Lo que sucede semi dormidos pertenece al reino del delirio y parte de él es creer que estamos despiertos.