trasmisión, de mortalidad, de uso de los hospitales, entonces el semáforo cambiará de color hacia un color de mayor precaución, en cualquier entidad federativa. No hay ninguna particularidad para la Ciudad de México”, aseveró.